El mi­la­gro de una ba­te­ría de pa­pel

Ha­bla­mos con Neus Sa­ba­té Vizcarra, re­cien­te Pre­mio de Fí­si­ca, In­no­va­ción y Tecnología de la Fun­da­ción BBVA y la res­pon­sa­ble de crear unas ba­te­rías bio­de­gra­da­bles

La Razón (1ª Edición) - - R2 | CIENCIA - Juan Sca­li­ter- Ma­drid

Hay ni­ños, di­ce la le­yen­da, que vie­nen con un pan ba­jo el bra­zo. Del se­gun­do hi­jo de Neus Sa­ba­té Vizcarra se po­dría de­cir que allí es­con­día mu­cho más. Cuan­do es­ta pro­fe­so­ra de in­ves­ti­ga­ción en el Ins­ti­tu­to de Mi­croe­lec­tró­ni­ca de Bar­ce­lo­na (CNM-CSIC) se reali­zó el test de em­ba­ra­zo del que se­ría su se­gun­do hi­jo, al leer las ins­truc­cio­nes se dio cuen­ta de que es­tos dis­po­si­ti­vos lle­va­ban una ba­te­ría. «Pe­ro ca­si na­die se mo­les­ta en leer las ins­truc­cio­nes de re­ci­cla­do de di­chos dis­po­si­ti­vos – nos con­fie­sa Sa­ba­té Vizcarra en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca –. Así fue co­mo, en el gru­po de tra­ba­jo de la uni­ver­si­dad, se nos ocu­rrió que de­bía exis­tir una al­ter­na­ti­va más sos­te­ni­ble pa­ra es­te ti­po de ba­te­rías. Y en el ca­mino de crear­la pa­ra test de em­ba­ra­zo, crea­mos mu­cho más».

Ayer, Sa­ba­té Vizcarra ob­tu­vo otro ga­lar­dón en su ca­rre­ra. Es­ta vez se tra­ta del Pre­mio de Fí­si­ca, In­no­va­ción y Tecnología que ca­da año otor­ga la Fun­da­ción BBVA. Pe­ro ya en 2014 se hi­zo con el ga­lar­dón de la Fun­da­ción Bill & Me­lin­da Ga­tes, que le per­mi­tió desa­rro­llar la pri­me­ra ba­te­ría bio­de­gra­da­ble del mun­do, y un año más tar­de ob­tu­vo el pro­yec­to Con­so­li­da­tor Grants del Con­se­jo de In­ves­ti­ga­ción Eu­ro­peo, pa­ra crear pi­las y ba­te­rías sos­te­ni­bles en dis­po­si­ti­vos de diag­nós­ti­co.

En ese mo­men­to pa­só sus pro­yec­tos al área de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca de la uni­ver­si­dad y co­fun­dó Fue­lium SL, la pri­me­ra em­pre­sa de ba­te­rías de pa­pel pa­ra kits de diag­nós­ti­co.

«Una ba­te­ría de pa­pel es bá­si­ca­men­te una ba­te­ría mi­ni­ma­lis­ta –ex­pli­ca Sa­ba­té Vizcarra– . Es­tá des­pro­vis­ta de to­dos los áci­dos co­rro­si­vos. El pa­pel es el re­ci­pien­te del elec­tro­li­to y lue­go hay dos elec­tro­dos que em­pie­zan a reac­cio­nar cuan­do la pie­za de pa­pel se mo­ja con un flui­do. Y esa reac­ción es lo que ge­ne­ra la ener­gía. Es un for­ma­to sen­ci­llo. Ini­cial­men­te, la desa­rro­lla­mos pa­ra que sea com­pa­ti­ble con los test de em­ba­ra­zo. Una ba­te­ría pa­ra el mó­vil ne­ce­si­ta re­car­gar­se fre­cuen­te­men­te, du­rar mu­cho tiem­po, y pa­ra ello pre­ci­sa ele­men­tos muy com­ple­jos. No­so­tros di­ji­mos “va­mos a ha­cer una de­cons­truc­ción de la ba­te­ría”, co­mo hi­zo Fe­rrán Adriá con su tor­ti­lla de pa­ta­tas, y así crea­mos la ba­te­ría de pa­pel. No es tan bue­na co­mo la de los mó­vi­les, pe­ro cum­ple su fun­ción».

Bá­si­ca­men­te, el pa­pel, al en­trar en con­tac­to con un lí­qui­do, crea una reac­ción que pro­du­ce ener­gía, no es mu­cha y por ello es­ta­mos muy le­jos de lle­var mó­vi­les con ba­te­rías de pa­pel, pe­ro sí la su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar un test de em­ba­ra­zo o ali­men­tar otros dis­po­si­ti­vos mé­di­cos de un so­lo uso. Lo in­tere­san­te es que es­tas ba­te­rías ba­te­rías no po­seen prác­ti­ca­men­te fe­cha de ca­du­ci­dad (en su la­bo­ra­to­rio tie­ne al­gu­nas des­de hace años que si­guen fun­cio­nan­do), siem­pre y cuan­do que no se mo­jen. Pe­ro la de­tec­ción del em­ba­ra­zo es ape­nas una de las apli­ca­cio­nes en las que se pue­de uti­li­zar.

Ge­ne­rar ener­gía

«Es cier­to –ase­gu­ra Sa­ba­té Vizcarra –. Es­te desa­rro­llo se une a otro ti­po de in­ves­ti­ga­ción que es­ta­mos desa­rro­llan­do. Con es­ta ba­te­ría so­lo se pue­de ge­ne­rar ener­gía. Pe­ro la pan­de­mia nos obli­gó a adap­tar­nos y des­cu­bri­mos que po­día­mos ir más allá. Aho­ra es­ta­mos desa­rro­llan­do ba­te­rías que tie­nen sen­so­res, por ejem­plo, me­dian­te el su­dor. Así po­de­mos me­dir di­fe­ren­tes cons­tan­tes en el su­dor, por ejem­plo, de los de­por­tis­tas. Al ge­ne­rar ca­lor, la ba­te­ría in­clu­so po­dría ali­men­tar tests de diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar, co­mo los em­plea­dos pa­ra la de­tec­ción del co­ro­na­vi­rus. La ba­te­ría se ac­ti­va al en­trar en con­tac­to con el lí­qui­do que se desea ana­li­zar, co­mo el agua o la sa­li­va; se ge­ne­ra la reac­ción quí­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra pro­du­cir los 65ºc im­pres­cin­di­bles en es­te ti­po de diag­nós­ti­co y te­ne­mos un test sos­te­ni­ble y eco­nó­mi­co”.

El equi­po de Sa­ba­té Vizcarra si­gue tra­ba­jan­do con otros ti­pos de sen­so­res, co­mo un glu­có­me­tro que uti­li­ce la ener­gía en una go­ta de san­gre pa­ra me­dir el ni­vel de glu­co­sa o un par­che de un so­lo uso pa­ra diag­nos­ti­car fi­bro­sis quís­ti­ca en be­bés me­dian­te el su­dor.

Es­tas ba­te­rías no po­seen prác­ti­ca­men­te fe­cha de ca­du­ci­dad, siem­pre y cuan­do, eso sí, que no se mo­jen

A par­tir de un test de em­ba­ra­zo, Sa­ba­té Vizcarra y su gru­po de tra­ba­jo em­pe­za­ron a dar­le vuel­tas a es­ta ba­te­ría de pa­pel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.