A MAR­LAS­KA LE SI­GUE CRE­CIEN­DO LA NA­RIZ CO­MO A PI­NO­CHO

DIA­RIO DE UN VIE­JO QUE LE GRI­TA AL TE­LE­VI­SOR

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - AMILIBIA

NoNo es­tá uno pa­ra pre­su­mir de na­da, y mu­cho me­nos de pro­fe­ta ni de orácu­lo de Del­fos, pe­ro di­je ha­ce días que vien­do al mi­nis­tro Mar­las­ka en la te­le jus­ti­fi­can­do el ce­se del co­ro­nel Pé­rez de los Co­bos me pa­re­ció que, a me­di­da que ha­bla­ba de re­es­truc­tu­ra­ción y de pér­di­da de con­fian­za, le iba cre­cien­do la na­riz co­mo a Pi­no­cho, y así se lo gri­té al te­le­vi­sor. Una alu­ci­na­ción, cla­ro, pe­ro les ju­ro que no me ha­bía to­ma­do ni tan si­quie­ra los cinco chu­pi­tos de vod­ka que re­co­mien­da el pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia pa­ra com­ba­tir con ale­gría el co­ro­na­vi­rus. Y di­go con ale­gría por­que si te to­ca la chi­na (y nun­ca me­jor di­cho), al me­nos pal­ma­rás un po­co más animado de lo ha­bi­tual, aun­que me ima­gino que en las UCIS aún no per­mi­ten can­tar «el vino que tie­ne Asun­ción». El ca­so es que una no­ta se­cre­ta in­ter­na del pro­pio Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha re­ve­la­do, se­gún «El Confidenci­al», que el su­so­di­cho Mar­las­ka des­ti­tu­yó al ci­ta­do co­ro­nel por no fil­trar­le las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil so­bre el 8-M, es­to es, al­gún de­ta­lli­to de las di­li­gen­cias ju­di­cia­les en cur­so. To­da­vía hay quien cree que por­que lle­va­mos mas­ca­ri­llas en es­tos días aún se asal­tan las di­li­gen­cias co­mo en las pe­lí­cu­las de John Ford.

Es­pa­ña no es un país en el que los es­pías pue­dan te­ner un fu­tu­ro bri­llan­te (ahí tie­nen a Vi­lla­re­jo) ni la po­si­bi­li­dad de echar ho­ras ex­tras. Pa­re­ce que no son ne­ce­sa­rios. Sea co­mo fue­re, por ar­te de ma­gia o por­que los Gar­gan­tas Pro­fun­das o los to­pos cre­cen co­mo se­tas en bos­que hú­me­do, aquí los pac­tos se­cre­tos tar­dan en co­no­cer­se un cuar­to de ho­ra y los do­cu­men­tos se­cre­tos de mi­nis­te­rios o juz­ga­dos, un par de días, más o me­nos. Hay tan­tas fil­tra­cio­nes que no sé có­mo aguan­ta el te­cho. És­te el pa­raí­so de los fon­ta­ne­ros y de la cha­pu­za del al­ba­ñil. Qui­zá la úni­ca for­ma de guar­dar un se­cre­to sea, co­mo de­cía Aza­ña, es­cri­bir­lo en un li­bro. El do­cu­men­to re­ve­la­dor de la men­da­ci­dad del mi­nis­tro lle­va el mem­bre­te de «re­ser­va­do»: lo que se ca­lla o de­be ca­llar­se, se­gún el dic­cio­na­rio. Pe­ro hay quien no se ca­lla ni de­ba­jo del agua y hay quien fil­tra más que un fun­cio­na­rio in­glés en las no­ve­las de John Le Ca­rré. Sea co­mo fue­re, la re­ser­va se la be­bió al­guien, y así que­da des­mon­ta­da, o eso pa­re­ce, to­da la ca­de­na de ver­sio­nes da­das por Gran­de-Mar­las­ka, que de­ri­va­rán, si él no lo re­me­dia, en «la cul­pa fue del cha­cha­chá». Si el se­ñor mi­nis­tro de­fi­ne to­do los ce­ses y di­mi­sio­nes de al­tos man­do de la Guar­dia Ci­vil co­mo una «sim­ple re­es­truc­tu­ra­ción», no me ex­tra­ña­ría na­da que la his­to­ria de Jack el Des­tri­pa­dor le pa­re­cie­ra el par­te mé­di­co ha­bi­tual de una apen­di­ci­tis. Si to­do el su­ce­so le pa­re­ce «un im­pul­so a la Be­ne­mé­ri­ta», tam­po­co me ex­tra­ña­ría que con­fun­die­ra un tsu­na­mi con una ma­re­ja­di­lla. Y si to­do lo re­su­me en una «pér­di­da de con­fian­za», se­ría me­re­ce­dor de que la Gá­mez (Ce­lia) re­su­ci­ta­ra pa­ra can­tar­le «Aquí, la ver­dad des­nu­da», re­vis­ta que es­tre­nó en 1965 sin ma­yor pe­na ni glo­ria, pues en Es­pa­ña la úni­ca ver­dad des­nu­da que ha go­za­do de ge­ne­ral acep­ta­ción, sin cor­ta­pi­sas de cen­so­res y pá­rro­cos, es la Ma­ja Des­nu­da de Go­ya. Pe­ro Mar­las­ka se nie­ga a di­mi­tir, al me­nos, has­ta aho­ra, si­guien­do la inefa­ble tác­ti­ca del ma­ri­do sor­pren­di­do por su es­po­sa en pleno for­ni­cio con la otra: ne­gar la evi­den­cia, o sea, es­to no es lo que pa­re­ce, que­ri­da. Con la na­riz tan cre­ci­da, ¿qué se ole­rá aho­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.