Las víc­ti­mas pi­den jus­ti­cia: «Si el Go­bierno hu­bie­ra ac­tua­do an­tes es­ta­rían vi­vos»

Los fa­mi­lia­res de más de 3.275 fa­lle­ci­dos por co­ro­na­vi­rus acu­san a Pe­dro Sán­chez y a to­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te gra­ve por la «ne­gli­gen­cia de sus ac­tos». Otros 2.700 quie­ren ad­he­rir­se: «Pa­ra que no se re­pi­ta ja­más»

La Razón (Cataluña) - - Portada - Por Fernando Cancio y Su­sa­na Cam­po Fo­tos de Con­nie G. San­tos y Miquel González/ Shooting

«Aún re­cuer­do las pa­la­bras de Fernando Simón di­cien­do que es­to era una ton­te­ría», afirma Carolina, que ha per­di­do a su pa­dre

«Mi pa­dre se­gui­ría vi­vo si el Go­bierno hu­bie­se he­cho lo que te­nía que ha­cer. Sa­bían la gra­ve­dad de lo que ocu­rría y no to­ma­ron me­di­das. Aún re­cuer­do las pa­la­bras de Fernando Simón di­cien­do que es­to era una ton­te­ría...». Carolina Ro­jas es una de las mi­les de per­so­nas que han per­di­do a un fa­mi­liar no só­lo por el co­ro­na­vi­rus, sino por lo que con­si­de­ran una ne­gli­gen­cia del Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez. Creen que de ha­ber ac­tua­do an­tes el vi­rus no se hu­bie­se pro­pa­ga­do tan rá­pi­do, no se hu­bie­sen co­lap­sa­do los hos­pi­ta­les y se ha­brían evi­ta­do mu­chas muer­tes. De ahí que mu­chos fa­mi­lia­res se ha­yan su­ma­do a una que­re­lla co­lec­ti­va pre­sen­ta­da an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo con­tra el pre­si­den­te del Go­bierno y to­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros por ho­mi­ci­dio im­pru­den­te gra­ve. Al me­nos 3.268 fa­mi­lia­res de 3.275 víc­ti­mas lo han he­cho (otras 2.700 tie­nen in­ten­ción de ad­he­rir­se) por­que tie­nen cla­ro que adop­ta­ron me­di­das de for­ma «tar­día», sub­ra­yan­do la «ne­gli­gen­cia de sus ac­tos y omi­sio­nes pa­ra con­se­guir fre­nar, re­du­cir y pa­liar los efec­tos de la pan­de­mia». LA RA­ZÓN quie­re po­ner­les nom­bre y ca­ra –a ellos y a sus fa­mi­lias– pa­ra que no sean só­lo un nú­me­ro.

Carolina per­dió a su pa­dre adop­ti­vo, Fernando Or­tiz de Zu­gas­ti Fer­nán­dez, de 87 años, quien se en­con­tra­ba en una re­si­den­cia jun­to a su es­po­sa, Ma­ri Car­men Lla­mas, de 82, y quien, pe­se a su edad, ha su­pe­ra­do la en­fer­me­dad. Ella aún no sa­be que su ma­ri­do ha fa­lle­ci­do, pues con­ti­núa ais­la­da en su ha­bi­ta­ción sin po­der re­ci­bir la vi­si­ta de su fa­mi­lia. Una «trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia», co­mo la de­fi­ne.

Igual que la de mu­chos otros, que coin­ci­den en esa «reac­ción tar­día» del Go­bierno. Co­mo re­pi­ten los hi­jos de Ma­nuel Leal, un guar­dia ci­vil re­ti­ra­do de 72 años que fa­lle­ció en Bar­ce­lo­na a pe­sar de no te­ner pa­to­lo­gías pre­vias y ha­ber en­tra­do por su pro­pio pie a un hos­pi­tal del que nun­ca sa­lió y en el que «le de­ja­ron morir», pues no le ingresaron en la UCI ni tu­vo ac­ce­so a un res­pi­ra­dor. «Que­re­mos jus­ti­cia, por­que a mi pa­dre no nos los van a de­vol­ver. Que no se re­pi­ta ja­más con na­die». Así ex­pli­ca Mon­tse, su hi­ja, por­qué se su­mó a la que­re­lla. «Si le me­ten en la UCI y mue­re lu­chan­do, due­le, pe­ro no le die­ron la po­si­bi­li­dad de lu­char».

Ella y mu­chos otros creen que esa inac­ción ini­cial y la no prohi­bi­ción de ac­tos mul­ti­tu­di­na­rios pro­vo­có un ries­go que de­ri­vó en un «es­trés asis­ten­cial bru­tal», en un co­lap­so sa­ni­ta­rio que im­pi­dió a mi­les de es­pa­ño­les lu­char. Pe­ro tam­po­co exis­tían pla­nes de ac­ción en hos­pi­ta­les o re­si­den­cias.

