«No hay po­lí­ti­ca más so­cial que man­te­ner y crear em­pleo»

Cree que la «re­mon­ta­da es co­sa de to­dos» y de­fien­de que «na­die se pue­de que­dar atrás»

La Razón (Cataluña) - - Portada - RAMI ABOUKHAIR CEO de San­tan­der Es­pa­ña Car­men Morodo

LaLa cri­sis fi­nan­cie­ra dañó mu­cho la ima­gen de los ban­cos. ¿És­ta pue­de ser la opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar eso?

–La cri­sis de 2008 fue un pro­ble­ma, fun­da­men­tal­men­te, de las ca­jas de aho­rro, pe­ro per­ju­di­có a to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro. Quie­ro re­cor­dar­le que Banco San­tan­der, co­mo otras en­ti­da­des, no re­ci­bió ni un so­lo eu­ro del con­tri­bu­yen­te. Aho­ra, el sec­tor fi­nan­cie­ro es­tá sien­do par­te de la so­lu­ción. Yo siem­pre di­go que la me­jor for­ma de me­jo­rar nues­tra repu­tación es cum­plir con nues­tra mi­sión de for­ma res­pon­sa­ble. Y nues­tra mi­sión es ayu­dar al pro­gre­so de las em­pre­sas y las fa­mi­lias, una mi­sión que co­bra un sen­ti­do muy es­pe­cial en mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des co­mo el ac­tual.

–Las em­pre­sas con­fían en que los ban­cos ten­gan aho­ra for­ta­le­za su­fi­cien­te co­mo pa­ra que, aun­que se re­sien­tan, pue­dan ser un agen­te prin­ci­pal pa­ra ha­cer fren­te a es­ta cri­sis. ¿Pue­de ser así?

–En es­ta cri­sis creo que to­dos es­ta­mos me­jor pre­pa­ra­dos. El sec­tor pri­va­do, con me­nos deu­da; la eco­no­mía es­pa­ño­la, con más for­ta­le­za; y las em­pre­sas, me­jor pre­pa­ra­das y me­nos en­deu­da­das. Le doy un da­to: en 2008, ex­por­ta­ban 60.000 com­pa­ñías es­pa­ño­las, fren­te a las 160.000 ac­tua­les. Aho­ra bien, es vi­tal reac­ti­var la eco­no­mía cuan­to an­tes. Si tar­da­mos en reac­cio­nar, mu­chas em­pre­sas se jue­gan su su­per­vi­ven­cia. Sin la em­pre­sa, no hay sa­li­da. Sin em­pre­sas, no hay ni em­pleo, ni re­cu­pe­ra­ción po­si­ble. No hay me­jor po­lí­ti­ca so­cial que crear em­pleo. Y só­lo si apo­ya­mos a las em­pre­sas y con­se­gui­mos evi­tar que se des­tru­ya em­pleo ayu­da­mos a las fa­mi­lias. La li­qui­dez que es­ta­mos pres­tan­do es esen­cial por­que ha per­mi­ti­do a mu­chas em­pre­sas sub­sis­tir pe­se al fre­na­zo de la ac­ti­vi­dad y la caí­da de in­gre­sos.

–¿Las ayu­das da­das has­ta aho­ra han si­do su­fi­cien­tes? ¿Tie­ne la im­pre­sión de que han lle­ga­do a to­do el mun­do?

–Yo creo que los Go­bier­nos y au­to­ri­da­des eu­ro­peas han da­do res­pues­tas muy con­tun­den­tes. La lí­nea de ava­les ICO por 100.000 mi­llo­nes es­tá sien­do cla­ve pa­ra ayu­dar a las em­pre­sas. Se han ac­ti­va­do ya cua­tro tra­mos, por 84.500 mi­llo­nes, y has­ta aho­ra se ha he­cho llegar fi­nan­cia­ción por más de 65.000 mi­llo­nes. Los ban­cos es­ta­mos desem­pe­ñan­do un pa­pel esen­cial a la ho­ra de ca­na­li­zar esas ayu­das. Con es­tas lí­neas se es­tá con­tri­bu­yen­do a pro­te­ger el te­ji­do pro­duc­ti­vo y, con ello, a pre­ser­var el má­xi­mo nú­me­ro po­si­ble de pues­tos de tra­ba­jo pa­ra fa­ci­li­tar la re­cu­pe­ra­ción lo an­tes po­si­ble.

