Mal­vi­nas: psi­coa­ná­li­sis del or­gu­llo ar­gen­tino he­ri­do

Fran­cis­co Can­cio pu­bli­ca «En­mien­da», un pro­fun­do es­tu­dio so­bre la gue­rra que si­gue des­per­tan­do pa­sio­nes en el país

La Razón (1ª Edición) - - R2 | CULTURA - Juan Bel­trán - Ma­drid

«Ar­gen­ti­na­zo: ¡Las Mal­vi­nas re­cu­pe­ra­das!». «En un ope­ra­ti­vo com­bi­na­do, fuer­zas de mar, ai­re y tie­rra re­cu­pe­ra­ron las is­las del ar­chi­pié­la­go». «En las Mal­vi­nas hay go­bierno ar­gen­tino». Con eu­fo­ria tra­ta­ba la Pren­sa na­cio­nal aquel 3 de abril de 1982 el he­cho ocu­rri­do el día an­te­rior, la to­ma de las Mal­vi­nas (Fal­kland Is­lands pa­ra los in­gle­ses) por par­te de la Jun­ta Mi­li­tar que go­ber­na­ba dic­ta­to­rial­men­te el país en­ca­be­za­da por Leo­pol­do Gal­tie­ri. Es­te he­cho de­ri­vó en una gue­rra de 74 días en la que Ar­gen­ti­na y Reino Uni­do lu­cha­ron por su con­trol «en una de las con­fron­ta­cio­nes bé­li­cas más sin­gu­la­res del úl­ti­mo si­glo», afir­ma Fran­cis­co Can­cio en «En­mien­da» (Ro­bin­son Li­bre­ría Náu­ti­ca), un pro­fun­do y la­bo­rio­so es­tu­dio de la con­tien­da desa­rro­lla­do du­ran­te años de in­ves­ti­ga­ción y en­tre­vis­tas rea­li­za­das a pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to, po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res y sol­da­dos de am­bos ban­dos.

Ar­ti­lle­ría y es­pio­na­je

El li­bro es­tá pro­lo­ga­do por el al­mi­ran­te En­ri­que Mo­li­na Pi­co, que com­ba­tió co­mo co­man­dan­te al fren­te del des­truc­tor ARA Hér­cu­les. «La Gue­rra de las Mal­vi­nas –sos­tie­ne Can­cio– fue un con­flic­to épi­co por mu­chas ra­zo­nes; una gue­rra rá­pi­da, im­pre­vis­ta y com­ple­ta por­que se em­plea­ron ca­si todas las ar­mas. Pe­se a su bre­ve­dad, com­pen­dia ca­si todas las pers­pec­ti­vas de un con­flic­to: gue­rra na­val, aé­rea y te­rres­tre, lu­cha an­ti­sub­ma­ri­na, in­te­li­gen­cia, ar­ti­lle­ría, ope­ra­cio­nes de co­man­do, es­pio­na­je... Am­bas na­cio­nes des­ple­ga­ron lo me­jor de sus ejér­ci­tos».

Las Is­las Mal­vi­nas es­tán si­tua­das en el Atlán­ti­co sur, a 480 kms. de la cos­ta ar­gen­ti­na, cer­ca del Es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes y a ca­si 13.000 de Lon­dres. Son tie­rras de pas­to, sin ár­bo­les y con sua­ves co­li­nas. Las con­for­man dos is­las prin­ci­pa­les, la So­le­dad y la Gran Mal­vi­na, se­pa­ra­das por una fi­na len­gua de mar y nu­me­ro­sos is­lo­tes. No hay cultivos, so­lo ove­jas, y, des­de siem­pre, pes­ca. Cuan­do es­ta­lló el con­flic­to vi­vían allí unas 2.000 per­so­nas. Pri­me­ro fue­ron es­pa­ño­las, lue­go ar­gen­ti­nas, has­ta que en 1833 Reino Uni­do las to­mó ba­jo su do­mi­nio. Des­de en­ton­ces, su so­be­ra­nía ha cau­sa­do una ex­ten­sa lis­ta de en­fren­ta­mien­tos, has­ta el punto de que en 1965 la ONU con­fir­mó que era un «te­rri­to­rio en dispu­ta» y lla­mó a las dos par­tes a un acuer­do po­lí­ti­co. La pre­gun­ta es: ¿si la so­be­ra­nía era una de­man­da his­tó­ri­ca, por qué la Jun­ta Mi­li­tar de­ci­de in­va­dir­las en ese mo­men­to? ¿Que­rían en­trar en gue­rra o so­lo obli­gar a los in­gle­ses a ne­go­ciar? Pa­ra Can­cio, «to­da­vía hay un gran de­ba­te so­bre es­ta de­ci­sión.