Es lo que vi­vió –y vi­ve– Carolina. Ha­ce dos años ingresaron a sus pa­dres en una re­si­den­cia de Madrid. Su vi­da era nor­mal. Vi­vían en la mis­ma ha­bi­ta­ción, su fa­mi­lia les vi­si­ta­ba to­das las se­ma­nas... Pe­ro el 8 de mar­zo, to­do cam­bió de un por­ta­zo. «Lle­gué a la re­si­den­cia y es­ta­ba ce­rra­da. Me di­je­ron que ha­bían con­fi­na­do a los in­ter­nos por un con­ta­gio», re­cuer­da apun­tan­do que los res­pon­sa­bles no sa­bían qué ocu­rría, ni có­mo ac­tuar. Un caos que se tra­du­jo en su pa­dre in­gre­sa­do en el hos­pi­tal, en el que fa­lle­ció tres días des­pués. Es­tá «con­ven­ci­da» de que se po­día ha­ber evi­ta­do.

Lo mis­mo opi­nan Mon­tse y Raúl so­bre su pa­dre, Ma­nuel. Ella es la que más de cer­ca ha vi­vi­do to­do, pues re­si­de en Bar­ce­lo­na con David, otro de los her­ma­nos, y su ma­dre, Te­re­sa. «Hay mu­chos co­mo no­so­tros que han su­fri­do es­to y va­mos to­dos a una», apun­ta pa­ra de­jar cla­ro que con es­ta que­re­lla no quie­re una in­dem­ni­za­ción: «Pre­fe­ri­ría que cual­quier di­ne­ro fue­se pa­ra com­prar mas­ca­ri­llas».

En­tre esos «otros» es­tá Po­li­car­po Raúl Cruz Bri­to, de 80 años y quien vi­vía en San­ta Cruz de Te

ne­ri­fe. Se con­ta­gió en el hos­pi­tal en el que ha­bía in­gre­sa­do a raíz de otra pa­to­lo­gía. «No se sa­be quién le con­ta­gio, pe­ro si hu­bie­se ha­bi­do un pro­to­co­lo en los hos­pi­ta­les o si se hu­bie­sen to­ma­do me­di­das des­de el pri­mer mo­men­to es­to no hu­bie­se pa­sa­do. Pe­ro los po­lí­ti­cos de­cían que es­to era co­mo una gri­pe, que no pa­sa­ba na­da». Ha­bla su hi­ja, Ale­jan­dra, quien na­rra su do­lo­ro­sa vi­ven­cia de más de un mes. Su pa­dre es­tu­vo en la mis­ma ha­bi­ta­ción que otro pa­cien­te que te­nía co­ro­na­vi­rus y creen que es quien pu­do con­ta­giár­se­lo. «Te­nía las de­fen­sas dé­bi­les y le po­nen con un in­fec­ta­do... Sien­to im­po­ten­cia, ra­bia...». A él tam­po­co le ingresaron en la UCI, ni tu­vo res­pi­ra­dor ni ella pu­do des­pe­dir­se. Só­lo quie­re, co­mo el res­to, que es­to «sir­va pa­ra que no vuel­va a re­pe­tir­se. Que se se­pa. El da­ño ya me lo han he­cho».

Ade­más de la ma­cro­que­re­lla con­tra el Go­bierno, otros par­ti­cu­la­res han ini­cia­do ac­cio­nes le­ga­les por su cuen­ta

