Una Asam­blea de la ONU ba­jo la pan­de­mia

Es­te año se con­me­mo­ran los 75 años de la ins­ti­tu­ción con la cri­sis del mul­ti­la­te­ra­lis­mo agra­va­da por la epi­de­mia del co­ro­na­vi­rus

La Razón (1ª Edición) - - INTERNACIO­NAL - Vanessa Ja­klitsch -

La ma­yor or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal del mun­do, las Na­cio­nes Uni­das, ce­le­bra la Asam­blea Ge­ne­ral es­ta se­ma­na en su em­ble­má­ti­ca se­de de Nue­va York. Pe­ro los es­ca­sos di­plo­má­ti­cos que es­ta­rán pre­sen­tes en la ma­yor ci­ta di­plo­má­ti­ca de todas no se en­con­tra­rán con la mis­ma ciu­dad de siem­pre. No só­lo por­que Nue­va York, en cu­yas ca­lles nor­mal­men­te es di­fí­cil ca­mi­nar sin es­qui­var a la gen­te, es­tá ca­si va­cía, los ho­te­les con un ba­jo por­cen­ta­je de ca­pa­ci­dad y el uso de las mas­ca­ri­llas en todas par­tes obli­ga­to­rio, sino por­que la im­po­si­ción de rea­li­zar 14 días de cua­ren­te­na ha for­za­do a que una gran ma­yo­ría de los con­vo­ca­dos re­cha­cen la in­vi­ta­ción.

La con­vo­ca­to­ria de la Asam­blea Ge­ne­ral de es­te año, coin­ci­dien­do con el 75 Aniver­sa­rio de su fun­da­ción, atra­vie­sa gran­des desafíos y di­fi­cul­ta­des que po­nen a prue­ba su per­ma­nen­cia. Tal y co­mo re­cor­da­ba su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, An­tó­nio Gu­te­rres, los va­lo­res in­cor­po­ra­dos a las Na­cio­nes Uni­das en la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, fir­ma­da 1945, han evi­ta­do «el fla­ge­lo de una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial que mu­chos te­mían». Pe­ro la Or­ga­ni­za­ción, com­pues­ta por 193 es­ta­dos miem­bros de las Na­cio­nes Uni­das y otros or­ga­nis­mos vin­cu­la­dos, así co­mo 44.000 fun­cio­na­rios ac­ti­vos, es­tá ex­pe­ri­men­tan­do uno de los mo­men­tos más com­ple­jos de su his­to­ria.

Cons­cien­tes de es­te con­tex­to, en su pá­gi­na web dan la bien­ve­ni­do con es­te men­sa­je: «Las Na­cio­nes Uni­das ce­le­bran su 75º aniver­sa­rio en un mo­men­to en el que el mun­do atra­vie­sa gran­des tras­tor­nos, agra­va­dos por una cri­sis sa­ni­ta­ria mun­dial sin pre­ce­den­tes que aca­rrea gra­ves re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les. El año 2020 de­be ser un año de diá­lo­go, en el que, co­mo fa­mi­lia hu­ma­na, nos reuna­mos pa­ra ha­blar so­bre nues­tras prio­ri­da­des y so­bre la for­ma de cons­truir un futuro me­jor pa­ra to­do».

Me­ses atrás, al ini­cio de la ma­yor cri­sis sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca de la his­to­ria re­cien­te pro­vo­ca­da por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus, Gu­te­rres so­li­ci­tó un al­to al fue­go mun­dial a las cre­cien­tes ten­sio­nes pa­ra ayu­dar a com­ba­tir las con­se­cuen­cias de la co­vid-19, pe­ro su petición que­dó, en gran me­di­da, des­aten­di­da. Las con­tri­bu­cio­nes a un plan de res­pues­ta de emer­gen­cia lan­zan­do por las Na­cio­nes Uni­das pa­ra com­ba­tir los efec­tos la pan­de­mia y ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos ha­bía al­can­za­do, has­ta hace unos días, ape­nas una cuar­ta par­te de los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res mar­ca­dos co­mo ob­je­ti­vo.

