Re­yes Monforte es­cri­be so­bre su nue­vo li­bro, «Postales del Es­te», y la te­rri­ble his­to­ria del cam­po de Ausch­wit­zBir­ke­nau

La Razón (Cataluña) - - Economía - Re­yes MONFORTE

Re­yes Monforte com­bi­na en «Postales del Es­te» una tra­ma que al­ter­na fic­ción con per­so­na­jes his­tó­ri­cos co­mo Jo­sef Men­ge­le o Al­ma Ro­sé. Y que se fi­ja en la mons­truo­sa Ma­ria Man­del, una mu­jer «que odia­ba a los ju­díos tan­to co­mo ama­ba la mú­si­ca». Una his­to­ria so­bre la me­mo­ria y la es­pe­ran­za en me­dio del ho­rror del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz-Bir­ke­nau

«Has­ta«Has­ta el ni­ño ju­dío en la cu­na de­be ser pi­so­tea­do co­mo un sa­po ve­ne­no­so. Vi­vi­mos en una épo­ca de hie­rro en la que es ne­ce­sa­rio ba­rrer con es­co­bas de hie­rro». El Reichs­füh­rer de las Schutzs­taf­fel, Hein­rich Himm­ler, pa­ra mu­chos el se­gun­do hom­bre más po­de­ro­so del Ter­cer Reich, te­nía las es­co­bas de hie­rro; so­lo ne­ce­si­ta­ba bra­zos del mis­mo ma­te­rial pa­ra aco­me­ter la «lim­pie­za a fon­do» or­de­na­da por Hitler des­de Ber­lín. «Las SS son un gru­po de éli­te al ser­vi­cio de Ale­ma­nia. No hay lu­gar pa­ra sen­ti­men­ta­lis­mos». El co­man­dan­te en je­fe de las SS ne­ce­si­ta­ba hom­bres que ac­tua­ran sin pen­sar, co­mo los pas­to­res ale­ma­nes –el pe­rro fa­vo­ri­to de Adolf Hitler– que él mis­mo or­de­nó uti­li­zar en los pro­ce­sos de se­lec­ción y en los cas­ti­gos cor­po­ra­les a los pre­sos. Ne­ce­si­ta­ba SS que no fla­quea­ran en el cum­pli­mien­to del de­ber, que no se de­ja­ran lle­var por la com­pa­sión, que ani­qui­la­ran la pie­dad de sus con­vic­cio­nes y no res­pon­die­ran a la con­cien­cia. Himm­ler en­con­tró a ese hom­bre. Te­nía nom­bre de mu­jer: Ma­ria Man­del, la Bes­tia de Ausch­witz.

La he­bi­lla de hie­rro del cinturón de su uni­for­me, don­de apa­re­cía gra­ba­do el le­ma de las SS, le mar­có a Ma­ria Man­del el ca­mino a se­guir: Mei­ne Eh­re heißt Treue, «Mi ho­nor es la leal­tad». Su ho­nor fue con­ver­tir­se en Je­fa de cam­po de Ausch­witz-Bir­ke­nau, y su leal­tad al Füh­rer era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra dar rien­da suel­ta a su sa­dis­mo, a una cruel­dad con los pri­sio­ne­ros, es­pe­cial­men­te mu­je­res y ni­ños, que asom­bra­ba a Jo­sef Men­ge­le, a Jo­sef Kra­mer y a Ru­dolf Hoss. El eclip­se de Dios que, en pa­la­bras del pre­so ju­dío Elie Wie­sel, era Ausch­witz, re­sul­tó ser el pa­raí­so te­rre­nal pa­ra una jo­ven aus­tria­ca cu­ya ima­gen an­ge­li­cal, fiel re­fle­jo de la ra­za aria loa­da por Hitler, na­da te­nía que ver con el de­mo­nio que es­con­día ba­jo su piel blan­ca, su pe­lo ru­bio, sus ojos azu­les, su cuer­po per­fec­to y su son­ri­sa in­fan­til, ní­vea co­mo los guan­tes blan­cos con los que cu­bría sus ma­nos an­tes de gol­pear, azo­tar o ase­si­nar a un pre­so, de los que se des­pren­día con or­gu­llo des­pués de rea­li­zar su tra­ba­jo, ob­ser­van­do em­be­le­sa­da có­mo se ha­bían cu­bier­to de san­gre. Man­del era un mons­truo con un in­sa­cia­ble ape­ti­to de muer­te y vio­len­cia.