Ade­más de es­ta ma­cro que­re­lla co­lec­ti­va con­tra el pre­si­den­te y sus mi­nis­tros, los par­ti­cu­la­res tam­bién es­tán tra­mi­tan­do otras de­man­das con­tra par­te del Eje­cu­ti­vo, las ad­mi­nis­tra­cio­nes, re­si­den­cias de an­cia­nos o con­tra cen­tros hos­pi­ta­la­rios por omi­sión de so­co­rro o ne­gli­gen­cia mé­di­ca. Es el ca­so de Pe­dro Eu­ge­nio Ca­ro Gu­tié­rrez, abo­ga­do de pro­fe­sión y re­si­den­te en Huel­va, que pi­de res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les al pre­si­den­te del Go­bierno y a cua­tro mi­nis­tros por el fa­lle­ci­mien­to de su sue­gro, un ma­ri­ne­ro ju­bi­la­do de 79 años. Des­de Huel­va res­pon­de a es­te me­dio con el do­lor de ha­ber per­di­do ca­si de la no­che a la ma­ña­na a su sue­gro. De pri­me­ra mano lo sa­be la fa­mi­lia del pri­mer fa­lle­ci­do por la Co­vid-19 en la pro­vin­cia de Huel­va, un ve­cino de Pun­ta Um­bría que fa­lle­ció tras pa­sar por el hos­pi­tal de la ca­pi­tal pro­vin­cial, don­de fue in­gre­sa­do se­ma­na an­tes tras dar po­si­ti­vo por co­ro­na­vi­rus. Su yerno, Pe­dro Ca­ro Gu­tié­rrez, le re­cuer­da co­mo «un hom­bre con gran ca­li­dad de vi­da y una salud de hie­rro». Es­te ma­ri­ne­ro pun­taum­brie­ño a me­dia­dos del mes de mar­zo sin­tió los pri­me­ros sín­to­mas: «So­bre to­do fie­bre, de­li­rios, des­orien­ta­ción y des­coor­di­na­ción», de­ta­lla su yerno. Va­rios días des­pués acu­dió al cen­tro de salud y an­te el te­mor a que su­frie­ra hi­po­xia lo tras­la­da­ron a un hos­pi­tal de Huel­va, don­de fue in­gre­sa­do y don­de al día si­guien­te le hicieron el test de co­ro­na­vi­rus, que dio po­si­ti­vo y en cues­tión de días mu­rió. Su­pe­ra­do el due­lo, ha pues­to en mar­cha una que­re­lla jun­to con otras 20 fa­mi­lias en la que cul­pa al Eje­cu­ti­vo cen­tral, en­tre otras co­sas, de no to­mar me­di­das pe­se a es­tar in­for­ma­do de la le­ta­li­dad del vi­rus y de que la OMS ya ha­bía in­di­ca­do en enero la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir test. La que­re­lla, pre­sen­ta­da an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, va di­ri­gi­da con­tra el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, los vi­ce­pre­si­den­tes, Pa­blo Igle­sias y Car­men Cal­vo, los mi­nis­tros res­pon­sa­bles de la ges­tión de la cri­sis: mi­nis­tra de De­fen­sa, Mar­ga­ri­ta Ro­bles; el mi­nis­tro del In­te­rior, Fernando Gran­de-Mar­las­ka; el mi­nis­tro de Trans­por­tes, Jo­sé Luis Ába­los; y el ti­tu­lar de Sa­ni­dad, Sal­va­dor Illa. Su en­fa­do au­men­ta a me­di­da que ha­bla­mos y re­cuer­da có­mo los miem­bros del Eje­cu­ti­vo ja­lea­ban a la gen­te pa­ra que acu­die­ran a la ma­ni­fes­ta­ción del 8M pe­se a po­ner en ries­go la salud de los es­pa­ño­les. «A prin­ci­pios de mar­zo, aquí en Pun­ta Um­bría, se ce­le­bró un even­to de­por­ti­vo en el que par­ti­ci­pa­ron atle­tas lle­ga­dos de va­rios pun­tos de Eu­ro­pa. ¡No de­bió ce­le­brar­se!», in­sis­te. Pe­dro se refiere al cam­peo­na­to eu­ro­peo de Duatlón que se ce­le­bró en la lo­ca­li­dad onu­ben­se en­tre el 7 y 8 de mar­zo.

