LA HI­JA DEL FARERO,

EN EL CEN­TRO DE LA TOR­MEN­TA PER­FEC­TA

La Razón (Cataluña) - - El Presente - POR J. M. ZULOAGA

MA­RÍA GÁ­MEZ, LA PRI­ME­RA MU­JER EN DI­RI­GIR LA GUAR­DIA CI­VIL, SE EN­FREN­TA AL RE­TO DE RE­SOL­VER UNA GRA­VE CRI­SIS EN EL CUER­PO. SE­ÑA­LA­DA POR LA DES­TI­TU­CIÓN DEL CO­RO­NEL PÉ­REZ DE LOS CO­BOS POR NO IN­FOR­MAR SO­BRE EL 8M, SE HA LLE­GA­DO A PE­DIR SU DI­MI­SIÓN

La hi­ja del farero, la me­nor de 11 her­ma­nos, a la que le ha ca­bi­do el ho­nor de ser la pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir la Guar­dia Ci­vil, ha te­ni­do su pri­mer y du­ro tro­pie­zo. Se ha en­con­tra­do, al po­co de lle­gar al pues­to, con una cri­sis di­fí­cil de go­ber­nar en la que al­guien, con ma­la in­ten­ción o po­ca in­for­ma­ción, le pue­de atri­buir to­das las cul­pas, lo que se­ría ra­di­cal­men­te in­jus­to. Y eso que ella lle­gó con la in­ten­ción de man­te­ner un per­fil dis­cre­to, le­jos de los fo­cos. Una se­rie de he­chos con­ca­te­na­dos han pro­vo­ca­do la «tor­men­ta per­fec­ta» en un Cuer­po ca­paz de so­por­tar és­ta y otras vi­ci­si­tu­des, co­mo ha de­mos­tra­do en sus más de 176 años de his­to­ria, ya que cuen­ta con un fac­tor pri­mor­dial pa­ra ha­llar las so­lu­cio­nes ne­ce­sa­rias: la dis­ci­pli­na de sus miem­bros. Un ab­so­lu­to mu­tis­mo es la res­pues­ta que se en­cuen­tra cuan­do se pre­gun­ta so­bre el pa­pel ju­ga­do por Ma­ría Gá­mez en la cri­sis que se ini­ció con la des­ti­tu­ción del co­ro­nel Die­go Pé­rez de los Co­bos co­mo je­fe de la Co­man­dan­cia de Madrid. No se tra­ta de un guar­dia ci­vil cual­quie­ra, su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal le ava­la y pres­cin­dir de él es, a to­das lu­ces, una tor­pe­za que, ade­más, si las jus­ti­cia así lo de­ter­mi­na, se­ría un ac­to ile­gal. Y una in­cóg­ni­ta ma­yor, si ca­be: ¿có­mo se re­dac­tó el ofi­cio, di­ri­gi­do al se­cre­ta­rio de Es­ta­do, en el que se ve­nía a re­co­no­cer, en pa­pel ofi­cial, que al ce­sa­do se le ha­bía re­que­ri­do in­for­ma­ción de unas di­li­gen­cias ju­di­cia­les, se­cre­tas por sí mis­mas, so­bre la au­to­ri­za­ción de ma­ni­fes­ta­cio­nes el 8-M? ¿Es­cri­bió ella mis­ma es­te pa­pel? ¿Se lo hi­cie­ron es­cri­bir? ¿Es­tu­vo ase­so­ra­da? Bue­nas pre­gun­tas, sin res­pues­ta de mo­men­to. Lo cier­to es que en me­dio de la tor­men­ta per­fec­ta aña­dió una ola de gi­gan­tes­cas pro­por­cio­nes, una es­pe­cie de au­to­in­cul­pa­ción, que ni la luz del me­jor fa­ro ha­bría ser­vi­do pa­ra guiar a la na­ve del Mi­nis­te­rio del In­te­rior a buen puer­to. El di­rec­tor ge­ne­ral de la Be­ne­mé­ri­ta, en es­te ca­so la di­rec­to­ra, siem­pre es­tá bien ro­dea­da de man­dos dis­pues­tos a ayu­dar­la, a ase­so­rar­la. La fi­gu­ra del je­fe del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do es una re­fe­ren­cia pa­ra to­dos sus miem­bros que, di­ga lo que se di­ga, desean pa­ra él lo me­jor por­que va en be­ne­fi­cio de to­dos los guar­dias. Por ello, lo ocu­rri­do ha sem­bra­do el des­con­cier­to y el en­fa­do en­tre mu­chos. Se ha lle­ga­do a pe­dir su di­mi­sión. Lo me­jor se­ría es­pe­rar a co­no­cer los en­tre­si­jos de es­te mo­nu­men­tal lío pa­ra juz­gar el pa­pel que ha ju­ga­do ca­da uno de sus ac­to­res. La di­rec­to­ra; el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, que se ha man­te­ni­do en un se­gun­do plano; el mi­nis­tro del In­te­rior; el DAO di­mi­ti­do, Lau­ren­tino Ce­ña... por­que lo que le ha ocu­rri­do al per­ju­di­ca­do, Pé­rez de los Co­bos, ya lo sa­be­mos aun­que Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka «ame­na­za­ra» con gran­des re­ve­la­cio­nes que pon­drían en cues­tión la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal del man­do ce­sa­do. Si se las ocul­ta a la opi­nión pú­bli­ca, él sa­brá por qué lo ha­ce. De mo­men­to, ha si­do la pro­pia Be­ne­mé­ri­ta la que ha re­vi­sa­do el or­de­na­dor per­so­nal del co­ro­nel por si de él hu­bie­ran par­ti­do «fil­tra­cio­nes». Vol­vien­do al pa­pel, con una re­dac­ción per­fec­ta­men­te me­jo­ra­ble, ¿que­ría de­cir lo que de­cía o lo que que­ría de­cir? En los tér­mi­nos en que apa­re­ció, ha­bía po­cas du­das: se re­qui­rió in­for­ma­ción a efec­tos de co­no­ci­mien­to. O tal vez ¿se qui­so ex­pre­sar, con una cier­ta tor­pe­za en cuan­to a su es­cri­tu­ra, que el co­ro­nel Pé­rez de los Co­bos no ha­bía da­do la no­ve­dad de que la juez del 8-M ya con­ta­ba con un in­for­me de la Uni­dad Or­gá­ni­ca de Po­li­cía Ju­di­cial (UOPJ) so­bre el asun­to de las ci­ta­das ma­ni­fes­ta­cio­nes fe­mi­nis­tas del 8-M?

