NUN­CA UN PRE­MIO FUE TAN ME­RE­CI­DO

El ju­ra­do ha otor­ga­do el de la Con­cor­dia al per­so­nal sa­ni­ta­rio en re­co­no­ci­mien­to a su la­bor en la cri­sis del co­vid «por su en­tre­ga in­con­di­cio­nal, ha­cien­do fren­te a lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo sin con­tar, en oca­sio­nes, con el equi­pa­mien­to ade­cua­do»

La Razón (Cataluña) - - Portada - Por Jo­sé L. Lo­bo - Ma­drid Fotografía­s de Je­sús G. Fe­ria

La la­bor de los sa­ni­ta­rios que es­tán en pri­me­ra lí­nea con­tra el co­ro­na­vi­rus fue pre­mia­da con el Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia. Agra­de­cen la dis­tin­ción aun­que sub­ra­yan que «nos he­mos ju­ga­do la vi­da por no es­tar pro­te­gi­dos». En la ima­gen, Vir­gi­na, una en­fer­me­ra de Ur­gen­cias.

El ju­ra­do del Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia otor­gó ayer el ga­lar­dón al per­so­nal sa­ni­ta­rio que ha es­ta­do y es­tá en pri­me­ra lí­nea con­tra la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Y lo hi­zo por­que, a su jui­cio, esos mi­les de pro­fe­sio­na­les han es­ta­do «ex­pues­tos a una al­ta y agre­si­va car­ga vi­ral», y por­que su «en­tre­ga in­con­di­cio­nal, ha­cien­do fren­te a lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo sin con­tar, en oca­sio­nes, con el equi­pa­mien­to y los me­dios ma­te­ria­les ade­cua­dos, re­pre­sen­ta un ejer­ci­cio de vo­ca­ción de ser­vi­cio y de ejem­pla­ri­dad ciu­da­da­na». El ju­ra­do, ade­más, des­ta­có el «he­roi­co es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio» de los ga­lar­do­na­dos, que han asu­mi­do «gra­ves ries­gos y cos­tes per­so­na­les».

Flo­ren­tino Pé­rez Ra­ya, pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría, no ocul­ta­ba ayer su fe­li­ci­dad. «Es una gran sa­tis­fac­ción y, sin du­da, la no­ti­cia es­tá lle­van­do ya ale­gría a los co­ra­zo­nes de to­dos los pro­fe­sio­na­les que es­tán aho­ra, en es­te pre­ci­so mo­men­to, lu­chan­do con­tra es­te vi­rus que tan­to da­ño ha pro­vo­ca­do. Los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios se lo han ga­na­do, y per­mí­ta­me que ten­ga una men­ción es­pe­cial pa­ra las en­fer­me­ras. He­mos si­do la pro­fe­sión sa­ni­ta­ria más ex­pues­ta por nues­tra cer­ca­nía a la ho­ra de aten­der a los pa­cien­tes, por­que gran par­te de nues­tra la­bor, fun­da­men­ta­da en los cui­da­dos, se de­sa­rro­lla a pie de ca­ma, en la asis­ten­cia y el se­gui­mien­to do­mi­ci­lia­rio y en las re­si­den­cias so­cio­sa­ni­ta­rias».

«Se han de­ja­do la piel»

Pé­rez Ra­ya, sin em­bar­go, tam­po­co ha aho­rra­do crí­ti­cas por la fal­ta de ma­te­rial ade­cua­do y la es­ca­sez de per­so­nal de en­fer­me­ría pa­ra ha­cer fren­te a la pan­de­mia. «Los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios se han de­ja­do la piel, y por el ca­mino que­dan mu­cho su­fri­mien­to, de­ce­nas de mi­les de con­ta­gios y más de se­sen­ta muer­tes de com­pa­ñe­ros. Es­te es un re­co­no­ci­mien­to al es­fuer­zo ti­tá­ni­co que han lle­va­do a ca­bo do­blan­do tur­nos, re­nun­cian­do a des­can­sos y a fi­nes de se­ma­nas y fes­ti­vos por no de­jar ni un so­lo pa­cien­te sin aten­der. A es­to hay que su­mar­le el te­ner que ha­ber pres­ta­do la asis­ten­cia sin el ma­te­rial de se­gu­ri­dad ade­cua­do, ju­gán­do­se sus vi­das al no es­tar lo su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­dos y sin te­ner ac­ce­so a los test pa­ra con­fir­mar po­si­bles con­ta­gios. Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar (aña­de) el mie­do al vol­ver a ca­sa con sus fa­mi­lias sin sa­ber si eran o no un fo­co de con­ta­gio. Lo he­mos da­do to­do, co­mo siem­pre he­mos he­cho». Fi­nal­men­te, el pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría aña­di­de que «el dé­fi­cit de en­fer­me­ras que su­fre Es­pa­ña des­de ha­ce más de 40 años ha cau­sa­do gran­des di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de pres­tar la aten­ción sa­ni­ta­ria, has­ta el pun­to de que de­bie­ron con­tra­tar a es­tu­dian­tes de En­fer­me­ría y ju­bi­la­dos. Te­ne­mos un 40% me­nos de en­fer­me­ras que la me­dia eu­ro­pea, y es­to ha he­cho que la so­bre­car­ga asis­ten­cial, ya de por sí du­rí­si­ma en cual­quier pan­de­mia, en Es­pa­ña ha­ya si­do in­sos­te­ni­ble, cau­san­do ver­da­de­ros es­tra­gos psi­co­ló­gi­cos en mu­chos pro­fe­sio­na­les. Es­pe­ra­mos que los po­lí­ti­cos, los go­bier­nos y las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias to­men no­ta y co­rri­jan los gran­des erro­res co­me­ti­dos pa­ra que un po­si­ble re­bro­te no vuel­va a te­ner el cos­te en su­fri­mien­to y vi­das que ha su­pues­to el Co­vid19».

