La vi­da en ur­gen­cias de la en­fer­me­ra Vir­gi­nia

Dar una res­pues­ta rá­pi­da y de­ci­da es una de las cla­ves de su tra­ba­jo, ade­más de la em­pa­tía con el pa­cien­te y el tra­ba­jo en equi­po

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - Ana Abi­zan­da-

La cri­sis sa­ni­ta­ria ha sa­ca­do a la luz una pro­fe­sión que an­tes era bas­tan­te anónima y cu­yos pro­fe­sio­na­les so­lían huir de los fo­cos. La im­por­tan­cia de su tra­ba­jo du­ran­te es­tos días pa­ra la so­cie­dad ha he­cho que to­dos que­ra­mos sa­ber más de su la­bor co­mo una for­ma de re­co­no­ci­mien­to a lo que han he­cho y si­guen ha­cien­do en el día a día. Los ser­vi­cios de en­fer­me­ría de Ur­gen­cias en un hos­pi­tal se ca­rac­te­ri­zan por pi­cos de tra­ba­jo irre­gu­la­res, pa­cien­tes que pue­den pre­sen­tar va­rias pa­to­lo­gías a la vez y, so­bre to­do, la ne­ce­si­dad de dar una res­pues­ta rá­pi­da y de­ci­di­da cuan­do la si­tua­ción lo re­quie­re. No hay una es­pe­cia­li­dad con­cre­ta en en­fer­me­ría pa­ra desa­rro­llar es­te tra­ba­jo, por lo que la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les han ad­qui­ri­do sus co­no­ci­mien­tos gra­cias a la ex­pe­rien­cia. En­tre las cua­li­da­des más des­ta­ca­das que de­be­rían te­ner fi­gu­ran la em­pa­tía y la res­pon­sa­bi­li­dad, el tra­ba­jo en equi­po y una al­ta to­le­ran­cia al es­trés. LA RA­ZÓN ha ha­bla­do con una de es­tas pro­fe­sio­na­les pa­ra que nos cuen­te qué ha su­pues­to en su vi­da y en su tra­ba­jo la apa­ri­ción del co­ro­na­vi­rus.

Vir­gi­nia Es­pi­no­sa tra­ba­ja co­mo en­fer­me­ra de Ur­gen­cias en el hos­pi­tal Puer­ta de Hie­rro de Ma­ja­dahon­da. Co­men­zó su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en 2008, y des­de en­ton­ces ha pa­sa­do por UCI, Ur­gen­cias, plan­ta, el ser­vi­cio de Emer­gen­cias del 112... En el Puer­ta de Hie­rro lle­va des­de 2009. Ha­bi­tual­men­te, los tur­nos en su ser­vi­cio son de 7-10 ho­ras, pe­ro ella tie­ne re­duc­ción de jor­na­da por­que es ma­dre de una ni­ña pe­que­ña. De­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des del hos­pi­tal, va a tra­ba­jar de tar­de o de no­che.

Po­ner­se al día

A Vir­gi­nia le gus­ta «sa­lir con tiem­po» al tra­ba­jo. Lo tie­ne cer­ca de ca­sa, pe­ro nun­ca se sa­be qué pue­de pa­sar por el ca­mino. Lo pri­me­ro que ha­ce al lle­gar es po­ner­se el uni­for­me, a lo que aho­ra tie­ne que su­mar mas­ca­ri­lla y guan­tes por el co­ro­na­vi­rus. En los mo­men­tos más ál­gi­dos de la cri­sis su­ma­ba ba­ta pro­tec­to­ra y ga­fas. Su ser­vi­cio de ur­gen­cias es muy gran­de, ya que atien­den a pa­cien­tes gra­ves, in­ter­me­dios y le­ves. Por eso, lo más im­por­tan­te na­da más lle­gar es po­ner­se al día de los pa­cien­tes que van a es­tar a su cui­da­do. Nor­mal­men­te, el com­pa­ñe­ro al que re­le­va le de­ja una no­ta don­de le in­for­man de la si­tua­ción de los en­fer­mos, pe­ro tam­bién con­sul­ta el or­de­na­dor,

Es muy cu­rio­so que los días más fuer­tes de la cri­sis so­lo aten­día­mos co­vid, lo nor­mal son in­far­tos, ic­tus y ac­ci­den­tes»

Lo peor ha si­do ver a la gen­te mo­rir so­la. Ya era tris­te an­tes, por­que pien­sas en sus vi­das... Se me en­co­ge el al­ma»

don­de es­tá to­do por es­cri­to. Y pre­gun­ta a los mé­di­cos por si hu­bie­ra al­gu­na no­ve­dad im­por­tan­te. Tras in­for­mar­se de to­do, pre­pa­ra la me­di­ca­ción que ne­ce­si­tan los pa­cien­tes. Es el mo­men­to de pa­sar por to­das las ca­mas y ha­blar con ellos: «Me pre­sen­to y veo có­mo es­tán», y les «to­mo las cons­tan­tes vi­ta­les» (ten­sión y sa­tu­ra­ción de oxí­geno).

