«Cum­mings­ga­te»: el es­cán­da­lo que ace­cha a John­son

En ple­na pan­de­mia, la pé­si­ma ges­tión de la cri­sis y la de­fen­sa a ul­tran­za de su oscuro ase­sor le han pues­to en con­tra has­ta a su elec­to­ra­do más fiel

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira En 60 Segundos - Ce­lia Ma­za - Lon­dres

En ple­na pan­de­mia la de­fen­sa a su ase­sor le pa­sa fac­tu­ra.

Bo­ris John­son ha de­ja­do de ser el pri­mer mi­nis­tro del pue­blo. Has­ta aho­ra, su ex­cen­tri­ci­dad, ver­bo­rrea y ca­pa­ci­dad ca­ma­leó­ni­ca, co­mo buen po­pu­lis­ta, para de­cir en ca­da es­ce­na­rio aque­llo que la gen­te quiere es­cu­char –sin ne­ce­si­dad de que sea ver­dad, co­mo ocu­rrió du­ran­te la cam­pa­ña del Bre­xit– con­se­guía que el elec­to­ra­do le per­do­na­ra to­do. Has­ta sus orí­ge­nes más que aco­mo­da­dos y su es­tu­dios en la eli­tis­ta uni­ver­si­dad de Ox­ford. Quien si no él ha­bría con­se­gui­do ser al­cal­de de Lon­dres– don­de nun­ca ha­bía ga­na­do an­tes un« tory» –o la vic­to­ria en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en los dis­tri­tos del «Mu­ro Ro­jo» del nor­te de In­gla­te­rra, que des­de laIIGM ha­bían vo­ta­do por los la­bo­ris­tas. En de­fi­ni­ti­va, John­son te­nía co­gi­do per­fec­ta­men­te el pul­so a la ca­lle. Sin em­bar­go aho­ra el pue­blo se sien­te trai­cio­na­do.

La de­fen­sa a ul­tran­za del pri­mer mi­nis­tro a su oscuro ase­sor, Do­mi­nic Cum­mings –ce­re­bro de la cam­pa­ña pro Bre­xit–, des­pués de que Pren­sa ha­ya re­ve­la­do que és­te úl­ti­mo ha vio­la­do las nor­mas del con­fi­na­mien­to, ha crea­do una cri­sis sin pre­ce­den­tes. La po­pu­la­ri­dad del «pre­mier» ha caí­do en pi­ca­do. Su ín­di­ce de apro­ba­ción ha pa­sa­do de +19 a -1 en cua­tro días, se­gún el son­deo rea­li­za­do por Sa­van­ta para «The Te­le­graph».

Y es que, en el se­gun­do país más afec­ta­do del mun­do por la co­vid-19, don­de los muer­tos ro­zan ya los 39.000, los ciu­da­da­nos no con­sien­ten que mien­tras su vi­da ha­ya cam­bia­do por com­ple­to du­ran­te la cua­ren­te­na, el es­tra­te­ga del Go­bierno pue­da ac­tuar co­mo quie­ra sin nin­gún ti­po de re­pre­sa­lia. In­clu­so la ma­yo­ría de los que en su día vo­ta­ron por la sa­li­da de la UE –que siem­pre han vis­to a Cum­mings co­mo el gran gu­rú– con­si­de­ran aho­ra que su pues­to es in­sos­te­ni­ble. El 27 de mar­zo, en pleno con­fi­na­mien­to, el ase­sor reali­zó un via­je de 400 km des­de Lon­dres al nor­te de In­gla­te­rra, des­pués de que tan­to él co­mo su mu­jer desa­rro­lla­ran­sín­to­mas del co­ro­na vi­rus, para ais­lar­se en una pro­pie­dad de su pa­dre «con el ob­je­ti­vo de es­tar cer­ca de su fa­mi­lia para que su hi­jo de 4 años pu­die­ra ser asis­ti­do». El 12 de abril, reali­zó una ex­cur­sión has­ta Bar­nard Castle «para com­pro­bar si su vi­sión era lo su­fi­cien­te­men­te bue­na co­mo para re­gre­sar a Lon­dres con­du­cien­do», se­gún sus pro­pias pa­la­bras.

La pre­sión ha­cia John­son por des­ha­cer­se de su mano de­re­cha, ya no só­lo vie­ne por par­te de la opo­si­ción. Más de cua­ren­ta dipu­tados con­ser­va­do­res han pe­di­do la di­mi­sión y, se­gún los ro­ta­ti­vos, has­ta seis miem­bros del Ga­bi­ne­te han ex­pre­sa­do en pri­va­do sus preo­cu­pa­cio­nes. Sin em­bar­go, el pri­mer mi­nis­tro si­gue de­fen­dien­do con vehe­men­cia a Cum­mings y la de­la

