DE­BI­LI­DAD PAR­LA­MEN­TA­RIA Y TE­RRI­TO­RIAL Res­ca­te a Sán­chez

El fu­tu­ro del Go­bierno de­pen­de de las ayu­das de Eu­ro­pa y de la evo­lu­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca Mon­cloa só­lo re­cu­rri­rá a Cs si le fa­lla la ma­yo­ría de in­ves­ti­du­ra pa­ra los Pre­su­pues­tos

La Razón (Cataluña) - - España - CAR­MEN MORODO

Las pri­me­ras elec­cio­nes de la eta­pa Co­vid-19, las au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas del pró­xi­mo 12 de ju­lio, se­rán un gol­pe pa­ra los so­cios del Go­bierno de coa­li­ción. Los pro­nós­ti­cos pa­ra PSOE y Po­de­mos no son bue­nos, mu­cho peor pa­ra la for­ma­ción mo­ra­da, y las lec­tu­ras en cla­ve na­cio­nal sen­ten­cia­rán por pri­me­ra vez en las ur­nas la ges­tión de la pan­de­mia. Aun­que es cier­to que las dos co­mu­ni­da­des, por sus sin­gu­la­ri­da­des po­lí­ti­cas, si­guen iner­cias par­ti­cu­la­res que no per­mi­ten ha­cer una jus­ta ex­tra­po­la­ción a ni­vel na­cio­nal de lo que di­gan sus ur­nas.

En to­do ca­so, no se­rán bue­nas no­ti­cias pa­ra la iz­quier­da. Y pa­ra el PP, es ver­dad que las en­cues­tas au­gu­ran una nue­va ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, la cuar­ta, pe­ro se­rá la vic­to­ria de la «mo­de­ra­ción» fren­te al du­ro per­fil na­cio­nal del que la por­ta­voz par­la­men­ta­ria, Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do, se ha con­ver­ti­do en prin­ci­pal sím­bo­lo.

En Ga­li­cia, la vic­to­ria se­rá de Fei­jóo. Pe­ro a Pa­blo Ca­sa­do sí se le con­fron­ta­rá per­so­nal­men­te con los re­sul­ta­dos que ob­ten­ga el PP en el País Vas­co, des­pués de la cri­sis con la que Gé­no­va for­zó la caí­da de Al­fon­so Alon­so pa­ra sus­ti­tuir­le por Car­los Itur­gaiz co­mo can­di­da­to.

En el flan­co de la iz­quier­da, el

PSOE siem­pre podrá con­so­lar­se pen­san­do que sus re­sul­ta­dos son me­jo­res que los de Po­de­mos, a quien las en­cues­tas dan una im­por­tan­te caí­da en el País Vas­co, mien­tras en Ga­li­cia, don­de no se pre­sen­tan es­ta vez con el na­cio­na­lis­mo, el tro­pe­zón po­dría de­jar­les en una po­si­ción prác­ti­ca­men­te re­si­dual fren­te a los 14 es­ca­ños que con­si­guie­ron en las pa­sa­das elec­cio­nes.

Los so­cia­lis­tas po­drán en­mas­ca­rar sus re­sul­ta­dos en el País Vas­co con el acuer­do con el PNV pa­ra go­ber­nar la Le­da­ka­rit­za. Y en Ca­ta­lu­ña lo fían to­do al sue­ño del tri­par­ti­to con ERC y los co­mu­nes, co­mu­nes, pe­ro es­tá por ver que el par­ti­do de Oriol Jun­que­ras op­ta­se por esa op­ción en lu­gar de por un nue­vo Go­bierno in­de­pen­den­tis­ta si las ur­nas de­jan abier­ta esa po­si­bi­li­dad.

