El co­ro­na­vi­rus tam­bién ha afec­ta­do a la mo­da, que se re­plan­tea ya ha­cer sus des­fi­les y co­lec­cio­nes atem­po­ra­les

La cri­sis de la Co­vid-19 ha si­do apro­ve­cha­da por ge­nios co­mo Ar­ma­ni para pe­dir a la in­dus­tria un re­plan­tea­mien­to del mer­ca­do

La Razón (Cataluña) - - Economía - JO­SÉ LUIS DÍEZ-GARDE- MA­DRID

Ha­yHay vo­ces que tie­nen un pe­so fun­da­men­tal y sus de­ci­sio­nes pue­den ha­cer tam­ba­lear has­ta un sis­te­ma tan es­ta­ble­ci­do co­mo el de la mo­da. Es el ca­so de dos gran­des di­se­ña­do­res co­mo Gior­gio Ar­ma­ni y Ales­san­dro Mi­che­le, que han pues­to en sol­fa la ma­ne­ra de pro­ce­der que co­no­cía­mos has­ta es­te mo­men­to: «Aban­do­na­ré el ago­ta­do ri­tual de la es­ta­cio­na­li­dad y los des­fi­les para re­cu­pe­rar una nue­va ca­den­cia», ase­gu­ra­ba ha­ce unos días Mi­che­le, di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci. «Nos en­con­tra­re­mos so­lo dos ve­ces al año para com­par­tir los ca­pí­tu­los de una nue­va his­to­ria». Ar­ma­ni til­da de in­mo­ral la ma­ne­ra de tra­ba­jar ac­tual y con­fir­ma que es­te sep­tiem­bre pre­sen­ta­ría con­jun­ta­men­te sus co­lec­cio­nes de hom­bre y mu­jer, y en enero ha­ría lo pro­pio con su co­lec­ción de cos­tu­ra, Ar­ma­ni Pri­vé. Y no en Pa­rís, co­mo man­dan los cá­no­nes, sino en Mi­lán.

Es­tá cla­ro que va a ser im­po­si­ble pre­sen­tar los des­fi­les co­mo los co­no­cía­mos: «Es­ta­mos tra­ba­jan­do en la con­fi­gu­ra­ción de un for­ma­to de pa­sa­re­la hí­bri­do –pre­sen­cial y vir­tual–, don­de ha­ya asis­ten­cia de pu­bli­co has­ta don­de per­mi­tan las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, y con una par­te vir­tual atrac­ti­va, con di­ver­sos con­te­ni­dos, que nos de­jen lle­gar a to­dos aque­llos que no pue­dan se­guir el even­to pre­sen­cial­men­te», ase­gu­ra Nu­ria de Mi­guel, di­rec­to­ra de Ma­drid Fas­hion Week. Para mu­chos crea­do­res, la idea di­rec­ta­men­te es re­plan­tear­se un sis­te­ma na­ci­do en el si­glo XIX que ape­nas se ha ac­tua­li­za­do: «Hay que re­vi­sar el for­ma­to, pe­ro, so­bre to­do, el sis­te­ma de pro­duc­ción. Los des­fi­les son ar­mas de co­mu­ni­ca­ción que pue­den fun­cio­nar y que se pue­den ha­cer de mu­chas ma­ne­ras, pe­ro don­de hay que fi­jar­se es en la can­ti­dad de tem­po­ra­das que es lo más ob­so­le­to en el sis­te­ma de des­fi­les», ase­gu­ra Mar­ta Blan­co, con­sul­to­ra de mo­da. «Los des­fi­les de­be­rían re­cu­pe­rar su au­tén­ti­co va­lor», apun­ta tam­bién Vi­cen­te Ga­llart, pe­rio­dis­ta y fun­da­dor de eco­lo­ver.li­fe, una web in­de­pen­dien­te des­de la que de­fien­de el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad en es­te sec­tor. «La mo­da no ha que­ri­do pres­tar­le aten­ción al cam­bio cli­má­ti­co y ha te­ni­do que ve­nir una cri­sis co­mo la de la Co­vid-19 para ser­vir de pun­to de in­fle­xión y que to­dos los di­se­ña­do­res se unan para re­cla­mar un rit­mo más cohe­ren­te y rea­lis­ta». Ga­llart ha­ce re­fe­ren­cia a des­ta­ca­dos crea­do­res co­mo Raf Si­mons o Do­me­ni­co Dol­ce y Ste­fano Gab­ba­na, que, jun­to a Ar­ma­ni y Mi­che­le, lle­van tiem­po cues­tio­nan­do un sis­te­ma que les obli­ga a rea­li­zar en al­gu­nos ca­sos más de 10 co­lec­cio­nes al año. «Hay mu­cha ofer­ta para las ne­ce­si­da­des reales», ex­pli­ca­ba Ar­ma­ni en la pu­bli­ca­ción WWD. «Creo que la mo­da adop­ta­rá una vi­sión ca­da vez más sos­te­ni­ble y ho­nes­ta y la for­ma de pre­sen­tar­la irá ín­ti­ma­men­te li­ga­da con su ra­zón de ser», completa la di­se­ña­do­ra Te­re­sa Hel­big. «Di­se­ñar una co­lec­ción re­quie­re su tiem­po y eso la ha­ce va­lio­sa y sig­ni­fi­ca­ti­va. Ha­cer diez co­lec­cio­nes al año para que la gen­te com­pre 20 ca­mi­se­tas ca­da tem­po­ra­da es una pér­di­da de ener­gía, ta­len­to y va­lor».

La tem­po­ra­li­dad

Apa­re­cen en­ton­ces en el ho­ri­zon­te pa­la­bras co­mo «tem­po­ra­li­dad», plan­tea­da ya por Mi­che­le. «Hay que ha­cer co­lec­cio­nes que per­du­ren en el tiem­po», de­fien­de el di­se­ña­dor Moi­sés Nie­to. «Nos edu­can para ter­mi­nar de es­tu­diar, ha­cer una co­lec­ción y apa­re­cer en Pren­sa, y nos ol­vi­da­mos de la estrategia de ven­ta... cons­trui­mos la ca­sa por el te­ja­do». Ar­ma­ni tam­bién de­fen­día una idea pa­re­ci­da: «Tras la Co­vid-19 la gen­te va a que­rer pren­das que du­ren». Ha­ce unos días, y en es­tas mis­mas pá­gi­nas, So­fia Lu­cas, di­rec­to­ra de «Vo­gue Por­tu­gal» apun­ta­ba la mis­ma idea: «Las fir­mas pue­de re­ba­jar su ni­vel de pro­duc­ción y de pre­sen­ta­ción de co­lec­cio­nes al año y qui­zá es­to las ha­ga más creativas». «Ge­ne­ra­mos pro­duc­to fu­gaz y mo­men­tá­neo fru­to de la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de com­prar li­de­ra­da por la ten­den­cia hi­per­con­su­mis­ta con la que con­vi­vi­mos des­de ha­ce años y que hay que rom­per», ase­gu­ra Hel­big. Las cartas es­tán so­bre la me­sa. El co­ro­na­vi­rus no so­lo va a cam­biar nues­tra ma­ne­ra de ves­tir, sino que ha­ce tam­na­lear una de las in­dus­trias más po­de­ro­sas del pla­ne­ta.

EFE

El mun­do de la mo­da, an­te la cri­sis sa­ni­ta­ria, op­ta por me­nos co­lec­cio­nes y más sos­te­ni­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.