Nue­va Nor­ma­li­dad: Po­de­mos, Cs, PNV, ERC...

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón -

Po­rPor fin, ya ten­go cla­ro qué es la Nue­va Nor­ma­li­dad apli­ca­da a la po­lí­ti­ca. Me ha cos­ta­do un cier­to tiem­po has­ta que he vis­to a Ciu­da­da­nos con­flu­yen­do en el fer­vo­ro­so apo­yo a Sán­chez con los in­de­pen­den­tis­tas y una iz­quier­da an­ti­sis­te­ma aho­ra re­con­ver­ti­da en el sis­te­ma. Lo que se tra­ta es de es­tar cer­ca del po­der y que el sol de La Mon­cloa re­con­for­te a los que son bue­nos chi­cos. Es evi­den­te que Arri­ma­das y sus hues­tes cuen­tan con la gra­ti­fi­can­te be­ne­vo­len­cia pre­si­den­cial. La tor­men­to­sa se­sión del Con­gre­so pa­ra apro­bar la sex­ta y úl­ti­ma pró­rro­ga del ca­pri­cho­so e in­ne­ce­sa­rio es­ta­do de alar­ma mos­tró que Sán­chez ha de­ci­di­do ba­jar a la are­na y re­par­tir le­ña. ¿Có­mo se atre­ve el cen­tro de­re­cha y los me­dios desafec­tos a cues­tio­nar a Mar­las­ka? Por ello, sa­có a pa­sear esa ton­te­ría pro­pa­gan­dís­ti­ca de la po­li­cía pa­trió­ti­ca y la cloa­ca. Lo más sor­pren­den­te es que lo ha­ga el PSOE que in­ven­tó el GAL y pro­ta­go­ni­zó una su­ce­sión inin­te­rrum­pi­da de re­pug­nan­tes es­cán­da­los de co­rrup­ción.

Es­ta es una so­cie­dad tan des­me­mo­ria­da que Jú­pi­ter Sán­chez ira­cun­do con­si­guió em­ba­rrar el te­rreno de jue­go. Una vez más de­mos­tró su ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Aho­ra to­ca di­fa­mar a Pé­rez de los Co­bos, la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía. No im­por­ta, por­que to­do va­le. Las prue­bas son abru­ma­do­ras. Si el PSOE y Po­de­mos es­tu­vie­ran en la opo­si­ción mon­ta­rían una bron­ca mo­nu­men­tal, ro­dea­rían las se­des del PP, el Con­gre­so y lo que con­vi­nie­ra. El pre­si­den­te no tie­ne ra­zón por­que Mar­las­ka ha mon­ta­do un lío in­ne­ce­sa­rio en un pro­ce­di­mien­to que ju­rí­di­ca­men­te no te­nía mu­cho re­co­rri­do, aun­que fue­ra cier­ta­men­te in­có­mo­do. Co­noz­co al de­le­ga­do del Go­bierno en Ma­drid y es­toy con­ven­ci­do de que ac­tuó con­for­me a de­re­cho. Me se­ría muy có­mo­do su­mar­me a una trin­che­ra, pe­ro no me da la ga­na y es­toy dis­pues­to a asu­mir las crí­ti­cas. A otros les gus­ta ejer­cer de ju­ris­tas de Wi­ki­pe­dia y pon­ti­fi­car co­mo si su­pie­ran de to­do. La ma­gis­tra­da ha­ce lo que le correspond­e a la ho­ra de ins­truir, con ri­gor y pru­den­cia. Otra cues­tión dis­tin­ta es el des­pro­pó­si­to que ha or­ga­ni­za­do el mi­nis­tro des­ti­tu­yen­do a un fun­cio­na­rio de tra­yec­to­ria in­ta­cha­ble y me­tién­do­se en un la­be­rin­to de men­ti­ras. Han con­ver­ti­do en una tor­men­ta per­fec­ta una ins­truc­ción que po­dría ha­ber trans­cu­rri­do con nor­ma­li­dad y cu­ya úni­ca in­co­mo­di­dad pa­ra Fran­co era te­ner que ir a de­cla­rar. Es­ta es la reali­dad ju­rí­di­ca. Aho­ra te­ne­mos una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca que mues­tra la éti­ca de la Nue­va Nor­ma­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.