El Mono

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Ma­ría Jo­sé Na­va­rro

ElEl sie­te de ma­yo de 2000 fue un día muy tris­te. Su­ce­dió una de esas co­sas que pro­du­cen en un sen­ti­mien­to de tris­te­za in­des­crip­ti­ble, se­gu­ra­men­te exa­ge­ra­do, pe­ro in­ten­so y de ver­dad. El Club Atlé­ti­co de Ma­drid des­cen­día a Se­gun­da Di­vi­sión por se­gun­da vez en su his­to­ria. Se sue­le con­tar que ese des­cen­so se de­bió a la in­ter­ven­ción ju­di­cial mo­ti­va­da por la in­ves­ti­ga­ción de los de­li­tos impu­tados a Gil más que a una fal­ta de ca­li­dad en los ju­ga­do­res pe­ro, va­mos a de­jar­nos de rollos. Lo que pa­só tie­ne un so­lo res­pon­sa­ble que se lla­ma­ba Je­sús Gil. Aquel ve­rano, sin em­bar­go, el Atle­ti au­men­tó un 68% su nú­me­ro de abo­na­dos. Un mi­la­gro, un ca­so de fi­de­li­za­ción que aún se es­tu­dia en al­gu­nas au­las con gen­te que sa­be de nú­me­ros que suben en tiem­pos sin otra ex­pli­ca­ción que el sen­ti­mien­to. Aquel ve­rano, me chu­pé una co­la de tre­ce ho­ras en el Cal­de­rón, año­ra­do Cal­de­rón. La tem­po­ra­da pa­sa­da ha­bía ti­ra­do el abono al río, har­ta de tan­to bo­chorno en el pal­co. Pe­ro, qué le­ches, en ese mo­men­to ha­bía que apre­tar. Lle­go a ha­cer tre­ce ho­ras de co­la por sal­var mi vi­da y aca­bo re­fun­fu­ñan­do, fi­jo, pe­ro aquel día lo re­cor­da­ré siem­pre por la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad, de es­tar per­dien­do el tiem­po con gen­te en la que te re­co­no­ces. Cuan­do ya en­fi­la­ba las es­ca­le­ras den­tro del cam­po an­tes de lle­gar a las ofi­ci­nas, una me­le­na de­ba­jo de una go­rra, apa­re­ció de la na­da. Un ti­po ru­do con acen­to de ser, sin du­da, de Mar del Pla­ta y con un in­di­si­mu­la­ble amor por el ba­rrio de Ca­ba­lli­to, don­de tie­ne su se­de el Fe­rro, el Club Fe­rro Ca­rril Oes­te. Sa­lió el Mono Bur­gos a dar­nos las gra­cias a to­dos aque­llos que per­di­mos tre­ce ho­ras ha­cien­do co­la y me pa­re­ció el per­fec­to the end pa­ra un día que ja­más ol­vi­da­ré. Ad­mi­ra­do, que­ri­do, Ger­mán: que re­gre­se pron­to to­da esa ale­gría que pro­por­cio­nas, que seas to­do lo fe­liz que me­re­ces y cuan­do vuel­vas ha­brá ce­le­bra­ción de tí­tu­lo. Abra­zo de gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.