Con ape­nas 30 años, el 7 de oc­tu­bre de 1942, la Bes­tia lle­gó a Ausch­witz-Bir­ke­nau. Ve­nía de es­cri­bir una de las pá­gi­nas más ne­gras del Ho­lo­caus­to en el cam­po de Ra­vens­brück, el ma­yor cam­po de con­cen­tra­ción de mu­je­res del Ter­cer Reich has­ta la cons­truc­ción de Bir­ke­nau, el des­tino fi­nal de cer­ca de 400 mu­je­res es­pa­ño­las, don­de no so­lo lo­gró es­pe­cia­li­zar la mal­dad y el odio, sino que ins­tru­yó a mu­je­res que as­pi­ra­ban a con­ver­tir­se en par­te del go­bierno de los cam­pos na­zis. Pe­ro Ausch­witz era otro ni­vel. Era la aris­to­cra­cia de la per­ver­si­dad, la jo­ya del ho­rror na­zi. Atrás que­da­ban los do­min­gos en la igle­sia de Münz­kir­chen don­de acu­día con su pa­dre, za­pa­te­ro de pro­fe­sión, su tra­ba­jo co­mo fun­cio­na­ria de Co­rreos, su pre­ten­dien­te po­la­co con­tra­rio a Hitler y su ma­la re­la­ción con su ma­dre, en­fer­ma de hi­dro­pe­sía, in­ca­paz de di­si­mu­lar el odio que pro­fe­sa­ba a su hi­ja. Man­del te­nía otros pla­nes. Con ella no fun­cio­na­ba la ecua­ción de las tres K enun­cia­da por Hitler so­bre el pa­pel de la mu­jer en la lu­cha del na­zis­mo, Kin­der,

Kü­che, Kir­che (ni­ños, co­ci­na, igle­sia), y que re­pe­tía in­sis­ten­te­men­te in­clu­so cuan­do, en 1934, ha­bló an­te la Or­ga­ni­za­ción de Mu­je­res Na­cio­nal­so­cia­lis­tas: «Una ma­dre de cin­co, seis o sie­te ni­ños sa­nos y bien edu­ca­dos ha­ce más por el ré­gi­men que una abo­ga­da». La lu­cha de Man­del se es­cri­bía con su lá­ti­go, su Lu­ger, lan­zan­do su pas­tor ale­mán con­tra los pre­sos y mo­vien­do su de­do ín­di­ce de iz­quier­da a de­re­cha en la te­mi­da die Ram­pe del tren, mar­can­do a los de­por­ta­dos el ca­mino al cre­ma­to­rio o al ba­rra­cón de tra­ba­jo. Así es­cri­bía su his­to­ria SS-La­ger­füh­re­rin Man­del en el en­jam­bre de ba­rra­co­nes que te­jían el en­gra­na­je de­le­té­reo de Ausch­witz-Bir­ke­nau a los lar­go de 175 hec­tá­reas, la mu­jer más po­de­ro­sa del cam­po de ex­ter­mi­nio y pue­de que de la Ale­ma­nia na­zi, res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de me­dio mi­llón de per­so­nas. No se arre­pin­tió de nin­guno de ellos: aho­ga­ba a re­cién na­ci­dos en cu­bos de agua, en­via­ba a em­ba­ra­za­das al cre­ma­to­rio, azo­ta­ba con su lá­ti­go has­ta la muer­te a pri­sio­ne­ras por es­cri­bir un poe­ma en un bi­lle­te de 10 zlotys, por ca­mi­nar des­pa­cio o por mi­rar­la a los ojos, in­clu­so se ex­ci­ta­ba se­xual­men­te con­tem­plan­do los ex­pe­ri­men­tos mé­di­cos que su ami­go y aman­te oca­sio­nal, el doc­tor Men­ge­le, rea­li­za­ba a las pre­sas. Era su ru­ti­na. Con el ros­tro ilu­mi­na­do por la ex­ci­ta­ción que le pro­vo­ca­ba sa­ber­se due­ña del des­tino de cien­tos de mi­les de per­so­nas, re­gre­sa­ba ca­da no­che a su des­pa­cho, se ce­pi­lla­ba el pe­lo, se ser­vía un va­so de li­cor do­ra­do y es­cu­cha­ba un aria de Ma­da­ma But­terfly. Ha­bía si­do un día más de tra­ba­jo, na­da más. «Das Le­ben muss wei­ter­ge­ben», de­cía, «La vi­da si­gue», ha­cien­do su­yo uno de los pi­la­res del na­cio­nal­so­cia­lis­mo so­bre la ani­qui­la­ción de los ju­díos: el ex­ter­mi­nio del más dé­bil re­pre­sen­ta la vi­da del más fuer­te.