Sán­chez ha com­pro­ba­do du­ran­te el es­ta­do de alar­ma la po­ca re­sis­ten­cia del acuer­do de in­ves­ti­du­ra, pe­ro só­lo re­cu­rri­rá en se­rio a Ciu­da­da­nos (Cs) pa­ra los Pre­su­pues­tos si fra­ca­sa en la apues­ta por re­cons­truir es­ta vía. És­ta si­gue sien­do la pri­me­ra op­ción de Mon­cloa, y tam­bién lo tie­nen cla­ro en la for­ma­ción na­ran­ja, don­de la de­ci­sión de arries­gar con la re­vi­sión de la po­si­ción po­lí­ti­ca en la que les de­jó Al­bert Ri­ve­ra, los diez es­ca­ños que tie­nen en el Con­gre­so, siem­pre ha des­car­ta­do la idea de un acuer­do sólido con el PSOE.

Inés Arri­ma­das no tie­ne con­so­li­da­da una vía de ne­go­cia­ción

Las elec­cio­nes de Ga­li­cia y País Vas­co con­so­li­da­rán el des­gas­te de la coa­li­ción PSOE-Po­de­mos se­gún se re­fle­ja en los son­deos pu­bli­ca­dos

con el Go­bierno y es al­ta­men­te im­pro­ba­ble, por no de­cir im­po­si­ble, que en el ám­bi­to eco­nó­mi­co pue­da re­pe­tir­se la vo­ta­ción que he­mos vis­to es­ta se­ma­na en el Par­la­men­to, con ERC y Cs al la­do del Go­bierno. Por tan­to, Mon­cloa bus­ca­rá co­mo sea sal­var esa ma­yo­ría con la que Sán­chez fue in­ves­ti­do, al pre­cio de que el cos­te sean nue­vas ce­sio­nes al ser­vi­cio de in­tere­ses te­rri­to­ria­les y de par­ti­do, co­mo ha ocu­rri­do en la ne­go­cia­ción de los apo­yos pa­ra la pró­rro­ga del es­ta­do de alar­ma.

Y si no es po­si­ble, en­ton­ces sí abri­rán la mano a la for­ma­ción na­ran­ja. El «han­di­cap» es que és­te pue­de ser el de­seo po­lí­ti­co de Mon­cloa, pe­ro los fru­tos del diá­lo­go so­cial con­di­cio­na­rán la agen­da par­la­men­ta­ria, y ahí es más fá­cil que es­té Cs.

El pre­si­den­te del Go­bierno no só­lo tie­ne un pro­ble­ma de de­bi­li­dad en el ám­bi­to par­la­men­ta­rio na­cio­nal. El es­ta­do de alar­ma tam­bién ha pues­to en es­ce­na la fra­gi­li­dad te­rri­to­rial de la coa­li­ción. No con­si­guie­ron bue­nos re­sul­ta­dos en las úl­ti­mas elec­cio­nes y los de­ba­tes de las Con­fe­ren­cias de Pre­si­den­tes, que se han ce­le­bra­do ca­da do­min­go, han si­do es­pe­jo de esa reali­dad. En las vi­deo­con­fe­ren­cias con Sán­chez, los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos han re­pre­sen­ta­do los in­tere­ses de sus co­mu­ni­da­des, no los de las di­rec­cio­nes de su par­ti­do. Y es­to ha he­cho que no ha­ya te­ni­do im­pac­to la ba­ta­lla que el PP ha li­bra­do en el Con­gre­so con­tra el es­ta­do de alar­ma o so­bre otras cues­tio­nes. Pe­ro Sán­chez tam­po­co ha te­ni­do co­mo mu­ro de con­ten­ción a sus «ba­ro­nes», que tam­bién han an­te­pues­to, ló­gi­ca­men­te, su ges­tión en sus res­pec­ti­vas co­mu­ni­da­des res­pec­to a los es­ló­ga­nes que man­dan en la agen­da na­cio­nal.

