«DE­BE­MOS ES­TAR EN­FREN­TE DEL IN­TEN­TO DE BLAN­QUEAR A LOS QUE SI­GUEN EN­SAL­ZAN­DO A LOS TE­RRO­RIS­TAS»

La Razón (1ª Edición) - - EXPRÉS - Manuel Cal­de­rón

Víc­to­rVíc­tor Tri­mi­ño te­nía 4 años cuan­do ase­si­na­ron a Fer­nan­do Mú­gi­ca, 8 cuan­do aca­ba­ron con Fer­nan­do Bue­sa y Er­nest Lluch, 9 cuan­do le pe­ga­ron un ti­ro en la ca­be­za a Froi­lán Eles­pe, 10 cuan­do re­ma­ta­ron en el sue­lo a Juan Prie­de, 11 cuan­do en un bar de An­doain Jo­se­ba Pa­ga­zaur­tun­dua re­ci­bió cua­tro dis­pa­ros a bo­ca­ja­rro, 16 cuan­do Isaías Ca­rras­co mu­rió acri­bi­lla­do a la puer­ta de su ca­sa... To­dos eran so­cia­lis­tas, co­mo él. Hay mu­chos más muer­tos, to­dos de­ja­ron el mis­mo do­lor, pe­ro esos son los del par­ti­do que di­ri­ge aho­ra Pe­dro Sán­chez. Tri­mi­ño es se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas de Eus­ka­di y ha sor­pren­di­do la cla­ri­dad de sus pa­la­bras: «De­be­mos es­tar en­fren­te de cual­quier in­ten­to por nor­ma­li­zar o por blan­quear a una fuer­za po­lí­ti­ca que si­gue sien­do in­ca­paz de con­de­nar más de 850 ase­si­na­tos y que si­gue en­sal­zan­do a los te­rro­ris­tas que los co­me­tie­ron. Nin­gu­na Nin­gu­na ne­ce­si­dad arit­mé­ti­ca jus­ti­fi­ca tra­tar co­mo un par­ti­do más a quien des­de un punto de vis­ta éti­co no lo son». Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a oír dis­cur­sos hue­cos, lle­nos de re­fe­ren­cias a la con­cor­dia, la to­le­ran­cia, la paz... que re­sue­nan co­mo las pa­la­das de tie­rra so­bre el ataúd. Pe­ro Tri­mi­ño, re­cién nom­bra­do lí­der de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas vas­cas, ha si­do pre­ci­so en de­fi­nir un sen­ti­mien­to que los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas vas­cos han erra­di­ca­do pa­ra su­mar­se a un jue­go que su­po­ne una do­ble de­rro­ta. Pac­tar con tu ase­sino es acep­tar que to­dos los muer­tos, esos 850, sir­vie­ron pa­ra al­go. Los vo­tos de EH Bil­du que per­mi­ten go­bier­nos so­cia­lis­tas en Na­va­rra y que aho­ra el Go­bierno su­pli­ca pa­ra con­se­guir na­da más y na­da me­nos que la apro­ba­ción de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. Ya sa­be­mos que a Ote­gi es un asun­to que siem­pre les ha qui­ta­do el sue­ño. Ha­cía tiem­po, mu­cho tiem­po, que no se al­za­ba una voz tan ro­tun­da y ex­pli­ca­ba que acep­tar si­quie­ra un vo­to de los que to­da­vía no han con­de­na­do una so­la muer­te –no nos en­ga­ñe­mos: no lo ha­rán nun­ca por­que su­pon­dría acep­tar el fra­ca­so de sus vi­das–, man­cha­ría es­ta de­mo­cra­cia que con tan­ta sa­ña in­ten­ta­ron li­qui­dar. Un pu­ro ac­to de de­cen­cia.

Víc­tor Tri­mi­ño Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas vas­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.