Vie­jas y nue­vas aris­to­cra­cias

La Razón (1ª Edición) - - TV Y COMUNICACI­ÓN - Jo­sé Agua­do Uli­ses Fuen­te Est­her S. Sie­tei­gle­sias Ja­vier Ors

Se­Se lee el nue­vo en­sa­yo de Ju­lián Casanova, «Una vio­len­cia indómita», y ahí men­cio­na esas so­cie­da­des aris­to­cra­ti­za­das y aris­to­cra­ti­zan­tes de an­tes. Esas oli­gar­quías de gen­te de bue­na ce­pa, co­mo se se­ña­la en tono bur­lón en al­gún clá­si­co es­pa­ñol, «El Bus­cón» o se­me­jan­te, que acu­mu­la­ban una ge­nea­lo­gía de ape­lli­dos y es­cu­dos, pe­ro tam­bién una bue­na­ven­tu­ra de ri­que­zas, pri­vi­le­gios y ne­go­cios, que es lo que los sos­te­nía en la ci­ma. Unos le­ga­dos y he­re­da­des de tí­tu­los, mar­que­sa­dos, ma­yo­raz­gos de va­ria­da ín­do­le que se iban afian­zan­do/per­pe­tuan­do en ca­da ge­ne­ra­ción con amo­res de con­ve­nien­cia y ma­tri­mo­nios opor­tu­nos, que no se­rían muy pro­li­jos en ro­man­ti­cis­mo, pe­ro, cla­ro, a quién le im­por­ta Béc­quer y sus go­lon­dri­nas cuan­do ador­nas el sa­lón con cua­dros de Klimt.

Aque­llas cla­ses al­tas, co­mo apun­ta Casanova, man­te­nían el «po­der so­cial» con su «ac­ce­so a la edu­ca­ción y a las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les». Va­mos, que por Eu­ro­pa exis­tían unos pa­dres preo­cu­pa­dos por im­par­tir a sus vás­ta­gos unos mí­ni­mos cul­tu­ra­les que los dis­tin­guie­ra del co­mún y que in­clu­so da­ba pa­ra en­trar en con­se­jos de mi­nis­tros y has­ta pa­ra que al­guno se con­vir­tie­ra en re­fe­ren­te de lo que fue­ra.

Uno, que ja­más se­rá de los que de­fien­dan ca­non­jías y gra­cias de na­die, pien­sa que igua­li­to que hoy, cuan­do los me­dios te­le­vi­san sin pu­dor a tan­to cha­val con ape­lli­do com­pues­to dan­do la no­ta y con as­pi­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les del ti­po «in­fluen­cer», mo­de­lo y otros ofi­cios de pa­re­ci­da arit­mé­ti­ca.

Hay por aquí unas éli­tes un po­co des­fa­sa­das y en de­cli­ve, que no son ejem­plo de na­da, aun­que aún re­ten­gan pre­ben­das y otras fi­lac­te­rías de ese pa­lo. Pe­ro se va vien­do que en lo úni­co en que son mi­llo­na­rias es en anacro­nis­mos. Lo cier­to es que es­ta­ban así hace ya mu­cho, pro­ba­ble­men­te bas­tan­te, pe­ro aho­ra can­ta. To­do ese am­bien­te re­la­cio­na­do con la tie­rra, el to­reo y otros mun­dos no­bi­lia­rios es­tán ya bas­tan­te ca­du­cos, son muy Lam­pe­du­sa.

Las aris­to­cra­cias rea­les son las que se for­man en las gran­des universida­des, no por­que pue­dan sol­tar la vi­ru­ta pa­ra la ma­trí­cu­la, sino por­que van so­bra­dos de be­cas y mé­ri­tos. O son esos que se atre­ven a in­no­var, ti­po Bill Ga­tes, Ste­ve Jobs o de ese per­fil, que han cam­bia­do el eco­sis­te­ma so­cial. Va­mos, que la edu­ca­ción/for­ma­ción si­gue sien­do la pie­dra an­gu­lar. La di­fe­ren­cia, siem­pre exis­te una, o va­rias, es que, en el pa­sa­do, a esas au­las de pro­fe­so­ra­do tan al­to so­lo ac­ce­dían los que con­ta­ban con un li­na­je ma­te­rial o sim­bó­li­co y aho­ra ac­ce­den los que se lo cu­rran o va­len. Y tal co­mo es­tá el pa­tio, a uno le da que esas éli­tes de an­tes ya no dis­fru­tan de cré­di­to y sus ca­cho­rros van a que­dar pa­ra lo que es­tán, pa­ra ali­men­tar el fa­mo­seo y lle­nar el re­vis­ta­je.

Harvard, uno de los gran­des cen­tros uni­ver­si­ta­rios del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.