pen­den­cia po­lí­ti­ca que es­tá de­mos­tran­do preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra a su pro­pio equi­po. El gu­rú siem­pre ha si­do un per­so­na­je tre­men­da­men­te pe­cu­liar en la es­ce­na po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca. Y ya no só­lo por sus atuen­dos y por­que acu­de cuan­do le vie­ne en ga­na al Nú­me­ro 10 en chán­dal. El ex «pre­mier» Da­vid Ca­me­ron lle­gó a des­cri­bir­le co­mo un «psi­có­pa­ta con ca­rre­ra». Lo cier­to es que el es­tra­te­ga no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Unos le ven co­mo un loco, ex­cén­tri­co, pe­ro in­te­lec­tual­men­te bri­llan­te. Otros con­si­de­ran que es­tá so­bre­va­lo­ra­do. An­tes de ser ce­re­bro de la cam­pa­ña pro Bre­xit, dirigió la cam­pa­ña para que Reino Uni­do no se unie­ra a la zo­na eu­ro y tra­ba­jó co­mo ase­sor para Mi­chael Go­ve – aho­ra vi­ce­pri­mer mi­nistr o– cuan­do és­te era ti­tu­lar de Edu­ca­ción. De ca­rác­ter ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo, tie­ne ate­mo­ri­za­do al fun­cio­na­ria­do, fun­cio­na­ria­do, ha con­se­gui­do cen­tra­li­zar has­ta ni­ve­les preo­cu­pan­tes el po­der en Dow­ning Street y, a efec­tos prác­ti­cos, es él quien mue­ve ab­so­lu­ta­men­te to­dos los hi­los del Eje­cu­ti­vo. La cues­tión es que el ase­sor an­te­rior­men­te ha­bía de­mos­tra­do ser un ge­nio, ca­paz de en­fu­re­cer y bur­lar a los opo­si­to­res po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, en el Nú­me­ro 10 es­tá sien­do mu­cho me­nos efec­ti­vo. Él, que ha­bía pa­sa­do los úl­ti­mos cua­tro años cri­ti­can­do a las éli­tes hi­pó­cri­tas y acu­san­do a los me­dios de ge­ne­rar una con­tro­ver­sia fal­sa so­bre co­sas que real­men­te im­por­ta­ban al pue­blo, ha per­di­do el pul­so a la ca­lle y se lo ha he­cho per­der al pri­mer mi­nis­tro. Y es­to es lo real­men­te preo­cu­pan­te para John­son, quien en su de­fen­sa acé­rri­ma al es­tra­te­ga es­tá mos­tran­do mo­da­les des­pó­ti­cos que le acer­can pe­li­gro­sa­men­te a Do­nald Trump.

En la rue­da de pren­sa del jue­ves, John­son se mos­tró más que es­qui­vo y al­ti­vo an­te las in­sis­ten­tes pre­gun­tas so­bre la ac­tua­ción de su ase­sor –que si­gue ase­gu­ran­do que fue «ra­zo­na­ble y le­gal»– de­jan­do con la pa­la­bra en la bo­ca a la pe­rio­dis­ta de la BBC. Has­ta en dos oca­sio­nes, el lí­der «tory» evi­tó que los ase­so­res cien­tí­fi­cos y mé­di­cos res­pon­die­ran cuan­do se les plan­teó si la ac­tua­ción de Cum­mings su­pu­so un ries­go para la sa­lud de otros. El mis­mí­si­mo «The Te­le­graph» –bi­blia con­ser­va­do­ra– se­ña­ló que la rue­da de pren­sa se pa­re­ció más a una «con­ver­sa­ción con rehe­nes». La Po­li­cía de Dur­ham (nor­te de In­gla­te­rra) con­clu­yó que al tra­tar­se de «in­frac­ción me­nor», no pre­vén em­pren­der ac­cio­nes en su con­tra. Por lo tan­to, Dow­ning Street ha da­do car­pe­ta­zo ofi­cial al asun­to. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. La cri­sis con­ti­núa.

Mu­chos ana­lis­tas con­si­de­ran que John­son nun­ca ha te­ni­do cla­ro una vi­sión pro­fun­da de lo que quiere ha­cer co­mo «pre­mier». Su an­sia­do sue­ño se cum­plía al en­trar por la puer­ta del Nú­me­ro 10, pe­ro más allá de ello no ha­bía nin­gún plan. Ideo­ló­gi­ca­men­te, siem­pre ha si­do un ca­ma­león, cam­bian­do de ban­do en fun­ción de su pro­pio in­te­rés per­so­nal. Y eso sig­ni­fi­ca que aho­ra es ca­si im­po­si­ble pen­sar en una po­lí­ti­ca con­ser­va­do­ra ac­tual que sea in­con­fun­di­ble­men­te «John­so­nia­na». Es por eso que Cum­mings es tan vi­tal para su Go­bierno. John­son es el que po­ne la ima­gen, pe­ro el gu­rú es quien ela­bo­ra la estrategia. El pro­ble­ma es que am­bos han per­di­do la con­fian­za del pue­blo. Y eso en po­lí­ti­ca nun­ca es bue­na se­ñal.

EFE

El pri­mer mi­nis­tro, Bo­ris John­son, en la puer­ta del Nú­me­ro 10 de Dow­ning Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.