La ONU es el prin­ci­pal pro­vee­dor de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria en el mun­do, pe­ro sus pro­pias estadístic­as mues­tran las gra­ves con­se­cuen­cias de otras cri­sis que es­tán en mar­cha y van en au­men­to. Por un la­do, el nú­me­ro des­pla­za­dos se ha du­pli­ca­do en la úl­ti­ma dé­ca­da has­ta al­can­zar los 80 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. Por otro, la po­bre­za y el ham­bre se­ve­ra, tras el gran im­pac­to de la pan­de­mia y sus de­vas­ta­do­res efec­tos, se du­pli­ca­rá has­ta al­can­zar los 250 mi­llo­nes de per­so­nas a fi­na­les de 2020. A pe­sar de con­tar con fuer­zas de man­te­ni­mien­to de la paz ope­ran­do en más de una do­ce­na de zo­nas ines­ta­bles, la efec­ti­vi­dad de las mis­mas de­ja po­co mar­gen pa­ra la es­pe­ran­za. Las me­di­das im­ple­men­ta­das por la Or­ga­ni­za­ción en es­ta ma­te­ria no han po­di­do po­ner fin a las pro­lon­ga­das gue­rras en Si­ria, Ye­men o Li­bia, ni al eterno con­flic­to is­rae­lí-pa­les­tino.

La ONU, con se­de en Nue­va York y ofi­ci­nas cen­tra­les en Gi­ne­bra (Sui­za) y Vie­na (Aus­tria), se creó pre­ci­sa­men­te po­cos me­ses an­tes del fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con la fir­ma de 51 paí­ses en la ciu­dad de San Fran­cis­co y el ob­je­ti­vo co­mún de evi­tar fu­tu­ros con­flic­tos. De he­cho, la fi­na­li­dad prin­ci­pal de las Na­cio­nes Uni­das es la de «man­te­ner la paz y se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­na­les, fo­men­tar re­la­cio­nes de amis­tad en­tre las na­cio­nes, lo­grar la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas glo­ba­les y ser­vir de cen­tro que ar­mo­ni­ce las ac­cio­nes de las na­cio­nes». El con­tex­to de es­te 75 Aniver­sa­rio de las Na­cio­nes Uni­das es con to­da pro­ba­bi­li­dad el más ex­tra­ño al que nun­ca es ha en­fren­ta­do. La ce­le­bra­ción se ha vis­to en­som­bre­ci­da por la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus, que es­tá afectando a to­dos los paí­ses sin ex­cep­ción, y esas cre­cien­tes ten­sio­nes en­tre las prin­ci­pa­les po­ten­cias cris­ta­li­za­das en la gue­rra co­mer­cial en­tre EE UU y Chi­na del mun­do ha de­bi­li­ta­do el mul­ti­la­te­ra­lis­mo.

El em­ble­má­ti­co Sa­lón de las Asam­bleas no es­ta­rá to­tal­men­te va­cío, ha­brá un di­plo­má­ti­co por país. És­te po­drá pre­sen­tar el dis­cur­so de su lí­der po­lí­ti­co gra­ba­do en ví­deo y di­ri­gir unas pa­la­bras des­de su asien­to, so­cial­men­te dis­tan­cia­do. Han pe­di­do a los paí­ses miem­bros que en­víen su par­ti­ci­pa­ción vir­tual en ví­deo, de má­xi­mo 15 mi­nu­tos, con al me­nos cua­tro días de an­te­la­ción. Tam­po­co fal­ta­rán las mas­ca­ri­llas ni los ge­les de­sin­fec­tan­tes pa­ra las ma­nos lo­ca­li­za­dos en pun­tos es­tra­té­gi­cos u ofre­ci­dos co­mo bol­sas de re­ga­lo do­na­das por Mal­ta.

Mal­ta ha do­na­do una bol­sa de re­ga­lo con mas­ca­ri­lla y gel hi­dro­al­cohó­li­co pa­ra los di­plo­má­ti­cos asis­ten­tes

AP

La Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das, la ma­yor ci­ta di­plo­má­ti­ca anual, arran­ca hoy con so­lo un re­pre­sen­tan­te por país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.