Lo­la Del­ga­do, en­tre En­ri­que Pon­ce, Isa­bel Pan­to­ja y Ca­pi­ta­na Amé­ri­ca

La Razón (1ª Edición) - - R2 | GENTE - Jesús Ami­li­bia

En es­tos tiem­pos de su­per­he­roí­nas de Mar­vel, ella es sin du­da la Ca­pi­ta­na Amé­ri­ca de Sán­chez, su in­des­truc­ti­ble es­cu­do, el freno sin mar­cha atrás, el ca­po­te pa­ra li­diar cual­quier to­ro an­tes de de­vol­ver­lo al co­rral o de es­to­quear­lo con la es­pa­da de la dio­sa Ta­mis, la de los ojos ven­da­dos y el fis­cal Na­va­jas en la li­ga. Que lle­ga el ca­so Di­na, ca­po­ta­zo. Que lle­ga la ca­ja B de Po­de­mos, ca­po­ta­zo. Que lle­gan las que­re­llas por la ges­tión del Co­vid, ca­po­ta­zo. Ella es el ca­po­te de bre­ga del Go­bierno, la En­ri­que Pon­ce de la co­sa, y no lo di­go por­que se es­té di­vor­cian­do (ella so­lo se di­vor­cia­ría de aque­lla con­ver­sa­ción con Vi­lla­re­jo)o es­té lia­da con un jo­ven­ci­to, no. Lo di­go por­que sus me­dias ve­ró­ni­cas, chi­cue­li­nas, gao­ne­ras y lar­gas cam­bia­das no tie­nen par en la Maes­tran­za d=e la Jus­ti­cia. So­lo le fal­ta la voz de Isa­bel Pan­to­ja pa­ra can­tar el inol­vi­da­ble pa­so­do­ble : «Ca­po­te de gra­na y oro/ ale­gre co­mo una ro­sa/ que te abrías an­te el to­ro/ igual que una ma­ri­po­sa. Ca­po­te de va­len­tía/ de su ver­güen­za to­re­ra/ que a su cuer­po se ce­ñía/ lo mis­mo que una ban­de­ra».

No que­da ahí la co­sa, su po­de­río va a más; no se con­for­ma con ser es­cu­do, freno y ca­po­te: re­don­dea la fae­na, fiel al es­ti­lo in­mar­chi­ta­ble del Ni­ño de la Mon­cloa, ador­nán­do­se con re­quie­bros al Go­bierno en la ges­tión del co­ro­na­vi­rus. Di­ce, por ejem­plo, que ac­tuó de for­ma di­li­gen­te y que es «con­tra­rio a la sa­na crí­ti­ca» pen­sar lo con­tra­rio. Es­to­ca­da has­ta la bo­la. Dos ore­jas y ra­bo. Es lo que tie­ne la pan­de­mia: so­lo va­le la crí­ti­ca de­sin­fec­ta­da. El vi­rus te ha afec­ta­do al ce­re­bro si pien­sas que Él fue po­co di­li­gen­te, in­efi­caz o tor­pe a la par que men­daz. Ya di­jo Él sa­bia­men­te tiem­pos atrás, en los pri­me­ros ser­mo­nes de ojos hú­me­dos, que el aná­li­sis de la ges­tión de la pan­de­mia, la crí­ti­ca, la bús­que­da de res­pon­sa­bi­li­da­des, ha­bía que de­jar­la pa­ra cuan­do to­do es­to pa­sa­ra, o sea, que el es­pí­ri­tu crí­ti­co de­bía ser sa­cri­fi­ca­do en la ho­gue­ra de la uni­dad por lo me­nos has­ta que Él aca­be mo­mi­fi­ca­do en el mau­so­leo de la Mon­cloa. España ar­de en fie­bres y gri­tos, sin uni­dad ni un­güen­to. Y ella es la Lo­li­ta de Sán­chez, y no la de Na­bo­kov, y no la de Na­bo­kov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.