La sa­li­da de los ERTE se es­tá fre­nan­do

La Razón (1ª Edición) - - ECONOMÍA - LA OPI­NIÓN Juan Ramón Ra­llo

El mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad So­cial, Jo­sé Luis Es­cri­vá, sue­le com­par­tir re­gu­lar­men­te en su cuen­ta de Twit­ter la evo­lu­ción de las ci­fras de tra­ba­ja­do­res que se en­cuen­tran en un ERTE. No en vano, se tra­ta de uno de los más cla­ros in­di­ca­do­res de la sa­lud del mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol du­ran­te es­ta pan­de­mia: cuán­tos em­plea­dos ven sus­pen­di­da su re­la­ción la­bo­ral co­mo con­se­cuen­cia de la hi­ber­na­ción eco­nó­mi­ca y cuán­tos, en cam­bio, lo re­cu­pe­ran mer­ced a la reactivaci­ón. En es­te sen­ti­do, en el peor mo­men­to del es­ta­do de alar­ma hu­bo 3,4 mi­llo­nes de em­plea­dos so­me­ti­dos a un ERTE y a me­dia­dos de sep­tiem­bre es­te ci­fra ya se ha­bía re­du­ci­do has­ta 743.000, es­to es, el 78% de los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos ya ha­bía re­gre­sa­do a su pues­to de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, la cur­va de re­cu­pe­ra­ción es de­sigual: en ma­yo y ju­nio, apro­xi­ma­da­men­te 40.000 per­so­nas aban­do­na­ban los ERTE dia­ria­men­te; en ju­lio, la ci­fra se man­tu­vo más o me­nos cons­tan­te, pues­to que unos 35.000 em­plea­dos con­ti­nua­ban sa­lien­do de los ERTE ca­da día; la co­sa co­men­zó a tor­cer­se no­ta­ble­men­te en agos­to, con la ge­ne­ra­li­za­ción de los re­bro­tes, da­do que el rit­mo dia­rio de sa­li­da ca­yó a apro­xi­ma­da­men­te los 9.000 tra­ba­ja­do­res; pe­ro es que du­ran­te la pri­me­ra quin­ce­na de sep­tiem­bre ha ter­mi­na­do por em­ba­rran­car, en tan­to en cuan­to me­nos de 6.000 tra­ba­ja­do­res su­pe­ran dia­ria­men­te los ERTE. Por sec­to­res, los más dam­ni­fi­ca­dos –los que me­nor ín­di­ce de reactivaci­ón pre­sen­ten– son los pre­vi­si­bles: agen­cias de via­jes –só­lo 24% de sus em­plea­dos han sa­li­do del ERTE–, ra­dio y televisión (37%), trans­por­te aé­reo (44%), ser­vi­cios de alo­ja­mien­to (51%) o pu­bli­ci­dad (58%). El sal­do, por tan­to, no es ca­tas­tró­fi­co pe­ro sí preo­cu­pan­te: ca­da vez me­nos per­so­nas es­tán sa­lien­do de los ERTE y, por tan­to, nos acer­ca­mos a con­so­li­dar una des­truc­ción ca­mu­fla­da de em­pleo w–con nó­mi­nas so­cia­li­za­das en­tre los con­tri­bu­yen­tes– de en­tre 500.000-600.000 tra­ba­ja­do­res. Y ello su­po­nien­do que la eco­no­mía no se su­mer­ja en más con­fi­na­mien­tos que abo­quen otra vez a mu­chas em­pre­sas a nue­vos ERTE. No ol­vi­de­mos que aque­llas com­pa­ñías que to­da­vía tie­nen abier­to un ERTE pue­den vol­ver a so­li­ci­tar que sus plan­ti­llas se aco­jan a la sus­pen­sión de sus pues­tos de tra­ba­jo. El res­to de com­pa­ñías de sec­to­res afec­ta­dos pue­den re­que­rir a la au­to­ri­dad la­bo­ral que vuel­va a tra­mi­tar un ERTE. En su­ma, que na­da nos ga­ran­ti­za que lo que ha ba­ja­do has­ta el mo­men­to no vuel­va a su­bir más ade­lan­te. Y, aun­que no lo hi­cie­ra, el ver­da­de­ro test de éxi­to de los ERTE nos ven­drá da­do en los pró­xi­mos me­ses: si el pa­ro au­men­ta con fuer­za en el futuro, en­ton­ces los ERTE só­lo ha­brán si­do un muy ca­ro ali­vio tran­si­to­rio pa­ra el des­em­pleo. La cla­ve es con­tro­lar la pan­de­mia.

En ma­yo y ju­nio 40.000 per­so­nas sa­lían ca­da día del ERTE. En sep­tiem­bre son me­nos de 6.000 dia­rias y aún que­dan 743.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.