Los Se­rra­llach

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Jo­sep Ra­mon Bosch

Al­fons,Al­fons, Jo­sep An­to­ni, Fran­cesc i Ma­ria; fue­ron los hi­jos de la fa­mi­lia Se­rra­llach-Ju­lià, cu­yo pa­dre fue el pres­ti­gio­so uró­lo­go Nar­cís Se­rra­llach i Mau­ri, una fi­gu­ra se­ñe­ra de la me­di­ci­na ca­ta­la­na, crea­dor de la pu­bli­ca­ción «Ho­jas Uro­ló­gi­cas», fun­da­dor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Uro­lo­gía e ini­cia­dor de una lar­ga di­nas­tía de pres­ti­gio­sos mé­di­cos en Bar­ce­lo­na, en­tre los que des­ta­ca­ría Fran­cesc, pro­fe­sor del Hos­pi­tal Clí­ni­co y co­la­bo­ra­dor del emi­nen­te doc­tor Gil Ver­net. Ma­ria Se­rra­llach Ju­lià fue una re­co­no­ci­da bi­blio­te­ca­ria, di­ri­gió el Se­mi­na­rio de Quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na (SQUB), una bi­blio­te­ca re­sul­tan­te de la fu­sión de las de las Fa­cul­ta­des de Far­ma­cia y Quí­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, y que con­vir­tió en el más mo­derno y avan­za­do cen­tro de do­cu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca de Es­pa­ña. De­te­ni­da y tor­tu­ra­da por man­da­to de la Ge­ne­ra­li­tat Re­pu­bli­ca­na, du­ran­te la gue­rra ci­vil, por sus sim­pa­tías ha­cia las or­ga­ni­za­cio­nes ca­ta­la­nis­tas de de­re­chas. Su her­mano Al­fons, abo­ga­do y es­cri­tor, fue uno de los fun­da­do­res de los sin­di­ca­tos na­cio­na­lis­tas es­tu­dian­ti­les –el FNEC– pe­ro per­se­gui­do por la FAI, du­ran­te la gue­rra ci­vil, fue uno de los or­ga­ni­za­do­res de la lla­ma­da «Quin­ta co­lum­na» en Bar­ce­lo­na jun­to a Jo­sep Alu­ja i Ro­ca, el que fue­ra pre­si­den­te de la aso­cia­ción na­cio­na­lis­ta y ase­si­na­do en 1939 por los re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro se­ría Jo­sep An­to­ni quien pro­ta­go­ni­za­ría una cu­rio­sa his­to­ria po­lí­ti­ca y pos­te­rior­men­te co­mer­cial dig­na de una no­ve­la de es­pías. Na­ci­do en 1908, el hi­jo pe­que­ño de la fa­mi­lia, quí­mi­co de pro­fe­sión y em­pre­sa­rio de vo­ca­ción, fun­dó la em­pre­sa «LAINCO» en 1934, in­ven­tó la «Mer­cro­mi­na», uno de los pro­duc­tos más po­pu­la­res de la far­ma­co­pea es­pa­ño­la y que to­dos he­mos usa­do en nues­tra vi­da, con­ver­ti­do en un pro­duc­to icó­ni­co en la cul­tu­ra po­pu­lar es­pa­ño­la. Fran­cesc se eri­gió en po­co tiem­po, en uno de los quí­mi­cos más pres­ti­gio­sos de Es­pa­ña y con ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Miem­bro fun­da­dor de las JONS en Ca­ta­lun­ya, ideó­lo­go del «Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de­mó­cra­tas», hu­yó de Bar­ce­lo­na du­ran­te el ve­rano de 1936, re­fu­gia­do en Bur­gos, des­de dón­de se alis­tó en la «Cen­tu­ria Ca­ta­la­na Vir­gen de Mon­se­rrat y par­tió al fren­te pa­ra lu­char del la­do fran­quis­ta. Po­co des­pués, y ya mi­li­tan­do ac­ti­va­men­te en la Fa­lan­ge, se ali­neó con el su­ce­sor de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, Ma­nuel He­di­lla, de quien aca­bó sien­do su mano de­re­cha y se­cre­ta­rio per­so­nal. En 1937 fue de­te­ni­do por el in­ten­to de ase­si­na­to del en­ton­ces ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co en Sa­la­man­ca, los fa­lan­gis­tas di­si­den­tes pla­nea­ron el aten­ta­do con­tra Fran­co, y Se­rra­llach fue el en­car­ga­do de fa­bri­car la bom­ba que te­nía que aca­bar con la vi­da del mi­li­tar. Con­de­na­do a 15 años de cár­cel, de los que só­lo cum­plió tres gra­cias a un pos­te­rior in­dul­to, re­tor­nó a su pro­yec­to en la em­pre­sa Lainco, y po­pu­la­ri­zó in­nu­me­ra­bles pro­duc­tos, que apar­te de la mer­cro­mi­na, ob­tu­vie­ron gran­des éxi­tos de ven­tas, co­mo el co­no­ci­do la­xan­te Emu­li­quen. Y la em­pre­sa se con­vir­tió en un gi­gan­te in­dus­trial. Los Se­rra­llach, co­mo mu­chas fa­mi­lias ca­ta­la­nas, per­ma­ne­cen en el ol­vi­do de la me­mo­ria his­tó­ri­ca de Ca­ta­lun­ya, por no for­mar par­te de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, mien­tras só­lo se fo­men­ta la me­dio­cri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.