El ju­ra­do ar­gu­men­tó que los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, «con un es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio per­so­nal so­bre­sa­lien­te en fa­vor de la sa­lud pú­bli­ca y del bie­nes­tar del con­jun­to de la so­cie­dad, se han con­ver­ti­do ya en un sím­bo­lo de la lu­cha con­tra la ma­yor pan­de­mia glo­bal que ha aso­la­do a la hu­ma­ni­dad des­de el úl­ti­mo si­glo». El Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de la Con­cor­dia fue fa­lla­do por un ju­ra­do que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de es­tos pres­ti­gio­sos ga­lar­do­nes, se ha reuni­do y vo­ta­do de for­ma te­le­má­ti­ca. El re­co­no­ci­mien­to es­tá de­di­ca­do a dis­tin­guir «la la­bor de de­fen­sa y ge­ne­ra­li­za­ción de los de­re­chos hu­ma­nos,

del fo­men­to y pro­tec­ción de la paz, de la li­ber­tad, de la so­li­da­ri­dad, del pa­tri­mo­nio mun­dial y, en ge­ne­ral, del pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad». Juan Gon­zá­lez Ar­men­gol, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Ur­gen­cias y Emer­gen­cias (Se­mes), re­co­no­ció a LA RA­ZÓN que es­te pre­mio, «al igual que los aplau­sos de to­dos los días, es un re­co­no­ci­mien­to que agra­de­ce­mos de bue­na fe y de bue­na ga­na, por­que lo con­ce­de una ins­ti­tu­ción tan im­por­tan­te co­mo la Co­ro­na, en es­te ca­so, per­so­ni­fi­ca­da en la Prin­ce­sa de As­tu­rias».

Y sub­ra­ya: «Des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal, es una mez­cla de frus­tra­ción y tris­te­za por la tra­ge­dia que he­mos vi­vi­do, por­que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ga­nar y se nos ha muer­to bas­tan­te gen­te, aun­que tam­bién he­mos ayu­da­do a sal­var vi­das. Pe­ro es­ta­mos tris­tes por­que al­gu­nos com­pa­ñe­ros han fa­lle­ci­do, y otros es­tán con gra­ves con­va­le­cen­cias. Fí­si­ca­men­te, nos sen­ti­mos can­sa­dos, sa­lía­mos de una epi­de­mia de gri­pe y nos he­mos en­con­tra­do con una ca­tás­tro­fe por un agen­te bio­ló­gi­co tre­men­da­men­te agre­si­vo. Y ade­más (sos­tie­ne) aho­ra de­be­mos re­to­mar nues­tra ac­ti­vi­dad des­do­blan­do los ser­vi­cios pa­ra ofre­cer aten­ción di­fe­ren­cia­da a los pa­cien­tes con sos­pe­cha de Co­vid-19, aun­que a día de hoy los con­ta­gios nue­vos prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do, y a los que no lo son. Eso su­po­ne pa­ra no­so­tros do­ble tra­ba­jo, por­que no te­ne­mos un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. La nues­tra no es una es­pe­cia­li­dad re­co­no­ci­da».

JE­SÚS G. FE­RIA

El pre­mio re­co­no­ce «el he­roi­co es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio» de los sa­ni­ta­rios, que han asu­mi­do «gra­ves ries­gos y cos­tes per­so­na­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.