La in­dig­ni­dad del fis­cal Na­va­jas

La Razón (1ª Edición) - - TV Y COMUNICACI­ÓN -

Na­daNa­da pue­de jus­ti­fi­car el im­pre­sen­ta­ble ata­que del te­nien­te fis­cal del Tribunal Su­pre­mo, Luis Na­va­jas, con­tra dos fis­ca­les de Sa­la en­tre los que se en­con­tra­ba Con­sue­lo Ma­dri­gal, que fue Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do. Con una so­ber­bia y arro­gan­cia in­cla­si­fi­ca­bles les acu­só de es­tar con­ta­mi­na­dos ideo­ló­gi­ca­men­te. No só­lo es una fal­se­dad im­pro­pia de un ju­ris­ta que de­be­ría ser in­de­pen­dien­te y asu­mir el man­da­to constituci­onal, sino que con­tras­ta con su fer­vo­ro­sa en­tre­ga a Do­lo­res Del­ga­do que sí es una Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do con­ta­mi­na­da, ya que an­tes de ocu­par es­te car­go era dipu­tada so­cia­lis­ta y aca­ba­ba de de­jar el mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. No es­pe­ra­ba en Na­va­jas un com­por­ta­mien­to sec­ta­rio y par­ti­dis­ta que so­lo se pue­de en­ten­der co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de su ma­la con­cien­cia. Del­ga­do le man­tie­ne en el car­go has­ta su ju­bi­la­ción, al­go que en­tien­do que agra­dez­ca, y co­mo en De­re­cho no to­do son ver­da­des ab­so­lu­tas e in­con­tro­ver­ti­bles ha de­ci­di­do inad­mi­tir un con­jun­to de que­re­llas al con­si­de­rar que no es po­si­ble atri­buir al Go­bierno de­li­tos de ho­mi­ci­dio o de le­sio­nes por su ges­tión de la pan­de­mia.

No to­dos los fis­ca­les pien­san co­mo él y no por ello se les pue­de des­ca­li­fi­car co­mo si es­tu­vie­ran con­ta­mi­na­dos. No se­ría di­fí­cil adu­cir que quien lo es­tá es él si es­gri­mi­mos la sim­ple­za ar­gu­men­tal que uti­li­za pa­ra ata­car a dos fis­ca­les que tie­nen una tra­yec­to­ria tan bri­llan­te co­mo in­ta­cha­ble. Na­va­jas es es­cla­vo de una cie­ga leal­tad al po­der que le man­tie­ne en el car­go. Es una lás­ti­ma por­que la Fis­ca­lía for­ma par­te del Po­der Ju­di­cial y de­be­ría cum­plir su pa­pel constituci­onal. No ha si­do ni im­par­cial ni ob­je­ti­vo. No sa­bía que la con­di­ción de te­nien­te fis­cal lle­va apa­re­ja­da un co­no­ci­mien­to ju­rí­di­co uni­ver­sal que hace in­ne­ce­sa­rio que es­cu­che a los que tie­nen po­si­cio­nes di­fe­ren­tes a la su­ya. Es­ta­mos asis­tien­do a un gro­se­ro asal­to a las ins­ti­tu­cio­nes que cuen­ta con la ines­ti­ma­ble ayu­da, ade­más, de los que creen que ser­vir al Es­ta­do es lo mis­mo que ha­cer­lo al po­der gu­ber­na­men­tal. Lo que su­ce­de con la Fis­ca­lía no tie­ne pa­ran­gón con eta­pas an­te­rio­res y el equi­po que han for­ma­do Del­ga­do y Na­va­jas me hace in­sis­tir en que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se le pue­de ce­der la ins­truc­ción de los pro­ce­sos. Es­te mis­mo cri­te­rio hay que apli­car en la re­no­va­ción del CGPJ. El PP co­me­te­ría un error his­tó­ri­co si se so­me­te a los in­tere­ses del PSOE, Po­de­mos y los in­de­pen­den­tis­tas. Hay otros Na­va­jas dis­pues­tos a in­sul­tar a una com­pa­ñe­ra y ser­vir a la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.