Más nue­ves que go­les

Zi­da­ne ne­ce­si­ta ac­ti­var a al­guno de sus de­lan­te­ros su­plen­tes. Por aho­ra, cuen­ta con Jo­vic, Ma­yo­ral y Ma­riano

La Razón (1ª Edición) - - DEPORTES - Jo­sé Agua­do - Ma­drid

Ha­bía que ga­nar el par­ti­do en Anoe­ta con­tra la Real So­cie­dad y Zi­da­ne mi­ró al ban­qui­llo en bus­ca de so­lu­cio­nes. Co­mo el ri­val es­ta­ba apre­tan­do y el equi­po se des­co­sía, ti­ró de Ca­se­mi­ro pa­ra dar fuer­za al cen­tro del cam­po. Co­mo Mo­dric es­ta­ba can­sa­do, dio pa­so a Val­ver­de, que tie­ne más zan­ca­da. Y co­mo Rodry­go ha­cía tiem­po que no apa­re­cía, de­ci­dió sa­car a Mar­vin, un can­te­rano de 20 años pa­ra que hi­cie­se lo mis­mo que el bra­si­le­ño, pe­ro con más oxí­geno.

¿Y Bor­ja Ma­yo­ral y Jo­vic, los dos de­lan­te­ros que te­nía en el ban­qui­llo? «Si tie­nes que cam­biar a un pun­ta no hay pro­ble­ma, pe­ro con otro tie­nes que cam­biar el di­bu­jo y que­ría ju­ga­do­res por ban­da», ase­gu­ró des­pués el en­tre­na­dor fran­cés pa­ra jus­ti­fi­car que en un par­ti­do sin go­les no uti­li­za­se nin­guno de los ju­ga­do­res, en prin­ci­pio, más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra mar­car en el área ri­val. Es co­mo si quie­res de­fen­der un re­sul­ta­do y te ol­vi­das del defensa que tie­nes en el ban­qui­llo.

El pro­ble­ma del Real Ma­drid de ju­gar por las ban­das en Anoe­ta fue que las ve­ces que Vi­ni­cius lle­gó con ve­lo­ci­dad y pe­li­gro por su la­do, ape­nas en­con­tró a quien cen­trar. Por­que so­lía ser Ben­ze­ma quien le da­ba el pa­se en pro­fun­di­dad y des­pués no ha­bía na­die que lle­ga­se al re­ma­te.

La tem­po­ra­da pa­sa­da el de­lan­te­ro fran­cés ter­mi­nó con 27 go­les y des­pués Ser­gio Ra­mos, el defensa y ca­pi­tán, que hi­zo 13; Rodry­go fue el ter­ce­ro, con 7 (3 de ellos en un par­ti­do); Kroos, 6 y Vi­ni­cius, Mo­dric y Ca­se­mi­ro 5. En to­tal mar­ca­ron 22 fut­bo­lis­tas. Y con ese re­par­to y la so­li­dez de­fen­si­va, ter­mi­nó bien la tem­po­ra­da.

La pre­gun­ta que se ha­cen to­dos des­pués del cho­que con­tra la Real So­cie­dad es si le val­drá pa­ra és­ta, so­bre to­do pa­ra com­pe­tir en Eu­ro­pa.

Aho­ra mis­mo Zi­da­ne tie­ne cua­tro de­lan­te­ros, pe­ro só­lo le va­le uno: Ben­ze­ma, que es im­pres­cin­di­ble y que la tem­po­ra­da pa­sa­da ju­gó 48 en­cuen­tros, más que na­die en la plan­ti­lla de Zi­zou. Ma­riano no se va, pe­se a que to­do el mun­do le re­pi­te que se mar­che del club, por­que no va a te­ner mi­nu­tos. Le pa­só el cur­so pa­sa­do, don­de tu­vo un mo­men­to de glo­ria, en el se­gun­do gol que le mar­ca al Bar­ce­lo­na en el Ber­na­béu, y des­pués se pa­só la tem­po­ra­da sin ca­si na­da que ofre­cer. El de­lan­te­ro, sin em­bar­go, con­fía en que si re­sis­te, ga­na. Es de­cir, que si aguan­ta y es ca­paz de no per­der la pa­cien­cia por no ju­gar, le lle­ga­rán sus mi­nu­tos. Pe­ro es que el cur­so pa­sa­do só­lo ju­go 8 par­ti­dos, el que me­nos de la pri­me­ra plan­ti­lla, me­nos, por ejem­plo, que Brahim

Bor­ja Ma­yo­ral ha es­ta­do en el mer­ca­do to­do el ve­rano, en bus­ca de una ofer­ta que con­ven­za a to­dos. El Real Ma­drid sa­be que su can­te­rano es un fut­bo­lis­ta va­lo­ra­do y por el que se pue­de pe­dir una can­ti­dad apre­cia­ble. El plan era tras­pa­sar­lo. El mer­ca­do cie­rra el 4 de oc­tu­bre y se­gún re­cor­dó Zi­da­ne en la con­fe­ren­cia de pren­sa pre­via al par­ti­do con­tra la Real So­cie­dad, «pue­de pa­sar de to­do». Los pla­nes en el fút­bol va­rían se­gún los re­sul­ta­dos y ha­brá que ver có­mo van los par­ti­dos del con­jun­to blan­co has­ta esa fe­cha. El futuro de Bor­ja Ma­yo­ral pue­de cam­biar.

Otro ca­so par­ti­cu­lar es Jo­vic, un de­lan­te­ro fi­cha­do el ve­rano pa­sa­do, jo­ven (22 años) y por el que se pe­lea­ron los gran­des de Eu­ro­pa. Pa­re­cía un buen fi­cha­je, pe­ro no es lo mis­mo el Ein­tracht que el Real Ma­drid y la pre­sión y la ne­ce­si­dad de ju­gar bien en los po­cos mi­nu­tos que vas a te­ner. En In­gla­te­rra ase­gu­ran que el Chel­sea hi­zo una ofer­ta por él es­te ve­rano y que el fut­bo­lis­ta no qui­so ir­se.

De ellos de­pen­de Zi­da­ne por­que no es­tá en los pla­nes del club fi­char nin­gún de­lan­te­ro en lo que que­da de mer­ca­do. Todas las ba­las se guar­dan pa­ra la tem­po­ra­da que vie­ne, con Mbap­pé, Ca­ma­vin­ga y, si se pue­de, Haa­land, cuan­do se es­pe­ra que la pan­de­mia dé un res­pi­ro.

Mien­tras, se con­fía en que con las al­tas lle­guen tam­bién los go­les. La au­sen­cia de Ha­zard es im­por­tan­te, no só­lo por lo que da al jue­go y al des­bor­de con sus re­ga­tes, sino tam­bién por­que es un acre­di­ta­do go­lea­dor y tie­ne que ayu­dar al equi­po co­mo no su­ce­dió du­ran­te la pa­sa­da cam­pa­ña.

Tam­bién se cuen­ta con que Asen­sio no pu­do apor­tar el cur­so pa­sa­do y es uno de los fut­bo­lis­tas de la plan­ti­lla que más go­les tie­ne en sus bo­tas.

REUTERS

Ben­ze­ma, en el sue­lo se la­men­ta en el par­ti­do con­tra la Real So­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.