Tra­ba­jar des­pués de los 65 años no com­pen­sa

El Ban­co de España pi­de re­for­mas «creí­bles» pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes si el Go­bierno op­ta por li­gar­las de­fi­ni­ti­va­men­te al IPC

La Razón (1ª Edición) - - ECONOMÍA - J. de An­to­nio -

Re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra sal­var el sis­te­ma de pen­sio­nes. Eso es lo que ha vuel­to a pe­dir al­to y cla­ro el Ban­co de España, que es­ti­ma que su sos­te­ni­bi­li­dad a me­dio y lar­go pla­zo es­tá en en­tre­di­cho si no se to­man me­di­das y se afron­tan «cambios es­truc­tu­ra­les», so­bre to­do cuan­do el país de­be ca­pear un con­tex­to eco­nó­mi­co «muy com­pli­ca­do» por cul­pa de la pan­de­mia –es­ti­mó en el peor de los es­ce­na­rios una caí­da del PIB del 12,6% y una deu­da pú­bli­ca del 120% es­te año–. Así de con­tun­den­te se mos­tró du­ran­te un en­cuen­tro in­for­ma­ti­vo or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Edad & Vi­da el di­rec­tor ge­ne­ral de Eco­no­mía y Es­ta­dís­ti­ca del Ban­co de España, Ós­car Arce, que con­si­de­ró que la me­jo­ra del sis­te­ma de­be pa­sar por op­ti­mi­zar la ta­sa de em­pleo y por rea­li­zar cambios que mi­ni­mi­cen al má­xi­mo el im­pac­to del gas­to en el sis­te­ma.

Aun­que de­fen­dió que el Ban­co de España de­be man­te­ner una pos­tu­ra neu­tral an­te los le­gis­la­do­res, sí que se atre­vió a po­ner so­bre la me­sa tres de las re­ce­tas que a su jui­cio de­be­rían te­ner­se en cuen­ta de ca­ra a una pró­xi­ma re­for­ma que lo­gre la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes: in­cre­men­tar in­gre­sos a tra­vés de las co­ti­za­cio­nes­so­cia­les–aun­que­re­co­no­ció que son las más al­tas de la UE–, ele­var al­gu­nas fi­gu­ras im­po­si­ti­vas –aun­que de­be de ha­cer­se «con cri­te­rio» por­que pue­de «in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en el mer­ca­do la­bo­ral»– y re­tar­dar las ju­bi­la­cio­nes –pe­se a que los in­cen­ti­vos «son prác­ti­ca­men­te nu­los»–.

A pe­sar de que las re­for­mas apro­ba­das en 2011 y 2013 tu­vie­ron un gran efec­to en el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, Arce re­cor­dó que la sus­pen­sión de al­gu­nos ele­men­tos de es­tas re­for­mas –co­mo la su­pre­sión de la ta­sa de sos­te­ni­bi­li­dad y del Ín­di­ce de Re­va­lo­ri­za­ción de las Pen­sio­nes– hace ne­ce­sa­rio in­tro­du­cir nue­vas me­di­das, más allá de la me­jo­ra del em­pleo y de la re­cau­da­ción, pues­to que es­to so­lo com­pen­sa­ría par­cial­men­te la pre­sión de­mo­grá­fi­ca.

A la es­pe­ra de que el Pac­to de To­le­do apor­te sus re­co­men­da­cio­nes, que es­tán «cla­ra­men­te» en­ca­mi­na­das al man­te­ni­mien­to del po­der ad­qui­si­ti­vo –res­pal­da­do ca­si sin fi­su­ras por to­dos los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria–, Arce es­ti­ma que si se vin­cu­la­ran de­fi­ni­ti­va­men­te las pen­sio­nes al IPC es­to su­pon­dría un au­men­to del gas­to en cer­ca de dos pun­tos por­cen­tua­les del PIB en el año 2030 y has­ta más de tres pun­tos en 2050, jus­to cuan­do la «ge­ne­ra­ción baby­boo­mer» ha­ya com­ple­ta­do su re­ti­ra­da. «Me pa­re­ce ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­mo que se op­te por la de­ci­sión de man­te­ner­lo, pe­ro las de­ci­sio­nes que con­lle­ven ma­yor gas­to a lar­go pla­zo de­ben lle­var apa­re­ja­das otras que ga­ran­ti­cen de for­ma au­to­má­ti­ca re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar­lo de for­ma creí­ble».

Res­pec­to a pro­lon­gar la ca­rre­ra la­bo­ral, con­si­de­ró que en la ac­tua­li­dad «no hay su­fi­cien­tes in­cen­ti­vos pa­ra per­ma­ne­cer en el mer­ca­do la­bo­ral más allá de los 65 años», si­tua­ción que «de­be me­jo­rar mu­cho». A jui­cio de Arce, re­tra­sar la edad de ju­bi­la­ción es un «me­ca­nis­mo muy po­ten­te pa­ra equi­li­brar in­gre­sos y gas­tos del sis­te­ma». La Airef ha es­ti­ma­do que ca­da año de re­tra­so de la edad efec­ti­va de re­ti­ro re­du­ci­ría el gas­to en pen­sio­nes en 2048 en­tre 0,4 y 1,2 pun­tos por­cen­tua­les del PIB. Pa­ra el Ban­co de España, el desafío que plan­tean las ju­bi­la­cio­nes es­tán de­fi­ni­das por fac­to­res tan inevi­ta­bles co­mo una de­mo­gra­fía que hace que mien­tras hoy hay una per­so­na ma­yor de 65 años por ca­da tres tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vo, en el año 2050 la re­la­ción se­rá de «una a dos per­so­nas o me­nos de dos». Asi­mis­mo, pi­dió que se re­vi­sen los in­cen­ti­vos y la fis­ca­li­dad de los pro­duc­tos de aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción.

REUTERS

Dos mu­je­res jue­gan a las car­tas en una ca­lle de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.