Los fis­ca­les tie­nen de­re­cho a ob­je­tar

La Razón (1ª Edición) - - ESPAÑA - LA OPI­NIÓN Te­re­sa Frei­xes Ca­te­drá­ti­ca en De­re­cho Constituci­onal

El Fis­cal Ge­ne­ral (o Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral se­gún los sis­te­mas) sue­le es­tar nom­bra­do por el Go­bierno cen­tral de turno en la ma­yor par­te de los paí­ses de nues­tro en­torno.

Así su­ce­de en Fran­cia, Ale­ma­nia, Aus­tria, Bél­gi­ca, Sue­cia o Por­tu­gal, por po­ner unos ejem­plos. La ex­cep­ción es­ta­ría cons­ti­tui­da por Ita­lia, don­de es el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra quien in­ter­vie­ne en el nom­bra­mien­to, da­do que allí el Con­se­jo tie­ne dos ver­tien­tes, una pa­ra los jue­ces y otra pa­ra los fis­ca­les.

Tam­bién, en to­dos los paí­ses exis­te de­pen­den­cia je­rár­qui­ca en­tre los di­fe­ren­tes ór­ga­nos o ni­ve­les de la Fis­ca­lía. La Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, pues, no se apar­ta mu­cho de lo que es la re­gla ge­ne­ral (ar­tícu­lo 124 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la) y no con­fi­gu­ra al Mi­nis­te­rio Fis­cal co­mo ór­gano in­de­pen­dien­te sino que lo su­je­ta a los prin­ci­pios de uni­dad de ac­tua­ción y de­pen­den­cia je­rár­qui­ca, con su­je­ción a los de le­ga­li­dad e im­par­cia­li­dad. Así lo mar­ca tam­bién el Es­ta­tu­to Orgánico del Mi­nis­te­rio Fis­cal que, en el ar­tícu­lo 8 ex­pli­ci­ta que «por el prin­ci­pio de im­par­cia­li­dad el Mi­nis­te­rio Fis­cal ac­tua­rá con ple­na ob­je­ti­vi­dad e in­de­pen­den­cia en defensa de los in­tere­ses que le estén en­co­men­da­dos».

Re­sul­ta, cier­ta­men­te, sig­ni­fi­ca­ti­va, aun­que ello es así en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses, la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca de la Fis­ca­lía y el he­cho de que sea el Fis­cal o pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral quien im­par­ta las ór­de­nes e ins­truc­cio­nes (ar­tícu­lo. 22.2 del Es­ta­tu­to Orgánico), aun­que pue­da de­le­gar a los Fis­ca­les de Sa­la fun­cio­nes re­la­cio­na­das con la ma­te­ria pro­pia de su com­pe­ten­cia (que­da así fi­ja­da co­mo po­tes­ta­ti­va es­ta de­le­ga­ción, en el ar­tícu­lo. 22.3 del Es­ta­tu­to).

Es­ta de­pen­den­cia es­tá un tan­to ma­ti­za­da por la posibilida­d que tie­ne cual­quier fis­cal, re­co­no­ci­da en el ar­tícu­lo 27 del Es­ta­tu­to Orgánico, de ob­je­tar cual­quier or­den o ins­truc­ción que con­si­de­re con­tra­ria a las le­yes o que, por cual­quier otro mo­ti­vo es­ti­me im­pro­ce­den­te, de­bien­do en es­te ca­so co­mu­ni­car­lo al su­pe­rior je­rár­qui­co, quien po­drá ra­ti­fi­car­se ra­zo­na­da­men­te acep­tan­do acep­tan­do la abs­ten­ción del fis­cal que hu­bie­ra pre­sen­ta­do la ob­je­ción o en­co­men­dan­do a otro fis­cal el asun­to con­cer­ni­do, ya que el Mi­nis­te­rio Fis­cal ac­túa con uni­dad de cri­te­rio y por ello un fis­cal con­cre­to pue­de ser sus­ti­tui­do por otro con­for­me a lo le­gal­men­te tras­cen­die­ra, co­mo ha su­ce­di­do úl­ti­ma­men­te en re­la­ción con de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes.

Mu­cho más cuan­do el ar­tícu­lo 55 del Es­ta­tu­to es­ta­ble­ce que só­lo los su­pe­rio­res je­rár­qui­cos po­drán dar ins­truc­cio­nes re­la­ti­vas al mo­do de cum­plir sus fun­cio­nes y que, en di­ver­sos ar­tícu­los del mis­mo Es­ta­tu­to (62 a 64) se con­si­de­ra, se­gún el ca­so, fal­ta muy gra­ve, gra­ve o le­ve la re­ve­la­ción de he­chos o da­tos co­no­ci­dos en el ejer­ci­cio de su fun­ción, o con oca­sión de és­ta, cuan­do se cau­se al­gún per­jui­cio a la tra­mi­ta­ción de un pro­ce­so o a cual­quier per­so­na.

Se­ría bueno que es­tas dis­po­si­cio­nes se tu­vie­ran en cuen­ta, no por cor­po­ra­ti­vis­mo o por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, sino pa­ra ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to que me­re­ce un ór­gano de re­le­van­cia constituci­onal co­mo es el Mi­nis­te­rio Fis­cal.

de­ter­mi­na­do en ca­da ca­so. Es­ta or­ga­ni­za­ción je­rar­qui­za­da y la uni­dad de cri­te­rio, con los ins­tru­men­tos de «ob­je­ción de con­cien­cia» que tie­ne re­co­no­ci­dos, im­pli­ca­ría tam­bién que las­dis­cre­pan­cias in­ter­nas se di­lu­ci­da­ran in­ter­na­men­te, sin que ello

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.