SS-La­ger­füh­re­rin Man­del era una mu­jer ca­pri­cho­sa. Exis­tía una dua­li­dad dia­bó­li­ca en su per­so­na­li­dad que le ha­cía abra­zar una per­ma­nen­te con­tra­dic

«LA BES­TIA SIEM­PRE

ción. Odia­ba tan­to a los ju­díos co­mo ama­ba la mú­si­ca. Fru­to de esa pa­sión creó la Or­ques­ta de Mu­je­res de Ausch­witz, ba­jo la di­rec­ción de la fa­mo­sa vio­li­nis­ta Al­ma Ro­sé, so­bri­na de Gus­tav Mah­ler, a la que sal­vó de la cá­ma­ra de gas al res­ca­tar­la del Blo­que 10 –el te­mi­do ba­rra­cón de los ex­pe­ri­men­tos del To­de­sen­gel Men­ge­le–, ob­vian­do su con­di­ción de mis­chlin­ge, una mez­cla de ra­zas ile­gal y ve­ne­no­sa se­gún las le­yes ra­cia­les na­zis. Man­del po­día llo­rar con un aria de Ma­da­ma But­terfly, con el Rê­ve­rie de Ro­bert Schu­mann, las Czar­das de Vit­to­rio Mon­ti o los Ai­res Gi­ta­nos del es­pa­ñol Pa­blo de Sa­ra­sa­te, pe­ro nun­ca con el ase­si­na­to de pre­sos. A ve­ces, dis­fru­ta­ba com­bi­nan­do am­bas pa­sio­nes, co­mo cuan­do or­de­na­ba a las pri­sio­ne­ras can­tar el Horst Wes­sel Lied, el himno na­zi, du­ran­te los pa­ses de re­vis­ta o los pro­ce­sos de de­sin­fec­ción.

