No pue­do res­pi­rar

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Re­yes Mon­for­te

La­sLas olas de vio­len­cia no vie­nen de un mar en cal­ma. El racismo, el odio, la ira son ma­reas que van cam­bian­do por las fuer­zas de atrac­ción gra­vi­ta­to­ria de la Lu­na y el Sol so­bre la Tie­rra y, de­pen­dien­do de ellas, suben o ba­jan. Así ac­túa el odio, co­mo cé­du­las dur­mien­tes del ISIS. Es­tá te­ji­do en el en­gra­na­je de la so­cie­dad, es­pe­ran­do el mo­men­to idó­neo pa­ra aflo­rar. Es una bes­tia dur­mien­te que, cuan­do des­pier­ta, es mor­tal por­que nos as­fi­xia. Las re­vuel­tas ca­lle­je­ras en Es­ta­dos Uni­dos no son una ola de vio­len­cia, es un con­ti­nuo flu­jo de ren­cor, las ma­reas que es­con­den pe­li­gros aga­za­pa­dos en el fon­do del mar que so­lo se mues­tran cuan­do sa­len a la su­per­fi­cie con una fuer­za de­vas­ta­do­ra. Aho­ra ese odio ha emer­gi­do por la muer­te de Geor­ge Floyd en Mi­neá­po­lis a ma­nos de la po­li­cía. An­tes fue­ron las muer­tes de Eric Gar­ner, Mi­chael Brown, Al­ton Ster­ling, Sam Du­bo­se, Fred­die Gray, Te­ren­ce Crut­cher, Phi­lan­do Cas­ti­le… Una he­ri­da abier­ta que no ci­ca­tri­za por­que no de­ja de san­grar. Cuan­do Floyd im­plo­ra­ba que no po­día res­pi­rar por­que un po­li­cía opri­mía su cuer­po con­tra el sue­lo, esa fuer­za nos sub­yu­ga­ba a to­dos, im­pi­dién­do­nos res­pi­rar.

Es­te año con­me­mo­ra­mos el 75 aniver­sa­rio de la li­be­ra­ción del cam­po de con­cen­tra­ción y ex­ter­mi­nio de Ausch­witz. El pro­fe­sor ale­mán de His­to­ria, Arnd Bauer­kam­per, co­men­ta­ba que el pa­sa­do na­zi to­da­vía si­gue con no­so­tros, con Eu­ro­pa y con el mun­do. Pri­mo Le­vi tam­bién lo ad­vir­tió: «Ocu­rrió. En con­se­cuen­cia, pue­de vol­ver a ocu­rrir. Es­to es la esen­cia de lo que te­ne­mos que de­cir. Pue­de ocu­rrir, y pue­de ocu­rrir en cual­quier lu­gar». So­mos adic­tos a lo que nos des­tru­ye. Irres­pi­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.