–¿Pe­ro por qué se ha pro­du­ci­do tan­to atas­co y al­gu­nas ayu­das no han lle­ga­do aún? ¿Es cul­pa de los ban­cos o de la Ad­mi­nis­tra­ción?

–Unos ban­cos he­mos si­do más ági­les que otros pa­ra ha­cer llegar el di­ne­ro, en fun­ción de las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno y de nues­tro ti­po de clien­te. Ten­ga en cuen­ta que en 2019, San­tan­der ca­na­li­zó un 40% de las ope­ra­cio­nes ICO, por lo que te­ne­mos mu­cha ex­pe­rien­cia. Nues­tros pro­fe­sio­na­les han tra­ba­ja­do con mu­cha agi­li­dad y he­mos te­ni­do mu­cha de­man­da por par­te de pe­que­ños em­pre­sa­rios y au­tó­no­mos, don­de más se con­cen­tran las ne­ce­si­da­des. –¿Hay que am­pliar los ava­les ICO? Se ha pu­bli­ca­do que los ban­cos blo­quea­ban cré­di­tos a py­mes y au­tó­no­mos tras ago­tar­se los ava­les.

–A juz­gar por la de­man­da, se­ría muy bueno que se des­blo­quea­ra cuan­to an­tes el quin­to y úl­ti­mo tra­mo del ICO y se am­plia­ra la lí­nea des­ti­na­da a py­mes y au­tó­no­mos, que es don­de se con­cen­tra la ma­yor de­man­da. Es im­por­tan­te que se ha­bi­li­ten las lí­neas con la má­xi­ma ce­le­ri­dad, aun­que to­das las en­ti­da­des no pue­dan ir al mis­mo rit­mo. –¿Có­mo pue­de afec­tar es­ta cri­sis a la ren­ta­bi­li­dad del banco?

–Nos en­fren­ta­mos a una cri­sis sin pre­ce­den­tes y el pa­rón de los úl­ti­mos me­ses, sin duda, va a afec­tar y ten­dre­mos que ges­tio­nar­lo. En un ejer­ci­cio de pru­den­cia, es­ta­mos do­tan­do pro­vi­sio­nes, co­mo el res­to del sec­tor fi­nan­cie­ro mun­dial. –¿Qué pre­vi­sión tie­nen de la evo­lu­ción de la mo­ro­si­dad de aquí a un año, cuan­do ten­gan que em­pe­zar a pa­gar­se las amor­ti­za­cio­nes de los prés­ta­mos ICO? ¿Có­mo pue­de afec­tar al banco?

–Es pron­to pa­ra ver có­mo evo­lu­cio­na­rá la mo­ro­si­dad. To­do de­pen­de de la efi­ca­cia de las me­di­das eco­nó­mi­cas que se to­men pa­ra la re­cu­pe­ra­ción y de lo que tar­de en reac­ti­var­se la eco­no­mía.

–Le pre­gun­ta­ba por los ban­cos. ¿Y las em­pre­sas? ¿De qué ma­ne­ra pue­den com­pro­me­ter­se pa­ra ayu­dar a pa­liar los efec­tos de la pan­de­mia? –És­ta es una cri­sis que no va a afec­tar por igual a to­dos los sec­to­res. Lo po­si­ti­vo es que, aun­que vi­vi­mos en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre, el fu­tu­ro de­pen­de de lo que ha­ga­mos y de que las

La re­for­ma la­bo­ral de­mos­tró que se po­día crear em­pleo sin cre­cer por en­ci­ma del 2%. Ha­ce fal­ta fle­xi­bi­li­dad con los ERTE» No hay po­lí­ti­ca más so­cial que man­te­ner y crear em­pleo. Es im­por­tan­te es­cu­char a los em­pre­sa­rios de los dis­tin­tos sec­to­res»

me­di­das y de­ci­sio­nes que se to­men sean las ade­cua­das. Y eso se apli­ca a to­dos.

–¿Las em­pre­sas de­ben asu­mir un re­cor­te de be­ne­fi­cios a cos­ta de sal­var em­pleos? –Ló­gi­ca­men­te, son los em­pre­sa­rios los pro­ta­go­nis­tas de la sa­li­da de es­ta cri­sis y yo con­fío mu­cho en su ca­pa­ci­dad, en su co­ra­je y en las de­ci­sio­nes que adop­ten. Es im­por­tan­te es­cu­char­les, por­que son ellos quie­nes me­jor co­no­cen los me­ca­nis­mos de re­cu­pe­ra­ción en sus sec­to­res.