La Bes­tia siem­pre lle­va­ba la voz can­tan­te. Es­ta­ba acos­tum­bra­da a te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra, que so­lía ser la úni­ca. En Ausch­witz, la es­cri­tu­ra es­ta­ba prohi­bi­da pa­ra los pre­sos co­mo lo es­ta­ba llo­rar, con­tes­tar, cu­chi­chear, es­con­der co­mi­da o sui­ci­dar­se con­tra la alam­bra­da elec­tri­fi­ca­da. Pe­ro el ex­ter­mi­nio jus­ti­fi­ca­ba la ex­cep­ción. Man­del se en­car­ga­ba de en­tre­gar a los re­cién lle­ga­dos unas postales pa­ra que es­cri­bie­ran a sus fa­mi­lia­res. Men­ti­ras con ma­ta­se­llos, las de­no­mi­na­ban los pre­sos, men­ti­ras pa­ra ali­men­tar el des­co­no­ci­mien­to, el me­jor alia­do de las SS pa­ra su ma­qui­na­ria del te­rror. Lo re­co­no­ció Ru­dolf Vr­ba, uno de los pre­sos que, jun­to a Al­fred Wetz­ler, lo­gró es­ca­par del cam­po en abril de 1944 por­tan­do con­si­go do­cu­men­tos, fo­to­gra­fías y ma­pas de las cá­ma­ras de gas y los cre­ma­to­rios: «Ausch­witz so­la­men­te ha si­do po­si­ble por­que la víctimas que lle­ga­ban no sa­bían lo que ocu­rría aquí». Por eso Man­del obli­ga­ba a los pri­sio­ne­ros a fe­char sus postales en otro lu­gar. Cuan­do esas postales eran en­via­das, con el úni­co fin de co­no­cer el pa­ra­de­ro de los ju­díos que aún no ha­bían si­do de­te­ni­dos y de­por­ta­dos, sus re­mi­ten­tes ya es­ta­ban muer­tos. Pe­ro hu­bo una pri­sio­ne­ra que con­vir­tió esa far­sa en un pa­sa­por­te a la su­per­vi­ven­cia : Ella –nom­bre de fic­ción pe­ro ba­sa­do en he­chos reales– lle­gó al cam­po en sep­tiem­bre de 1943. Gra­cias a su co­no­ci­mien­to de idio­mas y a una per­fec­ta ca­li­gra­fía, en­tró co­mo co­pis­ta en el Blo­que de Mú­si­ca así co­mo en el Blo­que Ka­na­da, el al­ma­cén don­de iban a pa­rar los equi­pa­jes de los de­por­ta­dos. El ha­llaz­go de un men­sa­je de des­pe­di­da, ocul­to en el do­bla­di­llo de un abri­go in­fan­til, hi­zo que Ella em­pe­za­ra su par­ti­cu­lar re­sis­ten­cia: es­cri­bir en el re­ver­so de las postales y las fo­to­gra­fías que en­con­tra­ba en­tre las per­te­nen­cias de los pre­sos, los nom­bres de las per­so­nas que es­ta­ban sien­do ase­si­na­das; es­cri­bien­do sus nom­bres, man­ten­dría vi­va su me­mo­ria. Des­pués, es­con­día esas postales en la tie­rra del cam­po. Fue­ron mu­chos los pre­sos que en­te­rra­ron en ese sue­lo pan­ta­no­so men­sa­jes, fo­to­gra­fías y car­tas, por mie­do a que un día to­do aque­llo des­apa­re­cie­ra, ellos los pri­me­ros, sin que el mun­do co­no­ce­ría lo que allí ha­bía su­ce­di­do. Ausch­witz-Bir­ke­nau es­ta­ba cons­trui­do en mi­tad de un bos­que de abe­du­les, un Bir­ken­wald. Lo que qui­zá des­co­no­cían los na­zis es que el abe­dul se en­raí­za y pren­de en los te­rre­nos más de­sola­dos y, con el tiem­po, lo­gra re­po­blar la tie­rra arrui­na­da con nue­va vi­da.

La muer­te de Al­ma Ro­sé pre­ci­pi­tó la des­apa­ri­ción de la Or­ques­ta de Mu­je­res, al igual que la re­be­lión de los Son­der­kom­man­dos el 7 de oc­tu­bre de 1944, con la vo­la­du­ra del Cre­ma­to­rio

LLE­VA­BA LA VOZ CAN­TAN­TE. ES­TA­BA ACOS­TUM­BRA­DA A TE­NER LA ÚL­TI­MA PA­LA­BRA, QUE SO­LÍA SER LA ÚNI­CA»

IV, an­ti­ci­pó la sa­li­da de la Bes­tia ha­cia el sub­cam­po de Mühl­dorf, en Da­chau. Tres años des­pués de re­ci­bir la Cruz al Mé­ri­to Mi­li­tar de Se­gun­da Cla­se, Ma­ria Man­del era juz­ga­da por crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad en un Tri­bu­nal Cra­co­via en 1947, tras su de­ten­ción por el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, el 10 de agos­to de 1945. Fue de­cla­ra­da cul­pa­ble y con­de­na­da a la hor­ca el 22 de di­ciem­bre de 1947, una sen­ten­cia que se eje­cu­tó el 24 de enero de 1948, cuan­do Man­del te­nía trein­ta y seis años. Na­die es­cri­bió su nom­bre en nin­gu­na pos­tal. Pe­ro ella sí in­ten­tó sal­var su vi­da es­cri­bien­do al pre­si­den­te de Po­lo­nia una car­ta de dos fo­lios im­plo­ran­do pie­dad. La car­ta lle­gó a su des­ti­na­ta­rio, pe­ro la res­pues­ta nun­ca lle­gó a la Bes­tia de Ausch­witz. Mu­rió a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, la mis­ma ho­ra que las se­ña­les acús­ti­cas so­na­ban en el cam­po de Ausch­witz-Bir­ke­nau pa­ra sa­car a las pre­sas de sus ba­rra­co­nes.

Ma­ria Man­del lle­gó al cam­po de Ausch­wit­zBir­ke­nau con ape­nas 30 años un 7 de oc­tu­bre de 1942

«POSTALES DEL ES­TE» Re­yes Monforte PLA­ZA & JANÉS 544 pá­gi­nas, 20,90 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.