Gua­dag­nino, en bus­ca de la iden­ti­dad se­xual en­tre mi­li­ta­res

El pre­si­den­te del ju­ra­do del Fes­ti­val de San Sebastián pre­sen­ta «We are who we are», un tra­ba­jo pa­ra HBO en la sen­da de «Call me by your na­me» am­bien­ta­do en una ba­se de EE UU en Ita­lia

La Razón (1ª Edición) - - R2 | CULTURA - Ju­lián He­rre­ro - San Sebastián

Se pu­so feo el cie­lo por San Sebastián, día de llu­via des­de el mi­nu­to uno, e in­me­dia­ta­men­te subie­ron los en­te­ros pa­ra ha­cer va­ler eso de que la «cul­tu­ra es se­gu­ra» y de que en un cine se pue­de es­tar tran­qui­lo, evi­den­te­men­te, siem­pre que se res­pe­ten las me­di­das. Aquí, en Do­nos­tia, a di­fe­ren­cia del Real Ma­drid, los afo­ros no se ne­go­cian. Mi­tad y punto. Una bu­ta­ca li­bre y otra pre­cin­ta­da en todas las sa­las. Sin dis­cu­sio­nes. Sin gru­pos. De­ci­sión sa­lo­mó­ni­ca y a otra co­sa. Esa otra co­sa fue la pre­sen­ta­ción de «We are who we are», de Luca Gua­dag­nino (Pa­ler­mo, 1971), pre­si­den­te, a su vez, del ju­ra­do de la Sec­ción Ofi­cial del cer­ta­men. El ita­liano, to­da­vía re­la­mien­do los éxi­tos de «Call me by your na­me» (2017), re­cu­pe­ra el es­ti­lo de aque­lla cin­ta que le abrió las puer­tas de Holly­wood (en­tre otros pre­mios,ob­tu­vo el Os­car al me­jor guion adap­ta­do) pa­ra dar­le con­ti­nui­dad en for­ma de se­rie de HBO que ya es­tá dis­po­ni­ble. A pe­sar de ser la pri­me­ra in­cur­sión del di­rec­tor en el mun­do de la fic­ción te­le­vi­si­va, afir­ma que lo ha afron­ta­do «ca­si co­mo una pe­lí­cu­la» en la que man­tie­ne ese rit­mo len­to pa­ra que sus pro­ta­go­nis­tas en­cuen­tren su ca­mino en el amor y des­cu­bran su ver­da­de­ra iden­ti­dad du­ran­te ocho epi­so­dios. Aho­ra la ac­ción se tras­la­da a la idea­li­za­da re­gión del Vé­ne­to (Ita­lia), don­de su be­lle­za se difumina en la at­mós­fe­ra pe­ri­fé­ri­ca e in­dus­trial que se vi­ve den­tro de una ba­se mi­li­tar ame­ri­ca­na. Des­de lue­go, es otro ti­po de ro­man­ti­cis­mo. Fra­ser, de ca­tor­ce años, aca­ba de mu­dar­se a una ba­se mi­li­tar ame­ri­ca­na. Allí co­no­ce a Caitlin, una jo­ven de su edad. Am­bos es­tán con­fu­sos en lo que res­pec­ta a sus iden­ti­da­des se­xua­les y de gé­ne­ro. Po­co a po­co se van ha­cien­do ami­gos, se ayu­dan y ter­mi­nan fin­gien­do una re­la­ción pa­ra evi­tar la pre­sión de sus amis­ta­des y del mun­do ex­te­rior. Mien­tras Caitlin re­cha­za un la­do fe­me­nino del que no quie­re sa­ber na­da y que ge­ne­ra un va­cío en­tre ella y su pa­dre, Fra­ser se sien­te atraí­do por un chi­co ma­yor que tra­ba­ja con su ma­dre. Sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias amo­ro­sas se­rán co­mo esa pie­za de do­mi­nó que ge­ne­ra un efec­to ex­plo­si­vo en sus vi­das.

