La «mo­lé­cu­la de dios» que pue­de lle­var a la cár­cel a Na­cho Vidal

El fa­mo­so ac­tor porno par­ti­ci­pó en un ri­tual cha­má­ni­co por el que re­sul­tó muer­to el fo­tó­gra­fo Jo­sé Luis Abad. La Guar­dia Ci­vil le acu­sa de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te

La Razón (Cataluña) - - Gente - E. BA­RRIOS / T. RAMOS-

ElEl ac­tor de ci­ne porno ha si­do de­te­ni­do por un de­li­to de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te tras par­ti­ci­par en una pre­sun­ta ce­re­mo­nia cha­má­ni­ca en el que fa­lle­ció Jo­sé Luis Abad. Los agen­tes han de­te­ni­do ade­más a otras dos per­so­nas, una pri­ma y un ami­go de Vidal, por su pre­sun­ta im­pli­ca­ción en es­te su­ce­so que tu­vo lu­gar en ju­lio de 2019, en En­gue­ra (Va­len­cia), en el do­mi­ci­lio de Vidal. La víc­ti­ma, un pres­ti­gio­so fo­tó­gra­fo es­pe­cia­li­za­do en mo­da, mu­rió du­ran­te «un ri­tual mís­ti­co ba­sa­do en la in­ha­la­ción de los va­po­res del ve­neno del sa­po bu­fo al­va­rius», se­gún in­for­mó ayer la Co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil. Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes se­ña­lan que Abad se so­me­tió al ri­to y su­frió un in­far­to de mio­car­dio.

El pro­pio Na­cho Vidal ha­bía con­ta­do en un ví­deo su ex­pe­rien­cia con es­ta sus­tan­cia, que pro­bó en Ibi­za, du­ran­te una épo­ca en la que su vi­da «no te­nía sen­ti­do», lle­gan­do a ca­li­fi­car­la co­mo «San­to Grial». Tras fu­mar el ve­neno, Vidal ase­gu­ra que se sin­tió co­mo si fue­ra «el Uni­ver­so, el To­do».

El Equi­po de Po­li­cía Ju­di­cial de Xà­ti­va que asu­mió el ca­so cons­ta­tó la pre­sun­ta co­mi­sión de un de­li­to de ho­mi­ci­dio por im­pru­den­cia así co­mo otro con­tra la sa­lud pú­bli­ca co­me­ti­do, su­pues­ta­men­te, por las tres per­so­nas que or­ga­ni­za­ron y di­ri­gie­ron el ri­tual. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién han de­mos­tra­do que se tra­ta­ba de una ac­ti­vi­dad ha­bi­tual de los acu­sa­dos «con fi­nes te­ra­péu­ti­cos o me­di­ci­na­les que su­po­nía un se­rio ries­go, pe­ro que que­da­ba en­mas­ca­ra­da an­te lo que pa­re­cía un ri­tual an­ces­tral apa­ren­te­men­te inofen­si­vo» y que tie­ne su ori­gen en Mé­xi­co. Ade­más, la Guar­dia Ci­vil se­ña­ló que los de­te­ni­dos cap­ta­ban a per­so­nas vul­ne­ra­bles o con ne­ce­si­dad de sa­nar do­len­cias o adic­cio­nes y les ofre­cían otros mé­to­dos al­ter­na­ti­vos, co­mo la in­ha­la­ción in­ha­la­ción de un va­por pro­ce­den­te del ve­neno de sa­po. Las di­li­gen­cias­han pa­sa­do a dis­po­si­ción del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Xà­ti­va que ha de­cre­ta­do la li­ber­tad pro­vi­sio­nal de los tres acu­sa­dos, a los que se les ha re­ti­ra­do el pa­sa­por­te.

Una ver­sión muy dis­tin­ta

Sin em­bar­go, la ver­sión del abo­ga­do de la de­fen­sa es muy dis­tin­ta, ya que aún ad­mi­tien­do los he­chos, nie­ga que Vidal sea «nin­gún cha­mán» y ex­pli­có que Abad era «ami­go de unos ami­gos» de Vidal y que acu­dió vo­lun­ta­ria­men­te a to­mar la sus­tan­cia sin par­ti­ci­par en nin­gún ri­tual. Ade­más, afir­mó que Abad ya la ha­bía con­su­mi­do con an­te­rio­ri­dad y que­ría vol­ver­lo a ha­cer en un am­bien­te re­la­ja­do y con gen­te (co­mo es el ca­so de Vidal) que co­no­cie­ra sus efec­tos. El abo­ga­do ex­pli­có tam­bién que su clien­te es­ta­ba muy afec­ta­do por la muer­te de Abad, «pe­ro que fue un ac­ci­den­te» fru­to de un con­su­mo que ca­li­fi­có de «vo­lun­ta­rio»

La co­no­ci­da co­mo «mo­lé­cu­la de Dios» se em­plea co­mo me­di­ci­na con­tra las adic­cio­nes, pe­ro, en reali­dad, es una pe­li­gro­sa dro­ga que, co­mo en el ca­so de Abad, pue­de ser mor­tal. Se ven­de co­mo uno de los alu­ci­nó­ge­nos más po­ten­tes del mun­do y se co­no­ce tam­bién co­mo «DMT» o «es­ca­mas de sa­po». Se con­su­me in­ha­lan­do, y mien­tras a al­gu­nos so­lo les afec­ta con al­te­ra­cio­nes breves, otros con­su­mi­do­res pue­den su­frir gra­ves fa­llos en el or­ga­nis­mo.

Na­cho Vidal es con­du­ci­do a las de­pen­den­cias de la Guar­dia Ci­vil pa­ra pres­tar de­cla­ra­ción

EFE

La víc­ti­ma, Jo­sé Luis Abad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.