Ita­lia re­cor­ta su Par­la­men­to y Con­te ga­na es­ta­bi­li­dad

Los ita­lia­nos aprue­ban, con un con­tun­den­te 69,6%, re­du­cir el nú­me­ro de diputados y se­na­do­res. La de­re­cha avan­za pe­ro la iz­quier­da re­tie­ne la Tos­ca­na, su gran feu­do

La Razón (1ª Edición) - - INTERNACIO­NAL - Is­mael Mon­zón -

Hay em­pa­tes que sa­ben a vic­to­ria. El cen­troiz­quier­da y una coa­li­ción de de­re­chas se dispu­taban sie­te re­gio­nes en las pri­me­ras elec­cio­nes de la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus en Ita­lia, ce­le­bra­das en­tre el do­min­go y ayer. Las pre­vi­sio­nes eran que los con­ser­va­do­res si­guie­ran ti­ñen­do de azul un ma­pa que ya do­mi­nan am­plia­men­te, in­clu­so se ha­bló de con­se­guir ca­si el pleno. Pe­ro, sin con­tar al Va­lle de Aos­ta –la de­re­cha ga­na te­rreno, aun­que el sis­te­ma es di­fe­ren­te, ya que no se eli­ge a un pre­si­den­te sino a una asam­blea–, el re­sul­ta­do es de 3-3. Una igua­la­da en el úl­ti­mo mi­nu­to, a la que se su­ma co­mo bo­la ex­tra el triunfo en el re­fe­rén­dum pa­ra re­cor­tar el nú­me­ro de par­la­men­ta­rios. Es­te tan­to es pa­ra el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), mien­tras que el de las re­gio­na­les se lo ano­ta el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD). Por tan­to, vic­to­ria a los pun­tos pa­ra los par­ti­dos de Go­bierno, que le otor­gan al pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, tran­qui­li­dad pa­ra asu­mir lo que res­ta de man­da­to.

La vic­to­ria en el re­fe­rén­dum se da­ba ca­si por des­con­ta­da, así que lo im­por­tan­te era fi­jar­se en los de­ta­lles. En pri­mer lu­gar, el por­cen­ta­je, un 70%, que de­ja po­cas du­das de la pre­fe­ren­cia de los ita­lia­nos. Hace mu­cho tiem­po que en­tre los elec­to­res ha­bía ca­la­do el men­sa­je de que la po­lí­ti­ca su­fre de gi­gan­tis­mo y que sus gas­tos son, a me­nu­do, su­per­fluos. Por tan­to, que­da re­fren­da­do que el pró­xi­mo Par­la­men­to ten­drá 600 es­ca­ños, en lu­gar de los 945 ac­tua­les, tal y co­mo qui­so el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas.

Con su dis­cur­so «an­ti­cas­ta», he­ge­mo­ni­za por com­ple­to es­ta vic­to­ria. Re­sul­ta cu­rio­so que de en­tre los vo­tan­tes de otros par­ti­dos, só­lo los del PD le ha­yan da­do la es­pal­da a es­ta re­for­ma. Las di­fe­ren­cias en­tre los so­cios de Go­bierno si­guen sien­do no­ta­bles, pe­ro la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca in­di­ca el nue­vo rum­bo. Pe­se a las re­ti­cen­cias que des­per­ta­ba en­tre sus elec­to­res, el PD asu­mió ofi­cial­men­te ofi­cial­men­te su apo­yo al re­fe­rén­dum pa­ra no abrir otra grie­ta en el Eje­cu­ti­vo. Y, mien­tras, el M5E, cons­cien­te de que sus re­sul­ta­dos en las re­gio­na­les se­rían desas­tro­sos, en­ten­dió que el re­fe­rén­dum par­la­men­ta­rio de­bía ser su prue­ba de su éxi­to. Ca­da cual ya tie­ne su vic­to­ria.

La del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co es­tá en ese em­pa­te re­gio­nal. Tam­po­co po­dría de­cir­se que es muy lus­tro­sa, por­que lo que han con­se­gui­do real­men­te es sal­var los mue­bles. Pe­ro, vis­to lo vis­to, es más que su­fi­cien­te. Tras es­tas elec­cio­nes el blo­que de de­re­chas con­tro­la 15 re­gio­nes por só­lo cin­co del cen­troiz­quier­da, aun­que en­tre las nue­vas con­quis­tas con­ser­va­do­ras no es­tán ni Tos­ca­na ni Pu­glia.

