La di­se­ña­do­ra ya no es­con­de su nue­va re­la­ción con el ex­per­to en jo­yas reales Luis Gas­set

EL CON­FI­NA­MIEN­TO HA SER­VI­DO PA­RA AFIAN­ZAR LA RE­LA­CIÓN EN­TRE LA DI­SE­ÑA­DO­RA Y LUIS GAS­SET, EX­PER­TO EN JO­YAS REALES

La Razón (Cataluña) - - Sábado - POR PALOMA BARRIENTOS

Agat­ha Ruiz de la Prada es una mu­jer que siem­pre sor­pren­de. Re­vo­lu­cio­nó las pa­sa­re­las lle­nan­do sus des­fi­les de co­ra­zo­nes, ves­ti­dos ador­na­dos con ma­ce­tas y con la ban­de­ra es­pa­ño­la que lue­go ella lu­cía en su vi­da so­cial y pri­va­da. Así, en la boda del Prín­ci­pe de As­tu­rias con Le­ti­zia Or­tiz apa­re­ció en la ca­te­dral de La Al­mu­de­na con un di­se­ño pro­pio y una me­dia de ca­da co­lor (ro­jo y gual­da). El año pa­sa­do re­co­gió un pre­mio de ma­nos del Rey con un tra­je­ci­to clá­si­co con los to­nos de la en­se­ña na­cio­nal, y Mi­ley Cy­rus y Lady Ga­ga son sus más fie­les se­gui­do­ras. En 2019 or­ga­ni­zó 74 des­fi­les en me­dio mun­do. Una mul­ti­ac­ti­vi­dad que aho­ra se ha pa­ra­do al ce­rrar­se to­das las pa­sa­re­las. «Has­ta el

MET ha can­ce­la­do su tem­po­ra­da de oto­ño, y, si me ten­go que rein­ven­tar, lo ha­ré co­mo ya he he­cho mu­chas ve­ces», cuen­ta. Es­ta fra­se tam­bién la apli­ca a su vi­da pri­va­da. Su di­vor­cio de Pe­dro J. Ra­mí­rez, tras más de trein­ta años jun­tos, fue pa­ra ella un shock. Des­pués lle­gó Luis Mi­guel Ro­drí­guez, due­ño de Des­gua­ces La To­rre, un hom­bre con un per­fil apa­ren­te­men­te apa­ren­te­men­te in­com­pa­ti­ble con el ca­rác­ter y la ma­ne­ra de ser de la em­pre­sa­ria. Es­tu­vie­ron dos años y la his­to­ria se aca­bó por la que­ren­cia del re­ci­cla­dor (así lo lla­ma­ba) a «so­cia­li­zar» afec­ti­va­men­te con sus amis­ta­des fe­me­ni­nas. A pe­sar de las re­co­men­da­cio­nes de al­gu­nas amis­ta­des de Agat­ha que nun­ca vie­ron con bue­nos ojos la re­la­ción de la «ex­tra­ña pa­re­ja», la em­pre­sa­ria hi­zo lo con­tra­rio de lo que le de­cían. Pa­ra Agat­ha, esa re­la­ción le sir­vió pa­ra re­ci­clar­se afec­ti­va­men­te. Sa­lir al cir­cui­to co­mo «sin­gle» des­pués de tres dé­ca­das de vi­da en pa­re­ja era com­pli­ca­do y abru­ma­dor, «es que no sé có­mo se li­ga aho­ra», de­cía. Y si sor­pren­den­te fue en­rai­zar dos mun­dos tan di­fe­ren­tes co­mo eran el del re­ci­cla­dor con la

«CONFIRMO QUE ES­TOY ILU­SIO­NA­DA Y QUE OJA­LÁ CUAJE», CON­FIE­SA LA GRAN DI­SE­ÑA­DO­RA

di­se­ña­do­ra aris­to­crá­ti­ca, más cho­can­te ha si­do em­pa­re­jar­se de nue­vo en el es­ta­do de alar­ma. La cua­ren­te­na le ha ser­vi­do pa­ra afian­zar una re­la­ción (a dis­tan­cia) con un hom­bre al que co­no­ció po­co an­tes de que el Go­bierno de­cre­ta­ra el con­fi­na­mien­to. Más aún, su «ilu­sión», que así de­fi­ne con cier­ta iro­nía a Luis Gas­set, es aho­ra su acom­pa­ñan­te post con­fi­na­mien­to. Sal­vo un par de ami­gas ín­ti­mas en­tre las que se en­con­tra­ba Oli­via Her­bosch, que fue la ar­tí­fi­ce de las pre­sen­ta­cio­nes ini­cia­les, na­die co­no­cía la no­ti­cia. Coin­ci­dien­do con el cam­bio de fa­se de 0 a 1 en Ma­drid, han pa­sea­do por las ca­lles del ba­rrio don­de am­bos vi­ven sin es­con­der­se. Co­mo ex­pli­ca Agat­ha a quien es­to fir­ma, «la his­to­ria es la que es. Pue­de re­sul­tar cho­can­te y por aho­ra pre­fie­ro no eti­que­tar. El tiem­po lo di­rá. Co­mo di­ce la Pren­sa cuan­do su­ce­den es­tas co­sas, sí confirmo que es­toy ilu­sio­na­da y que oja­lá cuaje».

VIUDO CON DOS HI­JAS

Re­co­no­ce ade­más que es una his­to­ria atí­pi­ca, «yo me con­fi­né en el cam­po y él en Ma­drid. Luis es­tu­vo in­gre­sa­do por la co­vid-19 y lo pa­só muy mal». Gas­set es eco­no­mis­ta. Tie­ne 52 años, es viudo y tie­ne dos hi­jas, Be­lén y Blan­ca, ya uni­ver­si­ta­rias y que vi­ven con él en Ma­drid. Ha tra­ba­ja­do en em­pre­sas re­la­cio­na­das con el lu­jo (Loe­we, Fo­lli Fo­li, Vi­ce­roy, Bul­ga­ri, Qatar Air­ways) y aho­ra es di­rec­tor ge­ne­ral de la fir­ma de jo­ye­ría y ca­sa de subas­tas An­so­re­na. An­tes de ejer­cer es­te car­go vi­vió cin­co años en Doha y ca­da fin de se­ma­na vo­la­ba a Ma­drid por­que su mu­jer, Be­lén Cor­ta­je­re­na, es­ta­ba allí en­fer­ma. Al mo­rir vol­vió pa­ra es­tar con las ni­ñas. Le de­fi­nen co­mo un hom­bre es­pe­cial, de es­pí­ri­tu libre, bohe­mio y di­ver­ti­do. Un ca­rác­ter po­co con­ven­cio­nal que ca­sa bien con el per­fil in­de­pen­dien­te de Agat­ha. Es un en­ten­di­do en jo­yas reales e his­tó­ri­cas.Se tra­ta de una per­so­na muy so­cia­ble que no le abru­ma la fa­ma de la di­se­ña­do­ra. Co­mo ella afir­ma: «Es una re­la­ción de lo más na­tu­ral y así hay que vi­vir­la. No hay ne­ce­si­dad de ta­par na­da».

GTRES

Agat­ha y Gas­set, dis­fru­tan­do de la fa­se 1, en Ma­drid, tras el ais­la­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.