Afir­ma Gua­dag­nino que fue su ami­go y pro­duc­tor Lo­ren­zo Mei­li el que le pro­pu­so ex­plo­rar la flui­dez de gé­ne­ro en­tre los jó­ve­nes de Es­ta­dos Uni­dos. Y él se lan­zó: «Pen­sé en lle­var­lo a un mun­do tan es­pe­cí­fi­co co­mo el de las ba­ses es­ta­dou­ni­den­ses en el ex­tran­je­ro. Creo que la flui­dez es par­te de nues­tra for­ma de ser, no es al­go es­pe­cí­fi­co de los jó­ve­nes

de aho­ra. Es cier­to que el ado­les­cen­te es al­guien flui­do en esen­cia, sus cuer­pos es­tán cam­bian­do de ni­ño a adul­to, son flui­dos ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra adap­tar­se a los cambios, pe­ro tam­bién los adul­tos pue­den sen­tir ese mis­mo desa­so­sie­go cuan­do em­pie­zan a pen­sar en las pro­me­sas a las que han fa­lla­do o lo que han per­di­do».

Una pe­que­ña Amé­ri­ca

Res­pec­to a que sea el mun­do mi­li­tar el es­ce­na­rio de la tra­ma, el rea­li­za­dor de­fien­de que es una for­ma de cen­trar la his­to­ria en un «mi­cro­cos­mos», un mun­do con­te­ni­do que a su vez es «el pa­ra­dig­ma de otro más gran­de. Pa­ra cual­quier di­rec­tor es muy po­ten­te por­que te da la posibilida­d de to­mar la par­te por el to­do con es­tos per­so­na­jes que no sa­ben a dón­de per­te­ne­cen ni cuál es su lu­gar. Es­tán en es­te si­tio de pa­so».

Ex­pli­có el de Pa­ler­mo en rue­da de Pren­sa que no se po­ne «lí­mi­tes» en sus tra­ba­jos, que sim­ple­men­te «me gus­ta con­tar his­to­rias» pa­ra «crear en el pú­bli­co emo­ción y una ne­ce­si­dad in­có­mo­da y per­ma­nen­te de cam­biar de ideas». Na­da de ge­ne­rar ocio sin sen­ti­do: «No en­tien­do a la gen­te que di­ce ir al cine pa­ra dis­traer­se. El cine de­be con­mo­cio­nar­te. Yo in­ten­to ase­gu­rar­me de que, una vez que pon­go en pan­ta­lla al­go, la idea de re­pre­sen­ta­ción co­lap­sa y eres tes­ti­go de al­go que pue­de su­ce­der». Y es que, a pe­sar del te­rreno se­rial, ha­bla cons­tan­te­men­te en cla­ve de ce­lu­loi­de. So­lo se ha per­mi­ti­do una li­cen­cia, ro­dar en di­gi­tal en lu­gar de los 35 mi­lí­me­tros ha­bi­tua­les en su fil­mo­gra­fía. «Lo de­ci­di­mos así por­que nos pa­re­ció que la tecnología di­gi­tal re­fle­ja­ba me­jor el con­cep­to del “aquí y aho­ra” que pre­ten­de trans­mi­tir la se­rie, pe­ro apar­te de eso no ha cam­bia­do de­ma­sia­do lo que sue­lo ha­cer».

Tras sus cua­tro no­mi­na­cio­nes de 2018 y, so­bre to­do, ese Os­car por la adap­ta­ción del guion de «Call me by your na­me», Gua­dag­nino es voz au­to­ri­za­da pa­ra ha­blar de la Aca­de­mia, así que le pre­gun­ta­mos por la nue­va nor­ma­ti­va de in­clu­sión. Un cam­bio an­te el que el di­rec­tor mues­tra un «sen­ti­mien­to am­bi­guo». Da la bien­ve­ni­da «a la idea de ex­pan­dir el ac­ce­so a la pro­duc­ción de cine a per­so­nas que han es­ta­do ex­clui­das», pe­ro ad­mi­te que «in­cluir un per­so­na­je miem­bro de una mi­no­ría no ga­ran­ti­za que la pe­lí­cu­la sea pro­gre­sis­ta, hay mu­chas reac­cio­na­rias pe­se a te­ner equi­pos di­ver­sos, es el es­pí­ri­tu del di­rec­tor lo que im­por­ta», con­clu­ye.

ALES­SIO BOLZONI/HBO

Jack Dy­lan Gra­zer (iz­da.) y Ben­ja­min L. Tay­lor II en «We are who we are»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.