–Es­te mes pa­re­ce que los ERTE han con­te­ni­do la subida del pa­ro. ¿Las ci­fras no se­rán tan ca­tas­tró­fi­cas co­mo se ha anun­cia­do en un pri­mer mo­men­to?

–De­pen­de­rá de có­mo va­ya­mos vol­vien­do a la ac­ti­vi­dad. Só­lo es­pe­ro que la re­cu­pe­ra­ción sea rá­pi­da y ten­ga un efec­to po­si­ti­vo en el em­pleo. Por eso es tan im­por­tan­te pre­ser­var al te­ji­do em­pre­sa­rial. Son las em­pre­sas las que ge­ne­ran em­pleo.

–¿Qué pre­vi­sio­nes ma­ne­jan us­te­des?

–El im­pac­to so­bre la eco­no­mía va a ser ele­va­do, co­mo se­ña­lan to­dos los ex­per­tos y or­ga­nis­mos ofi­cia­les, pe­ro también es ver­dad que los pa­que­tes de ayu­das pues­tos en mar­cha por to­dos los paí­ses son muy im­por­tan­tes. De­pen­de mu­cho de lo acer­ta­do de las me­di­das que se va­yan adop­tan­do. No nos ol­vi­de­mos que ve­ni­mos de un país que cre­cía por en­ci­ma de la media eu­ro­pea.

–¿Pe­ro se mue­ven en la lí­nea de las ci­fras del Banco de Es­pa­ña?

–Es­ta­mos si­guien­do muy de cer­ca las pre­vi­sio­nes de to­dos los or­ga­nis­mos. En to­do ca­so, hay que es­pe­rar a ver el efec­to de las me­di­das de ban­cos cen­tra­les, Go­bier­nos, ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les y sec­to­res pri­va­dos e ir ana­li­zan­do cuál es su efec­to mi­ti­gan­te pa­ra te­ner más pre­ci­sión so­bre el im­pac­to fi­nal.

–¿Qué me­di­das hay que adop­tar? ¿Es una bue­na de­ci­sión am­pliar los ERTE has­ta di­ciem­bre?

–Pa­re­ce que lo ló­gi­co se­ría que si la cri­sis se alar­ga y tie­ne efec­to en mu­chos sec­to­res ha­ya fle­xi­bi­li­dad pa­ra que las em­pre­sas pue­dan ir re­cu­pe­ran­do el em­pleo en la me­di­da que lo ha­ga la ac­ti­vi­dad.

–¿Hay flu­jos de in­ver­sio­nes pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar nues­tras em­pre­sas sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar la vía ex­tre­ma de la na­cio­na­li­za­ción?

–Es muy im­por­tan­te crear un mar­co atrac­ti­vo tan­to pa­ra in­ver­so­res na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les. Eso exi­ge ge­ne­rar con­fian­za, eli­mi­nar in­cer­ti­dum­bres y es­ta­ble­cer unas re­glas muy cla­ras de jue­go. Es­pa­ña tie­ne que se­guir sien­do uno de los paí­ses más atrac­ti­vos pa­ra la in­ver­sión.

–¿Có­mo se con­si­gue que Es­pa­ña man­ten­ga ese atrac­ti­vo? ¿Se re­fie­re al ám­bi­to fis­cal?

–Hay que to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger el te­ji­do pro­duc­ti­vo y el em­pleo. Y eso pa­sa, a cor­to pla­zo, por apo­yar a sec­to­res co­mo el tu­ris­mo o la cons­truc­ción y, más a lar­go pla­zo, pen­sar en los sec­to­res que van a ser cla­ve en la trans­for­ma­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la, hay que pen­sar en tec­no­lo­gía, di­gi­tal, eco­no­mía ver­de...

–¿En qué de­be cen­trar­se la ac­ción po­lí­ti­ca en es­tos mo­men­tos? ¿Cuá­les de­be­rían ser las prio­ri­da­des?

–De­be ocu­par­se de adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias y acer­ta­das pa­ra que la eco­no­mía se reac­ti­ve y po­da­mos ir re­cu­pe­ran­do la nor­ma­li­dad de for­ma se­gu­ra y con con­fian­za. In­sis­to en que no hay po­lí­ti­ca más so­cial que man­te­ner y crear em­pleo. –¿Qué en­tien­de us­ted por la «re­cons­truc­ción»?

–No es del to­do acer­ta­do ha­blar de re­cons­truc­ción. No­so­tros pre­fe­ri­mos ha­blar de re­mon­ta­da. Es­pa­ña ve­nía con una iner­cia muy po­si­ti­va y hay que co­ger im­pul­so rá­pi­do y fuer­te pa­ra im­pul­sar la re­mon­ta­da. –¿Có­mo?