Fue­ra de una ma­ne­ra o de la otra, la pe­ti­ción al man­do ce­sa­do no era co­rrec­ta so­bre to­do por­que el co­ro­nel no te­nía por qué co­no­cer ese de­ta­lle; y, si lo hu­bie­ra sa­bi­do, no lo po­día re­ve­lar. Ade­más, ya ha­bía da­do la no­ve­dad, has­ta en dos oca­sio­nes, so­bre es­te asun­to. La in­ter­ven­ción de Gran­deMar­las­ka en el Par­la­men­to, en el que ve­nía a des­car­gar res­pon­sa­bi­li­da­des en el se­cre­ta­rio de Es­ta­do y en Ma­ría Gá­mez, tam­po­co es­tu­vo muy afor­tu­na­da. Fue el mi­nis­tro el que ge­ne­ró el lío cuan­do al­guien des­de las al­tu­ras le afeó que se hu­bie­ran te­ni­do que en­te­rar de la exis­ten­cia del pri­mer in­for­me de la Guar­dia Ci­vil so­bre el 8M a tra­vés de una no­ti­cia de pren­sa. Tran­qui­li­dad, paz y so­sie­go es lo que re­co­mien­da un ami­go, un man­do de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, cuan­do sur­gen cir­cuns­tan­cias com­ple­jas, y es lo que pa­re­ce ha­ber fal­ta­do en es­ta oca­sión.