Tos­ca­na, pie­za maes­tra

En el ca­so de Tos­ca­na era la pie­za maes­tra del ta­ble­ro, la re­gión en la que to­dos ha­bían cen­tra­do el ti­ro, que fi­nal­men­te se que­da en ma­nos de los so­cial­de­mó­cra­tas por un mar­gen de unos ocho pun­tos, mu­cho más de lo es­pe­ra­do. El lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni, ha­bía so­ña­do con arre­ba­tar­le a sus ri­va­les es­ta tie­rra en la que só­lo ha go­ber­na­do la iz­quier­da, pe­ro co­mo ya le pa­sa­ra en enero en Emi­lia Ro­ma­ña –otro bas­tión rojo–, sus es­fuer­zos han si­do en vano. Así, la vic­to­ria del PD se tra­du­ce en una de­rro­ta pa­ra Sal­vi­ni, que ha­bía ele­gi­do a dedo a la can­di­da­ta, Su­san­na Cec­car­di.

La de­cep­ción no se­rá tan so­no­ra co­mo la de Emi­lia Ro­ma­ña, pe­ro el ex mi­nis­tro de ex­tre­ma de­re­cha ha per­di­do de­fi­ni­ti­va­men­te el to­que má­gi­co y los su­yos lo sa­ben. Pe­dir elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das con es­tos re­sul­ta­dos ya no es una op­ción.

A la iz­quier­da ya le ha­bría va­li­do Tos­ca­na pa­ra jus­ti­fi­car que aquí no ha pa­sa­do na­da. Sin em­bar­go, el «sprint» fi­nal les te­nía re­ser­va­da otra sor­pre­sa con la que no con­ta­ban. En Pu­glia, en el ta­cón de la bo­ta, todas las en­cues­tas da­ban un em­pa­te téc­ni­co con el can­di­da­to de la de­re­cha. Si bien, al cie­rre de es­ta edi­ción, la

La de­re­cha ga­na po­der te­rri­to­rial, al tiem­po que la iz­quier­da lo­gra asen­tar las ba­ses de su coa­li­ción a ni­vel na­cio­nal

di­fe­ren­cia pa­ra los pro­gre­sis­tas era de sie­te pun­tos, un re­sul­ta­do ines­pe­ra­do. Aquí, quien pre­ten­día con­quis­tar es­ta pie­za a la iz­quier­da era la lí­der de Her­ma­nos de Ita­lia, Gior­gia Me­lo­ni, que le ha­bía otor­ga­do su con­fian­za a Raf­fae­le Fit­to, uno de sus vie­jos peo­nes y ex mi­nis­tro con Sil­vio Ber­lus­co­ni. Fi­nal­men­te, Fit­to y Me­lo­ni se han que­da­do le­jos, pe­ro al me­nos ella tie­ne una ra­zón pa­ra ce­le­brar en Las Mar­cas, don­de sí ha con­se­gui­do un tras­va­se a la de­re­cha.

Vé­ne­to de la Li­ga

La di­fe­ren­cia en­tre Me­lo­ni y Sal­vi­ni es que ella pue­de ca­pi­ta­li­zar una vic­to­ria, mien­tras que el lí­der de la Li­ga, no. El úni­co can­di­da­to de su par­ti­do que ha ga­na­do es Luca Zaia, que sa­le re­ele­gi­do en Vé­ne­to, con un aplas­tan­te 75%. Vé­ne­to es pre­ci­sa­men­te la re­gión que más ha su­fri­do por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus en Ita­lia. Sin em­bar­go, en es­te ca­so el pro­ble­ma pa­ra Sal­vi­ni es que Zaia ca­da vez es me­nos un co­le­ga y más un ri­val por la he­ge­mo­nía del par­ti­do. Zaia de for­ma in­ter­na y Me­lo­ni a ni­vel ex­terno ya son al­ter­na­ti­va a Sal­vi­ni.

En el res­to de re­gio­nes no hu­bo sor­pre­sas. En Li­gu­ria ga­nó fá­cil el can­di­da­to de la de­re­cha, mien­tras que en Cam­pa­nia –la re­gión de Ná­po­les– se im­pu­so la iz­quier­da con co­mo­di­dad. El ma­pa que­da re­par­ti­do de es­ta ma­ne­ra, la de­re­cha si­gue man­dan­do a ni­vel te­rri­to­rial, al tiem­po que la iz­quier­da ha lo­gra­do asen­tar sus ba­ses, lo que les per­mi­te se­guir ju­gan­do un rol ins­ti­tu­cio­nal en el Go­bierno de Ro­ma. Quién se lo iba a de­cir hace un par de años, cuan­do las úl­ti­mas ge­ne­ra­les di­bu­ja­ron un pa­no­ra­ma do­mi­na­do por los po­pu­lis­tas ar­ti­cu­la­dos por Bep­pe Gri­llo.

De ahí sa­lió pre­ci­sa­men­te Giu­sep­pe Con­te, un­gi­do por el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, pe­ro al rit­mo que pro­du­cía ese vi­ra­je de to­da la po­lí­ti­ca ha­cia po­si­cio­nes más mo­de­ra­das, Con­te re­pre­sen­ta aho­ra esa ima­gen de es­ta­bi­li­dad. Es­tas úl­ti­mas elec­cio­nes, así lo ava­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.