Ca­ta­lu­ña li­mi­ta des­de hoy el precio de los al­qui­le­res

La nor­ma afec­ta a 60 mu­ni­ci­pios, in­clui­do Bar­ce­lo­na, a la es­pe­ra del pre­vi­si­ble re­cur­so de an­ti­cons­ti­tu­cio­na­li­dad

La Razón (1ª Edición) - - ECONOMÍA - D. Fernández -

La Ge­ne­ra­li­tat pu­bli­có ayer en el DOGC la ley de re­gu­la­ción de los pre­cios de la vi­vien­da, lo que sig­ni­fi­ca que la con­tro­ver­ti­da me­di­da en­tra hoy en vi­gor a la es­pe­ra del pre­vi­si­ble re­cur­so de an­ti­cons­ti­tu­cio­na­li­dad que, al me­nos el PP, ya ha anun­cia­do su in­ter­po­si­ción. La nor­ma es­ta­ble­ce to­pes de precio pa­ra los nue­vos con­tra­tos en se­sen­ta mu­ni­ci­pios ca­ta­la­nes.

La ley, pio­ne­ra en España, se apro­bó en el úl­ti­mo mo­men­to en el Par­la­ment hace unos días, des­pués de que Jxcat die­se su bra­zo a tor­cer y se su­ma­se a los vo­tos de ERC, los co­mu­nes y la CUP. La nor­ma­ti­va per­mi­te re­gu­lar el precio de las vi­vien­das des­ti­na­das a re­si­den­cia cuan­do se en­cuen­tran en zo­nas de­cla­ra­das co­mo «mer­ca­do de vi­vien­da ten­sio­na­do» –unos 60 mu­ni­ci­pios– y re­co­ge las in­quie­tu­des del Sin­di­ca­to de In­qui­li­nos. Es­te re­qui­si­to se cum­ple cuan­do el precio del al­qui­ler su­pera el 30% de los in­gre­sos ha­bi­tua­les de los ho­ga­res, la ren­ta me­dia de las per­so­nas me­no­res de 35 años o ha­ya cre­ci­do tres pun­tos por en­ci­ma del IPC en los úl­ti­mos cin­co años.

Así las co­sas, en aque­llos pun­tos en los que no hay vi­vien­da ase­qui­ble dis­po­ni­ble, el cos­te del al­qui­ler que­da vin­cu­la­do al ín­di­ce de la Agen­cia de la Vi­vien­da de Ca­ta­lu­ña. Las in­frac­cio­nes por fal­sear es­te precio de re­fe­ren­cia van de los 3.000 a los 90.000 eu­ros. Que­dan exen­tos de la ley, sin em­bar­go, los pe­que­ños te­ne­do­res que se en­cuen­tran «en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad». Es de­cir, aque­llos pro­pie­ta­rios con in­gre­sos me­no­res a 2,5 ve­ces el in­di­ca­dor de ren­ta de su­fi­cien­cia (1.900 eu­ros, apro­xi­ma­da­men­te, in­clu­yen­do la ren­ta del al­qui­ler).

La Ge­ne­ra­li­tat, los ayun­ta­mien­tos, con­se­jos co­mar­ca­les o dipu­tacio­nes tie­nen po­tes­tad pa­ra pro­mo­ver la de­cla­ra­ción de mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio «ten­sio­na­do», que ten­drá una du­ra­ción má­xi­ma de cin­co años, pro­rro­ga­bles por otros cin­co, y pue­de que­dar sin efec­to si des­apa­re­ce la si­tua­ción in­mo­bi­lia­ria que lo pro­vo­có. Los ayun­ta­mien­tos, ade­más, po­drán fle­xi­bi­li­zar la nor­ma y adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des de ca­da mu­ni­ci­pio, con lo que po­drán re­du­cir o in­cre­men­tar el precio del ín­di­ce de re­fe­ren­cia en un 5% y ex­cluir a las vi­vien­das con más de 150 me­tros cua­dra­dos. Co­mo me­di­da de ur­gen­cia, la ley de­cla­ra de for­ma in­me­dia­ta que Bar­ce­lo­na y 59 mu­ni­ci­pios tie­nen un «mer­ca­do ten­sio­na­do» con un año de vi­gen­cia. En el ca­so de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, por ejem­plo, el precio del al­qui­ler ha au­men­ta­do un 43% en só­lo seis años.

AP

El precio que­da­rá vin­cu­la­do al ín­di­ce que es­ta­blez­ca la Agen­cia de Vi­vien­da de Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.