AÑOS EN LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN AN­DA­LU­ZA

Pe­ro vol­va­mos a Ma­ría Gá­mez. La co­no­cí en Má­la­ga con oca­sión de la en­tre­ga del pre­mio que LA RA­ZÓN con­ce­dió a la Guar­dia Ci­vil por sus 175 años de ser­vi­cio a Es­pa­ña y los es­pa­ño­les. A ries­go de que al­gu­nos aho­ra, en me­dio de es­te am­bien­te de ten­sión, me cri­ti­quen (qué fá­cil es ha­cer leña del ár­bol caí­do), ten­go que de­cir que me pa­re­ció bue­na gen­te, que lle­ga­ba a la Be­ne­mé­ri­ta con ga­nas de tra­ba­jar, de ha­cer ho­nor a ser la pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir el Cuer­po. Ha­brá que ver si es­te in­ci­den­te le ha que­bra­do esa vo­lun­tad o se la ha re­for­za­do. Y es­ta abo­ga­da de for­ma­ción lle­gó a la Guar­dia Ci­vil tras mu­chos años en la Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za, don­de su úl­ti­mo car­go fue el de sub­de­le­ga­da del Go­bierno en Má­la­ga, en el que se hi­zo co­no­ci­da por es­tar al fren­te del dis­po­si­ti­vo de res­ca­te de Ju­len, el pe­que­ño que ca­yó a un po­zo en el mu­ni­ci­pio ma­la­gue­ño de To­ta­lán. Aho­ra, tie­ne por de­lan­te otra di­fí­cil em­pre­sa. Se ha ro­dea­do, al de­sig­nar la nue­va cú­pu­la, de ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les co­mo los ge­ne­ra­les Sa­las y Bláz­quez. Tie­ne co­mo ayu­dan­te a un man­do con tan­ta ex­pe­rien­cia co­mo Ma­nuel Lla­mas, ge­ne­ral de di­vi­sión: Y to­dos los de­más man­dos. De ella de­pen­de que en­tre to­dos se con­si­ga de­vol­ver la tran­qui­li­dad a la Be­ne­mé­ri­ta y que, eso sí, se ha­ga jus­ti­cia si al­gu­na in­jus­ti­cia se ha co­me­ti­do. Ha­cer un co­men­ta­rio crí­ti­co de Gá­mez en es­tos mo­men­tos es lo fá­cil. Pro­ba­ble­men­te ha co­me­ti­do erro­res, só­lo lle­va unos me­ses al fren­te de la Be­ne­mé­ri­ta, y, si con­ti­núa en el pues­to, no tar­da­rá en co­ger la ex­pe­rien­cia que aho­ra le fal­ta. Apar­tar aho­ra a la pri­me­ra mu­jer que ha lle­ga­do a la cú­pu­la de la Guar­dia Ci­vil pue­de no ser la de­ci­sión más acer­ta­da, aun­que si se de­mues­tra que su pa­pel en es­ta cri­sis la ha­ce in­com­pa­ti­ble con el car­go, no ten­dría más re­me­dio que mar­char­se. Tie­ne una oca­sión de oro en los pró­xi­mos días, cuan­do se reúna con el Con­se­jo Su­pe­rior de la Guar­dia Ci­vil, in­te­gra­do por to­dos los ge­ne­ra­les; o an­tes, si hay una to­ma de po­se­sión de los nue­vos man­dos. Un dis­cur­so ajus­ta­do, en el que se cuen­te la ver­dad, sin de­jar es­pa­cios opa­cos, se­ría una bue­na fir­ma de em­pe­zar a ce­rrar es­ta cri­sis. Con to­das las con­se­cuen­cias. A lo me­jor es mu­cho pe­dir.

Abo­ga­da de for­ma­ción, lle­gó a la Guar­dia Ci­vil con la idea de man­te­ner un per­fil dis­cre­to, ale­ja­da de los fo­cos

Se hi­zo co­no­ci­da cuan­do coor­di­nó el res­ca­te del pe­que­ño Ju­len co­mo sub­de­le­ga­da del Go­bierno en Má­la­ga

Ma­ría Gá­mez, jun­to a Fer­nan­do Gran­deMar­las­ka, du­ran­te su to­ma de po­se­sión co­mo di­rec­to­ra de la Guar­dia Ci­vil en enero

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.