Hay quien sos­tie­ne que la Jun­ta Mi­li­tar te­nía vo­lun­tad ab­so­lu­ta de re­to­mar las is­las na­da más al­can­zar el po­der en di­ciem­bre del 81. La ru­mo­ro­lo­gía apun­ta al al­mi­ran­te Jor­ge Ana­ya, fer­vien­te par­ti­da­rio de la re­cap­tu­ra. Otros pen­sa­mos que hay que en­ten­der­lo des­de el ago­ta­mien­to o la pa­cien­cia po­lí­ti­ca de un país que lle­va mu­chos años in­ten­tan­do ne­go­ciar. A ve­ces, las ac­cio­nes mi­li­ta­res no lle­van ne­ce­sa­ria­men­te a un con­flic­to así, por­que

«Creo que los ar­gen­ti­nos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que irían a una me­sa de ne­go­cia­ción, no a la gue­rra», aña­de sus pre­mi­sas fue­ron no de­rra­mar una so­la go­ta de san­gre y un res­pe­to ab­so­lu­to por las pro­pie­da­des bri­tá­ni­cas. Y se con­si­guió. Yo creo –afir­ma– que los ar­gen­ti­nos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que esa ac­ción los lle­va­ría a una me­sa de ne­go­cia­ción, no a la gue­rra», que tu­vo su an­te­ce­den­te en el lla­ma­do «in­ci­den­te Da­vi­doff», cuan­do es­te em­pre­sa­rio des­em­bar­có con unos obre­ros en una is­la cer­ca­na con ob­je­ti­vos co­mer­cia­les y em­pre­sa­ria­les. El gru­po izó la ban­de­ra Ar­gen­ti­na y es­to en­fa­dó mu­cho a los in­gle­ses. «Es­te su­ce­so fue la ig­ni­ción, el per­cu­tor del con­flic­to –co­men­ta el au­tor–. El in­ci­den­te su­pu­so que el “es­ta­blish­ment” de Lon­dres reac­cio­na­ra, con­ven­ci­dos de que hay una agre­sión y ca­be to­mar me­di­das, lo que im­pli­có un cam­bio en el ta­ble­ro ar­gen­tino y ade­lan­ta­ron la ope­ra­ción. Te­nían que ha­cer­lo en ese mo­men­to por­que hu­bie­ra si­do im­po­si­ble des­pués».

El 2 de abril de 1982 las fuer­zas mi­li­ta­res des­em­bar­ca­ron en Port Stan­ley, re­bau­ti­za­do co­mo Puer­to Ar­gen­tino (en Mal­vi­nas to­do tie­ne do­ble de­no­mi­na­ción, ca­da ac­ci­den­te, ca­da asen­ta­mien­to, po­see dos nom­bres, en in­glés y es­pa­ñol). «La reac­ción de los ar­gen­ti­nos fue muy vis­ce­ral, co­mo son ellos. La Jun­ta ex­plo­tó des­de el mi­nu­to uno el éxi­to de la ope­ra­ción, la gen­te vi­bró por­que te­nía ne­ce­si­dad de bue­nas no­ti­cias, es un pue­blo muy pa­trió­ti­co, pe­ro los he­chos fue­ron muy rá­pi­dos, del 2 al 12 de abril que se es­ta­ble­ce el blo­queo por los sub­ma­ri­nos in­gle­ses, se vi­ve una cier­ta am­bi­güe­dad, ¿va­mos a ne­go­ciar o a pe­lear?». Lo que nun­ca pu­die­ron ima­gi­nar fue la con­tun­den­te res­pues­ta de Mar­ga­ret That­cher an­te la in­va­sión.

«Fue un con­flic­to épi­co, rá­pi­do, im­pre­vis­to, y se em­plea­ron todas las ar­mas», di­ce el au­tor del li­bro

El cru­ce­ro «Bel­grano» se hun­de tras re­ci­bir dos torpe­dos por la ban­da de ba­bor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.