El lin­cha­mien­to de la Guar­dia Ci­vil

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón -

LoLo que es­ta­mos asis­tien­do es­tos días no tie­ne pa­ran­gón. Es­toy asom­bra­do. Es­pe­ra­ba que el am­bien­te se se­re­na­ra a pe­sar de los tiem­pos tan con­vul­sos que nos to­ca vi­vir, pe­ro la reali­dad es que con­ti­núa el lin­cha­mien­to con­tra la Guar­dia Ci­vil. Se cues­tio­na frí­vo­la­men­te una ac­tua­ción co­mo po­li­cía ju­di­cial de con­for­mi­dad con los tér­mi­nos es­ta­ble­ci­dos en el ar­tícu­lo 126 de la Cons­ti­tu­ción, el 547 de la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial, la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal y el Real De­cre­to 769/1987, re­gu­la­dor de la Po­li­cía Ju­di­cial. Los «neo­ju­ris­tas» que pue­blan las re­des so­cia­les y al­gu­nos me­dios han arre­me­ti­do con­tra el in­for­me ela­bo­ra­do por los agen­tes de la Uni­dad Or­gá­ni­ca de Po­li­cía Ju­di­cial de­pen­dien­te de la Co­man­dan­cia de Ma­drid. Hay que acla­rar que no se eli­gie­ron a unos guar­dias ci­vi­les de for­ma ca­pri­cho­sa, sino que se de­di­can, pre­ci­sa­men­te, a ela­bo­rar los in­for­mes que les so­li­ci­ta el juez o fis­cal com­pe­ten­te. Son tra­ba­jos ex­haus­ti­vos en los que se indica cuan­do se tra­ta de «in­for­ma­ción ob­te­ni­da de la fuente abier­ta pú­bli­ca». No son so­lo de re­cor­tes de pren­sa, co­mo se ha in­ten­ta­do adu­cir pa­ra des­pres­ti­giar la la­bor de es­tos agen­tes.

Es­ta­mos an­te un do­cu­men­to que es una par­te den­tro de un pro­ce­so de ins­truc­ción. No es una sen­ten­cia, sino un in­for­me, pe­ro al­gu­nos po­lí­ti­cos se han pues­to muy ner­vio­sos. Des­de la Tran­si­ción has­ta aho­ra no re­cuer­do un ata­que tan fron­tal con­tra es­te cuer­po ejem­plar, así co­mo un cues­tio­na­mien­to de unas di­li­gen­cias, por par­te de al­gu­nos, con una osa­día que ra­ya el fa­na­tis­mo. Su des­ca­li­fi­ca­ción, a par­tir de la la­bor de aná­li­sis rea­li­za­da por po­lí­ti­cos en el Mi­nis­te­rio bus­can­do al­gún error, ro­za el ri­dícu­lo y han lan­za­do una cam­pa­ña co­mo nun­ca se ha­bía desata­do con­tra un do­cu­men­to si­mi­lar. La ex­cu­sa de que lo su­ce­di­do res­pon­de al de­seo de Mar­las­ka de des­man­te­lar una «po­li­cía patriótica» es un in­sul­to al co­ro­nel Pé­rez de los Co­bos, que tie­ne un ex­pe­dien­te tan bri­llan­te co­mo in­ta­cha­ble, y los te­nien­tes ge­ne­ra­les que re­nun­cia­ron a sus car­gos, así co­mo al res­to de man­dos y guar­dias que sa­ben que ni exis­te ni ha exis­ti­do una es­truc­tu­ra de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en la Guar­dia Ci­vil. Es­ta­mos an­te una fá­bu­la muy bien or­ques­ta­da en su día por la iz­quier­da ra­di­cal y el in­de­pen­den­tis­mo con el ob­je­ti­vo pro­pa­gan­dís­ti­co de con­se­guir ré­di­tos elec­to­ra­les y des­pres­ti­giar al PP. Ata­car a miem­bros de la Guar­dia Ci­vil pa­ra es­con­der la pre­po­ten­cia gu­ber­na­men­tal es un com­por­ta­mien­to re­pro­ba­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.