In­de­pen­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes

El ni­vel de in­de­pen­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes es vi­tal, si que­re­mos que cons­ti­tu­yan, sin es­tri­den­cias, coor­di­na­das, la ba­se de nues­tra con­vi­ven­cia

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Luis Ale­jan­dre Ge­ne­ral (R)

Nues­traCons­ti­tu­ción­con­tem­plaNues­traCons­ti­tu­ción­con­tem­pla las ins­ti­tu­cio­nes des­de muy di­ver­sos án­gu­los, ju­rí­di­cos, mi­li­ta­res o cul­tu­ra­les, aun­que no las de­fi­na. En su preám­bu­lo ci­ta el «pro­te­ger a to­dos los es­pa­ño­les y pue­blos de Es­pa­ña en el ejer­ci­cio de los de­re­chos hu­ma­nos, sus cul­tu­ras y tra­di­cio­nes, len­guas e ins­ti­tu­cio­nes». Vuel­ve a re­fe­rir­se a ellas en el ar­tícu­lo 56.1 cuan­do se­ña­la que «El Rey es el Jefe del Es­ta­do, sím­bo­lo de su uni­dad y per­ma­nen­cia, ar­bi­tra y mo­de­ra el fun­cio­na­mien­to re­gu­lar de las ins­ti­tu­cio­nes».

No des­cu­bro na­da al de­cir que cons­ti­tu­yen, jun­to al vo­to uni­ver­sal, la cla­ve de bóveda de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, por lo que con­lle­van y en­tra­ñan res­pec­to a or­den, jus­ti­cia, or­ga­ni­za­ción, te­ji­do so­cial, re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, de­re­chos y de­be­res; pe­ro so­bre to­do ga­ran­ti­zan­do las li­ber­ta­des y de­re­chos fun­da­men­ta­les que con­tem­pla el Ca­pí­tu­lo IV de nues­tra Car­ta. Pa­ra es­ta ga­ran­tía, las ins­ti­tu­cio­nes ne­ce­si­tan ac­tuar con in­de­pen­den­cia. No hay li­ber­tad si se rom­pe es­ta. Si en­tre los po­de­res del Es­ta­do, el Eje­cu­ti­vo ab­sor­be fun­cio­nes del ju­di­cial o del le­gis­la­ti­vo, quie­bra el ne­ce­sa­rio equi­li­brio, rom­pe la es­truc­tu­ra. El fin po­drá jus­ti­fi­car los me­dios, pe­ro so­lo se apro­ve­cha­ran de ello los ca­na­llas y los pi­llos. Des­apa­re­cen los con­tra­pe­sos y las pon­de­ra­cio­nes; se ha­cen im­po­si­bles los con­sen­sos; se ma­ni­pu­lan y pros­ti­tu­yen con­cien­cias.

Es la sel­va, en la que, fue­ra de su ám­bi­to na­tu­ral, pa­cen in­cau­tos y man­sos bo­rre­gos, in­cons­cien­tes del pe­li­gro que co­rren de ser de­vo­ra­dos por sus de­pre­da­do­res amos.

No es ne­ce­sa­rio que en­tre en ma­ni­pu­la­cio­nes de al­to ni­vel co­mo las de RTVE, CIS, CNI, CNMC, o la que aho­ra hie­re con sa­ña a la Guar­dia Ci­vil.

Me apo­yo en sen­so­res más mo­des­tos que ex­pli­can has­ta qué ex­tre­mos ha lle­ga­do la ma­ni­pu­la­ción. La pren­sa lo­cal es –y ha si­do en es­tas du­ras se­ma­nas– fun­da­men­tal ele­men­to de in­for­ma­ción y so­bre to­do de cohe­sión. Co­noz­co las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que atra­vie­sa, es­pe­cial­men­te en sus edi­cio­nes im­pre­sas. Se ali­men­ta jun­to a in­for­ma­cio­nes de pro­fe­sio­na­les, de co­la­bo­ra­do­res no re­tri­bui­dos que la en­ri­que­cen. Son tam­bién sen­so­res. Ten­go cons­tan­cia feha­cien­te de cen­su­ras de ar­tícu­los crí­ti­cos con la ges­tión de la Co­vid-19, por­que pe­sa­ba más la pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, que la li­ber­tad ciu­da­da­na de ex­pre­sar opi­nio­nes. Es­te mis­mo día, in­ser­ta­ba a do­ble pá­gi­na, cua­tro ca­ras y gran­des ti­tu­la­res, el arries­ga­do tí­tu­lo de «SA­LI­MOS MÁS FUER­TES», tras de­jar a más de 43.000 com­pa­trio­tas que no han sa­li­do pre­ci­sa­men­te más fuer­tes. No de­ja de ser una cruel for­ma de coar­tar nues­tras li­ber­ta­des im­pi­dien­do el ac­ce­so a di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta, que no te­ne­mos por­qué com­par­tir. «Tu si­gue cri­ti­cán­do­me y man­da­rás a tu plan­ti­lla al ERTE o al ERE», avi­san su­til­men­te.

