Del­ga­do a la UCO: «¿Cuán­to tar­da en des­apa­re­cer el se­men?»

El au­tor con­fe­so de la muer­te de Ma­nue­la Cha­ve­ro se in­tere­só por el dato el sá­ba­do, ho­ras des­pués de ser de­te­ni­do por la Guar­dia Ci­vil

La Razón (1ª Edición) - - ESPAÑA - Lau­ra L. Ál­va­rez -

Cua­tro años dan pa­ra pen­sar mu­cho. Las ve­ces que Eu­ge­nio Del­ga­do ha­brá re­pa­sa­do en su ca­be­za qué res­pues­tas dar a ca­da pre­gun­ta que le hi­cie­ran los in­ves­ti­ga­do­res cuan­do le de­tu­vie­ran (por­que sa­bía que ese mo­men­to lle­ga­ría) le ha de­ja­do po­co mar­gen pa­ra la im­pro­vi­sa­ción. Di­cen in­clu­so que po­dría ha­ber­se ase­so­ra­do pre­via­men­te con un abo­ga­do. En cual­quier ca­so, no es lo mis­mo sa­ber qué tie­nes que de­cir (el man­tra de que ella se ca­yó de for­ma ac­ci­den­tal) a en­con­trar­te ro­dea­do de in­ves­ti­ga­do­res 72 ho­ras sin cuar­tel. Por­que en­ton­ces se dan mu­chos mo­men­tos en los que ba­jas la guar­dia y te de­jas lle­var por el cli­ma de con­fian­za y con­ver­sa­cio­nes tri­via­les en los que co­me­tes erro­res. Se­gún ha po­di­do sa­ber es­te dia­rio, Del­ga­do pre­gun­tó a los agen­tes cuán­to tiem­po tar­da­ba el se­men en per­ma­ne­cer en un cuer­po, a lo que un agen­te le con­tes­tó (con la in­ten­ción de in­ten­tar pi­llar­le en un re­nun­cio) que po­día du­rar 15 años. El sem­blan­te del de­te­ni­do, se­gún fuen­tes cer­ca­nas, cam­bió por com­ple­to y se que­dó ab­so­lu­ta­men­te se­rio. Sin em­bar­go, todas es­tas con­ver­sa­cio­nes no tie­nen nin­gún re­co­rri­do ju­rí­di­co aun­que de­mues­tran el in­te­rés de Del­ga­do por los pun­tos más flo­jos de su re­la­to. Es que es per­fec­ta­men­te co­no­ce­dor de que una agre­sión se­xual pre­via al ase­si­na­to le con­du­ci­rían a la prisión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. De he­cho, es­tu­vo al tan­to del jui­cio de «El Chi­cle» y tam­bién le ha nom­bra­do en al­gu­na oca­sión, se­gún las mis­mas fuen­tes. Sin em­bar­go, pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res va a ser muy com­pli­ca­do de­mos­trar ese de­li­to, in­clu­so que exis­tió el ase­si­na­to. La cau­sa de la muer­te tam­bién es to­da­vía una gran in­cóg­ni­ta.

Los res­tos óseos de Ma­nue­la Cha­ve­ro es­tán sien­do ana­li­za­dos en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Legal de Ba­da­joz y, ade­más de con­fir­mar me­dian­te ADN que per­te­ne­cer a la mu­jer, los fo­ren­ses de­be­rán in­ten­tar de­ter­mi­nar la cau­sa de la muer­te. Se­gún avan­zó es­te dia­rio el pa­sa­do sá­ba­do, du­ran­te el pro­ce­so de le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver en la fin­ca que se­ña­ló el de­te­ni­do, la co­mi­ti­va ju­di­cial com­pro­bó que fal­ta­ba una de las vér­te­bras del cuer­po: la que une la ca­be­za con el cue­llo y que se lla­ma atlas

Se­gún la cri­mi­nó­lo­ga Bea­triz de Vi­cen­te, es­to no se­ría cla­ve pa­ra sa­ber có­mo mu­rió Cha­ve­ro. «No es un hue­so ne­ce­sa­ria­men­te de­ter­mi­nan­te pa­ra es­ta­ble­cer la cau­sa de la muer­te. Su au­sen­cia del lu­gar pue­de de­ber­se, por ejem­plo, a la de­gra­da­ción na­tu­ral por el pa­so del tiem­po». Se­gún la ex­per­ta, si Del­ga­do em­pleó un ar­ma blan­ca pa­ra ma­tar a Cha­ve­ro, tam­po­co ten­dría por qué ha­ber de­ja­do má­cu­la en los hue­sos de la mu­jer. Por­que la au­sen­cia de te­ji­do blan­do no so­lo im­po­si­bi­li­ta­rá sa­ber es­te ti­po de le­sio­nes sino tam­bién (la más im­por­tan­te) la agre­sión se­xual, que so­lo po­drá de­mos­trar­se con in­di­cios. De he­cho Del­ga­do no pue­de ex­pli­car nin­gún otro mó­vil que el se­xual pa­ra pe­dir­le a su ve­ci­na que fue­ra a su ca­sa. Ayer los agen­tes de Ins­pec­cio­nes Ocu­la­res de la Guar­dia Ci­vil y el Ser­vi­cio Ci­no­ló­gi­co bus­ca­ron res­tos de san­gre en la vi­vien­da del acu­sa­do (que ya es­tá en prisión, aun­que ayer vol­vió a es­tar pre­sen­te en el re­gis­tro de su ca­sa). Los agen­tes sí ha­brían en­con­tra­do res­tos aun­que él lo acha­ca­rá a ese gol­pe ac­ci­den­tal. Pe­ro la dis­po­si­ción de los mis­mos po­dría ser com­pa­ti­ble con la muer­te vio­len­ta.

EFE

El Equi­po Cen­tral de Ins­pec­cio­nes Ocu­la­res de la Guar­dia Ci­vil re­gre­só ayer con Eu­ge­nio Del­ga­do a ins­pec­cio­nar su vi­vien­da en bus­ca de res­tos que pue­dan in­cri­mi­nar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.