El fu­tu­ro del Go­bierno de­pen­de de Eu­ro­pa y del fu­tu­ro eco­nó­mi­co de Es­pa­ña, y es­te úl­ti­mo, a su vez, de que se sal­ve el ve­rano en el ám­bi­to tu­rís­ti­co, de que los ERTE sos­ten­gan el em­pleo y de que las in­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas lle­guen a tiem­po al te­ji­do em­pre­sa­rial, so­bre to­do a la pe­que­ña em­pre­sa, la más afec­ta­da por la pan­de­mia. Si la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se des­es­ta­bi­li­za, co­mo han anun­cia­do ya el Ban­co de Es­pa­ña y otros es­tu­dios pri­va­dos, la de­bi­li­dad te­rri­to­rial y par­la­men­ta­ria del Go­bierno arra­sa­rán con la go­ber­na­bi­li­dad.

Si­món nos ex­pli­ca­ba las dis­cre­pan­cias en las es­ta­dís­ti­cas con res­pec­to al nú­me­ro real de fa­lle­ci­dos; «No sa­be­mos si se de­be a un ac­ci­den­te de trá­fi­co enor­me». Fue uno de los ejem­plos que he­mos vi­vi­do en es­tos me­ses de có­mo el Es­ta­do prac­ti­ca el en­ga­ño, su («po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción») so­bre su po­bla­ción.

Na­da es ca­sual ni se de­ja a la im­pro­vi­sa­ción. Es­te Go­bierno apues­ta de­ci­di­da­men­te por la pro­pa­gan­da, es­con­di­da ba­jo la eu­fe­mís­ti­ca ex­pre­sión de po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción y cu­ya pre­mi­sa bá­si­ca es evi­tar que la opi­nión pú­bli­ca se le­van­te con­tra sus go­ber­nan­tes. Por lo tan­to vi­vi­mos en un es­ta­do de alar­ma y de pro­pa­gan­da que li­mi­ta el con­trol al go­bierno y man­tie­ne ador­me­ci­das las con­cien­cias ciu­da­da­nas. Sa­be­mos que a lo que más te­me el Go­bierno es a un es­ta­do de opi­nión hos­til, que co­mo su­ce­die­ra en 1996 y 2011, aca­be de­rri­ban­do al eje­cu­ti­vo y sea sus­ti­tui­do por otro de cen­tro de­re­cha con una am­plia ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Es­pa­ña real­men­te lle­va sin so­lu­cio­nar su pro­ble­ma de go­ber­na­bi­li­dad des­de 2015, cuan­do las pri­me­ras de las cua­tro elec­cio­nes ge­ne­ra­les ce­le­bra­das des­de en­ton­ces, di­bu­ja­ron un par­la­men­to enor­me­men­te frac­cio­na­do. Aho­ra se cum­plen los dos años del de­rri­bo de Ra­joy por una coa­li­ción Fran­kens­tein que no ha apor­ta­do la tan an­sia­da go­ber­na­bi­li­dad, y que obli­ga al Go­bierno ca­da quin­ce días a men­di­gar, in­clu­so a pac­tar con el dia­blo, pa­ra que se le aprue­ben las pró­rro­gas. Pe­ro en po­cas se­ma­nas la ges­tión del CO­VID-19 que­da­rá en el plano ju­di­cial y el Go­bierno em­pe­za­rá a cen­trar­se en la gran tor­men­ta que se apro­xi­ma, la eco­nó­mi­ca y so­cial.

Los so­cia­lis­tas em­pie­zan a ver el res­ca­te que so­li­ci­ta­rán es­te oto­ño, y un acuer­do con el cen­tro de­re­cha, co­mo su sal­va­ción pa­ra ago­tar la le­gis­la­tu­ra. Mien­tras Uni­das Po­de­mos es­pe­ra que la cri­sis eco­nó­mi­ca que lle­ga y los re­cor­tes que se nos im­pon­gan des­de la UE, con­si­gan un agra­va­mien­to de la cri­sis so­cial, un oto­ño ca­lien­te, co­mo úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra aca­bar con el ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal de 1978.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, du­ran­te una rue­da de Pren­sa en Mon­cloa tras re­unir­se con los pre­si­den­tes

EP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.