La ofen­si­va ju­di­cial no so­lo tie­ne al Go­bierno co­mo ob­je­to. Los cen­tros hos­pi­ta­la­rios y las ad­mi­nis­tra­cio­nes tam­bién es­tán re­ci­bien­do de­nun­cias que abar­can des­de la ne­gli­gen­cia mé­di­ca a la ne­ga­ción de una ca­ma UCI pe­se a con­tar con va­rias li­bres. Es el ca­so de Car­la Domínguez. Con en­te­re­za, pe­ro con la voz un po­co en­tre­cor­ta­da por la emo­ción y el do­lor que su­po­ne re­cor­dar la pér­di­da re­pen­ti­na de su pa­dre, ase­gu­ra que «so­lo quie­ro que se asu­man res­pon­sa­bi­li­da­des». Ha in­ter­pues­to una de­nun­cia a tra­vés del De­fen­sor del Pa­cien­te y en es­tos mo­men­tos es­tá re­co­pi­lan­do to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra con­ti­nuar de ma­ne­ra in­di­vi­dual con las ac­cio­nes le­ga­les per­ti­nen­tes con­tra el Ser­vi­cio Ex­tre­me­ño de Salud por ne­gar­le un res­pi­ra­dor a su pa­dre pe­se a que, se­gún di­ce, ha­bía ca­mas li­bres de UCI en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ba­da­joz. Su his­to­ria es muy pa­re­ci­da a las mu­chas que he­mos es­cu­cha­do es­tos días. «Mi pa­dre re­gre­só de un via­je via­je del Im­ser­so a San­lú­car de Ba­rra­me­da y em­pe­zó a sen­tir­se con mal cuer­po. Em­pe­zó con 37 de fie­bre que fue su­bien­do has­ta lle­gar a 39. Le re­ce­ta­ron pa­ra­ce­ta­mol y no­lo­til, pe­ro no le ba­ja­ba y le afec­tó a pre­sión», des­cri­be. Luís Ma­nuel Domínguez, de 71 años, pa­de­ció la en­fer­me­dad en­tre la se­gun­da y ter­ce­ra se­ma­na de mar­zo, cuan­do el vi­rus en­se­ñó su peor ca­ra. Tras va­rios an­gus­tio­sos días de lla­ma­das cru­za­das en­tre el cen­tro de salud y la fa­mi­lia Domínguez les di­je­ron que in­gre­sa­ban a su pa­dre en el Hos­pi­tal de Za­fra. «La am­bu­lan­cia tar­dó en lle­gar tres ho­ras y cuan­do lle­ga­mos al hos­pi­tal los ce­la­do­res se ne­ga­ron a ac­ce­der a la zo­na su­cia del hos­pi­tal por­que no te­nían EPI», des­cri­be. Se que­dó in­gre­sa­do en el hos­pi­tal por­que le de­tec­ta­ron neu­mo­nía en los dos pul­mo­nes. «La in­ter­nis­ta me di­jo que es­ta­ba muy mal y que es­ta­ban es­pe­ran­do a po­ner­le el tra­ta­mien­to pe­ro has­ta que no tu­vie­ran au­to­ri­za­ción no po­dían». En cues­tión de ho­ras to­do se pre­ci­pi­tó. «Al día si­guien­te me lla­ma­ron y me di­je­ron que en­tró en me­dia pa­ra­da car­día­ca. Ne­ce­si­ta­ba una UCI, un res­pi­ra­dor». Sin em­bar­go, se­gún de­nun­cia Al­ba, a su pa­dre –un hom­bre lleno de vi­ta­li­dad– le ne­ga­ron el tras­la­do al hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ba­da­joz pe­se a con­tar con ca­mas li­bres.

Al­gu­nas re­si­den­cias de per­so­nas ma­yo­res son las que más du­ra­men­te han su­fri­do los em­ba­tes del co­vid-19 en ra­zón de la pro­por­ción de afectados y el nu­me­ro de fa­lle­ci­dos. El vi­rus se lle­vó al pa­dre de Carlos Jo­sé Ve­cino un re­si­den­te de Ga­rro­bi­llas de Al­co­ne­ta. Se­gún cuen­ta du­ran­te más de mes y me­dio dio po­si­ti­vo sin re­ci­bir nin­gún ti­po de tra­ta­mien­to mé­di­co. «He pre­sen­ta­do una que­ja an­te el De­fen­sor del Pue­blo y es­ta­mos re­co­gien­do fir­mas pa­ra pre­sen­tar otra an­te el ayuntamien­to por deu­na

jar­nos des­pro­te­gi­dos». Ase­gu­ra que a su pa­dre lo tras­la­da­ron des­de el ge­riá­tri­co a la Hos­pe­de­ría Puen­te de Al­co­né­tar.» El lu­gar es­ta­ba aban­do­na­do y no es­ta­ba me­di­ca­li­za­do. «Allí se jun­ta­ron po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos sin nin­gún ti­po de con­trol», de­nun­cia.

Es­tos nu­ba­rro­nes ju­di­cia­les ame­na­zan ca­da día más al Go­bierno, por lo que se pre­vé un co­lap­so en los juz­ga­dos que ten­drán que tra­mi­tar cen­te­na­res de de­nun­cias y que­re­llas a raíz de sus ac­tua­cio­nes en los úl­ti­mos me­ses e inac­ti­vi­dad pa­ra com­ba­tir la pan­de­mia. En el pun­to de mi­ra es­tá la ma­ni­fes­ta­ción del 8M y otros even­tos cul­tu­ra­les y de­por­ti­vos que no se can­ce­la­ron. Es pro­ba­ble que mu­chas ac­cio­nes que­den en na­da, por­que la pro­pia juez ha di­cho que es im­po­si­ble es­ta­ble­cer una co­ne­xión di­rec­ta en­tre aque­lla ma­ni­fes­ta­ción y los con­ta­gios. No obs­tan­te, el lío ju­di­cial es­tá ser­vi­do y va pa­ra lar­go.

Los fa­mi­lia­res se han que­re­lla­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.