Por ca­sua­li­da­des de la vi­da la cam­pa­ña a la que da ima­gen Em­ma Suá­rez, abrien­do cor­ti­nas son­rien­do en ca­sa, con el jo­ven que con su bi­ci­cle­ta ba­ja las es­ca­le­ras, se ha fil­ma­do en Pal­ma. Dos días de ro­da­je, ocho ac­to­res y una de­ce­na de fi­gu­ran­tes en un edi­fi­cio de El Te­rreno, un her­mo­so ba­rrio de la ciu­dad. El spot ha si­do coor­di­na­do y rea­li­za­do por las agen­cias Ogilvy y Twenty­fou­rSe­ven afin­ca­das en Ma­llor­ca, de la mano de sus res­pon­sa­bles, el sue­co An­ders Hall­berg y el in­glés Ri­chard Webb y cu­bier­ta por un pre­su­pues­to de 4.826.700 eu­ros. ¡Por su­pues­to, ellos han sa­li­do más fuer­tes! Ya se pa­ga­ron cua­tro y me­dio por la an­te­rior cam­pa­ña «Es­te vi­rus lo pa­ra­mos uni­dos» y se nos ame­na­za con una ter­ce­ra cam­pa­ña a fin de mes. En Pal­ma, en­can­ta­dos.

Por su­pues­to no pi­do que las Ins­ti­tu­cio­nes con su in­de­pen­den­cia sean «es­ta­dos den­tro del Es­ta­do». Pe­ro pi­do que la uni­dad de ac­ción y coordinaci­ón en­tre ellas, ha­gan in­ne­ce­sa­rios a los im­pres­cin­di­bles (¡yo, o el caos!) y a los «sal­va­do­res de la pa­tria».

Com­pren­do que una si­tua­ción co­mo la vi­vi­da re­cien­te­men­te es ex­tra­or­di­na­ria y de­man­da so­lu­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias. Pe­ro ello no de­be con­lle­var un ata­que en­cu­bier­to y a pla­zo, pa­ra so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes que cons­ti­tu­yen nues­tro Es­ta­do de De­re­cho. Re­mo­de­lar una fun­da­men­tal co­mo la Guar­dia Ci­vil, en pleno es­ta­do de alar­ma, con la ex­cu­sa de la ne­ce­sa­ria con­fian­za, no de­ja de ser un gra­ve error de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles. Y co­men­zar la re­mo­de­la­ción por una de sus cin­cuen­ta y tan­tas Co­man­dan­cias, una ma­la ex­cu­sa.

Es co­mo si los mis­mos días en que de­be­ría ju­gar­se una ex­tra­or­di­na­ria «fi­nal four» en Es­tam­bul, con la ten­sión pues­ta en con­se­guir una nue­va Co­pa de Eu­ro­pa y la im­pres­cin­di­ble in­yec­ción eco­nó­mi­ca que re­pre­sen­ta, Flo­ren­tino Pé­rez anun­cia­se a bom­bo y pla­ti­llo una pro­fun­da re­mo­de­la­ción de las es­truc­tu­ras del Real Ma­drid, co­men­zan­do por des­ti­tuir al en­tre­na­dor del Cas­ti­lla B, pro­vo­can­do con ello, por so­li­da­ri­dad, la pe­ti­ción de res­ci­sión de con­tra­to del en­tre­na­dor del pri­mer equi­po, Zi­da­ne.

El ni­vel de in­de­pen­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes es vi­tal, si que­re­mos que cons­ti­tu­yan, sin es­tri­den­cias, coor­di­na­das, la ba­se de nues­tra con­vi­ven­cia.

Com­pren­do que una si­tua­ción co­mo la vi­vi­da re­cien­te­men­te es ex­tra­or­di­na­ria y de­man­da so­lu­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias. Pe­ro ello no de­be con­lle­var un ata­que en­cu­bier­to y a pla­zo, pa­ra so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes que cons­ti­tu­yen nues­tro Es­ta­do de De­re­cho»

BA­RRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.