UN EDÉN MUY AR­DIEN­TE

La Razón (Cataluña) - - Libros - Sa­gra­rio FDEZ. PRIE­TO

Um­ber­toUm­ber­to Pas­ti (Mi­lán, 1957) tu­vo la for­tu­na de en­con­trar lo que an­he­lan la ma­yo­ría de los mor­ta­les, «su» pa­raí­so en la tie­rra. Lo des­cu­brió en una al­dea del nor­te de Ma­rrue­cos lla­ma­da Rohu­na, allí es­ta­ba el lu­gar don­de cons­truir­lo, en aque­lla zo­na cer­ca­da por la mi­se­ria y el atra­so, don­de el ca­lor era so­fo­can­te y el agua inexis­ten­te. Hay un eco bí­bli­co im­po­si­ble de sos­la­yar en la au­to­bio­gra­fía de Pas­ti. Tras dor­mir a la som­bra de una hi­gue­ra se le­van­tó, con­tem­pló la ra­ya azul del Atlán­ti­co, mi­ró ex­ta­sia­do la ve­ge­ta­ción que le ro­dea­ba y com­pren­dió que ese era el lu­gar don­de lle­va­ría a ca­bo su sue­ño: crear un jar­dín de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. En aque­llas tie­rras se ha­bían mez­cla­do an­ti­guas tri­bus y aún se per­ci­bían los ecos de los co­lo­nos ro­ma­nos. Y aquel hom­bre de cua­ren­ta años com­pren­dió que pa­ra ser él mis­mo de­bía trans­for­mar­se en jar­di­ne­ro.

Oír el si­len­cio

Su jar­dín se­ría «co­mo una gi­gan­tes­ca ar­ca de Noé» en la que pon­dría a sal­vo to­das las plan­tas bul­bo­sas del país. Tar­dó vein­te años en trans­for­mar aque­lla se­ca tie­rra en un ver­gel don­de flo­re­cen va­rie­da­des ca­si des­co­no­ci­das de iris, nar­ci­sos o gla­dio­los. Tam­bién flo­re­ció la eco­no­mía de la zo­na, mu­chos de los cam­pe­si­nos a los que con­tra­tó se hi­cie­ron ri­cos y la ma­yo­ría tu­vo, por fin, agua co­rrien­te en su ca­sa. Na­cie­ron amis­ta­des al ca­lor de la pró­di­ga em­pa­tía del au­tor que na­rra su aven­tu­ra al­ter­nan­do frag­men­tos de gran be­lle­za poé­ti­ca con el hu­mor o la iro­nía: «Fuis­te tú quien qui­so zam­bu­llir­se en el Neo­lí­ti­co, así que a na­dar se ha di­cho». Oye a me­nu­do có­mo, con cier­to sar­cas­mo, le lla­man so­ña­dor, pe­ro él cul­ti­va, lim­pia y ro­tu­ra la tie­rra, «co­mo una ora­ción». Los djinns, esos pe­que­ños dia­bli­llos que son co­mo los duen­des en la cul­tu­ra ára­be, tam­bién es­tán en su jar­dín. Y co­mo no hay pa­raí­so sin ser­pien­te, ten­drá que en­fren­tar­se a la cru­da reali­dad: des­de esa zo­na de la cos­ta atlán­ti­ca sa­le ca­si to­do el ha­chís del Rif.

Pas­ti cho­ca con la bu­ro­cra­cia, se preo­cu­pa por­que es­tá gas­tan­do ca­si to­do su ca­pi­tal pa­ra per­fo­rar la tie­rra en bus­ca de agua, tra­ba­ja has­ta el ago­ta­mien­to, pe­ro por las no­ches acep­ta la in­vi­ta­ción a ce­nar de los cam­pe­si­nos, es­cu­cha en torno a un fue­go las his­to­rias del lu­gar y en­ton­ces se sien­te en ca­sa al tiem­po que des­cu­bre cuán­tas for­mas de dig­ni­dad exis­ten en las per­so­nas. La pro­sa de es­te li­bro trans­mi­te una es­pe­cial de­li­ca­de­za, una cal­ma que va atra­pan­do al lector de tal mo­do que cuan­do lee­mos que el pro­ta­go­nis­ta sien­te «la ca­li­dad ce­les­tial del si­len­cio», no es so­lo que le en­ten­da­mos, es que oí­mos ese si­len­cio.

«PER­DI­DO EN EL PA­RAÍ­SO» Um­ber­to Pas­ti ACAN­TI­LA­DO 288 pá­gi­nas, 19 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.