Pe­ro es un ser­vi­cio de ur­gen­cias y es­ta ta­rea se pue­de ver in­te­rrum­pi­da con la lle­ga­da de nue­vos pa­cien­tes. Cuan­do eso ocu­rre, «hay que pa­rar un mo­men­to». Tras la va­lo­ra­ción ini­cial de los mé­di­cos pa­san a ver al pa­cien­te, aun­que «es­tán muy con­tro­la­dos por­que los mo­ni­to­ri­zan». Cual­quier cam­bio en su es­ta­do se tra­du­ce en la co­rres­pon­dien­te alar­ma. A los nue­vos pa­cien­tes les ha­cen las prue­bas ne­ce­sa­rias: ana­lí­ti­cas, elec­tros, ra­dio­gra­fías… «siem­pre hay al­go que ha­cer», ase­gu­ra.

Aho­ra el ma­te­rial con el que se pre­sen­tan an­te el pa­cien­te «ya no es un pro­ble­ma», aun­que sí lo fue en los peo­res mo­men­tos de la cri­sis del co­ro­na­vi­rus. En­tre to­dos «pro­cu­rá­ba­mos que tu­vié­ra­mos ma­te­rial su­fi­cien­te, y nos he­mos ayu­da­do a la ho­ra de qui­tar­nos el equi­po» pa­ra evi­tar con­ta­gios. Tam­bién in­ten­ta­ban tur­nar­se a la ho­ra de te­ner que po­ner­se los EPI (los equi­pos de pro­tec­ción) «pa­ra que to­dos pu­dié­ra­mos des­can­sar un po­qui­to». Aho­ra mis­mo, si son pa­cien­tes «nor­ma­les» (un ac­ci­den­te de trá­fi­co, por ejem­plo), ya no se po­nen más pro­tec­ción que mas­ca­ri­lla y guan­tes, «ba­ta no, a no ser que ten­ga­mos que rea­li­zar una prue­ba de de­tec­ción de co­vid». «Es muy cu­rio­so que du­ran­te los días más fuer­tes de la cri­sis so­lo aten­día­mos co­vid, y lo nor­mal es que en un día re­ci­ba­mos in­far­tos, ic­tus y ac­ci­den­tes de trá­fi­co».

Cuan­do ha­bla­mos es inevi­ta­ble re­cor­dar esos días de la pan­de­mia en los que es­tar en el hos­pi­tal era una ba­ta­lla dia­ria. «He­mos pa­sa­do mie­do», re­co­no­ce Vir­gi­nia, quien des­ta­ca «la in­cer­ti­dum­bre y la im­po­ten­cia» co­mo los peo­res sen­ti­mien­tos a los que se ha en­fren­ta­do: «Los pa­cien­tes lle­ga­ban en ava­lan­cha. Y no so­lo gen­te ma­yor». Mi­rar­les se ha­cía du­ro. «Me da­ba mu­cha pe­na. Ha­bía gen­te a la que le cos­ta­ba res­pi­rar, o que te­nían do­lo­res de ca­be­za muy fuer­tes… Te mi­ra­ban con ca­ra de “me ha to­ca­do”». Aun­que pa­ra ella «lo peor ha si­do ver­los mo­rir so­los. Ya era tris­te an­tes, por­que pien­sas en sus vi­das… Se me en­co­ge el al­ma», la­men­ta.

La vuel­ta a ca­sa

Y con to­da es­ta si­tua­ción lle­ga­ba el mo­men­to de vol­ver a ca­sa, don­de la es­pe­ran su pa­re­ja, Je­sús, y Em­ma, su hi­ja pe­que­ña. Una vez allí, co­men­za­ba el ri­tual de pre­cau­cio­nes. Lo prio­ri­ta­rio era «de­jar los za­pa­tos fue­ra de ca­sa, me­ter la ro­pa en la la­va­do­ra e ir­me a la du­cha di­rec­ta. Des­de en­ton­ces no pue­do ha­cer na­da si no me du­cho na­da más lle­gar, si no, me da la sen­sa­ción de que el vi­rus se que­da den­tro». A su hi­ja al prin­ci­pio no la be­sa­ba: «En la épo­ca fuer­te no, y ella lo en­ten­día». Con su pa­re­ja tam­bién in­ten­tó se­guir unas pau­tas, pe­ro «él tam­bién te­nía ries­go, por­que ha tra­ba­ja­do fue­ra de ca­sa» así que el pe­li­gro de con­ta­giar­se era mu­tuo. Sus pa­dres tam­bién han es­ta­do du­ran­te es­te tiem­po en su ca­be­za. So­bre to­do, «cuan­do no ha­bía ma­te­rial». En esos mo­men­tos pen­sa­ba en la po­si­bi­li­dad de que pu­die­ran po­ner­se ma­los y re­za­ba «pa­ra que no ca­ye­ran».

Cuan­do es­tu­dia­ba En­fer­me­ría, Vir­gi­nia nun­ca pen­só que al­go co­mo lo que ha ocu­rri­do po­dría pa­sar, «lo veía­mos co­mo ra­ro». Ya tra­ba­ja­ba cuan­do lle­ga­ron a Es­pa­ña la gri­pe A y el ébo­la, «pe­ro fue­ron po­cos ca­sos». Afir­ma que nues­tro país «es pio­ne­ro es Sa­ni­dad, se ope­ra a al­guien a co­ra­zón pa­ra­do» sin pro­ble­mas. «Y, de re­pen­te, lle­ga una pan­de­mia y ma­ta a ca­si 30.000 per­so­nas». Por eso se en­fa­da con la gen­te que no cum­ple las nor­mas du­ran­te la deses­ca­la­da: «Les di­ría que se vi­nie­ran una tar­de con­mi­go» pa­ra ver la reali­dad, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.