–A cor­to pla­zo, me pa­re­ce im­por­tan­te em­pe­zar por pro­te­ger a las em­pre­sas y sec­to­res que ge­ne­ran em­pleo y que tie­nen efec­to arras­tre so­bre to­da la eco­no­mía, co­mo el tu­ris­mo en Es­pa­ña, que re­pre­sen­ta el 12,5% del PIB y unos in­gre­sos de 124.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. No po­de­mos de­jar que se pier­da la temporada tu­rís­ti­ca, con ab­so­lu­ta ga­ran­tía de se­gu­ri­dad, pe­ro avan­zan­do en la aper­tu­ra de es­ta­ble­ci­mien­tos y ne­go­cios. Es­pa­ña de­be ser ac­tor prin­ci­pal en cual­quier plan de «co­rre­do­res se­gu­ros» y se de­be im­pul­sar el tu­ris­mo na­cio­nal. En San­tan­der es­ta­mos po­nien­do to­do nues­tro em­pe­ño pa­ra apo­yar al tu­ris­mo.

–¿Con qué ti­po de ayu­das? –Nos ju­ga­mos mu­cho en los pró­xi­mos me­ses. En julio, por ejem­plo, la fac­tu­ra­ción por tu­ris­mo es de 16.000 mi­llo­nes de eu­ros. No­so­tros es­ta­mos ayu­dan­do de la me­jor ma­ne­ra que pue­de ha­cer un banco y es res­pon­dien­do a las de­man­das de fi­nan­cia­ción del sec­tor, que es uno de los más afec­ta­dos. –¿Ha­brá que su­bir im­pues­tos pa­ra equi­li­brar las cuen­tas pú­bli­cas?

–Lo que hay que ha­cer es reac­ti­var la eco­no­mía pa­ra au­men­tar la re­cau­da­ción. Lo que he­mos vis­to es que el pa­rón eco­nó­mi­co ha su­pues­to una caí­da de la re­cau­da­ción del 29%. –Y en el mer­ca­do la­bo­ral, ¿más fle­xi­bi­li­dad?

–La re­for­ma la­bo­ral de­mos­tró que se po­día crear em­pleo sin cre­cer por en­ci­ma del 2%. Creo fir­me­men­te en el diá­lo­go so­cial y es­toy con­ven­ci­do de que, fru­to de ese diá­lo­go, los di­fe­ren­tes ac­to­res en­con­tra­rán pun­tos de me­jo­ra. –¿Qué le pa­re­cen las ini­cia­ti­vas que has­ta aho­ra ha pues­to en mar­cha el Go­bierno pa­ra apo­yar la eco­no­mía?

–Es im­por­tan­te es­cu­char a los em­pre­sa­rios de los dis­tin­tos sec­to­res, que son quie­nes me­jor co­no­cen las he­rra­mien­tas y los re­sor­tes pa­ra su re­cu­pe­ra­ción. La pues­ta en mar­cha de las lí­neas ICO ha si­do un acier­to y la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da tie­ne un po­ten­cial enor­me pa­ra que ini­cie­mos la re­mon­ta­da lo an­tes po­si­ble.

–¿La ma­yo­ría de in­ves­ti­du­ra tie­ne la for­ta­le­za su­fi­cien­te pa­ra aguan­tar es­te te­rre­mo­to? No pa­re­ce que va­ya a ha­ber gran­des acuer­dos na­cio­na­les.

–Co­mo di­ce Ra­fa Na­dal: «la re­mon­ta­da es co­sa de to­dos». –Pe­ro en el Con­gre­so no se per­ci­be ese cli­ma de «re­mon­ta­da de to­dos».

–Pa­re­ce cla­ro que de es­ta si­tua­ción te­ne­mos que sa­lir to­dos jun­tos.

–¿Con­fía en que la fi­nan­cia­ción eu­ro­pea sea real­men­te sin con­di­cio­na­li­dad?

–Eu­ro­pa tie­ne que sa­lir más for­ta­le­ci­da de es­ta cri­sis. Ayu­dar a los paí­ses que en es­te mo­men­to más lo ne­ce­si­tan es una in­ver­sión a fu­tu­ro en la cons­truc­ción de una Eu­ro­pa que ha re­co­no­ci­do que se que­dó atrás en la so­lu­ción de la cri­sis an­te­rior. –Pe­ro, por su ex­pe­rien­cia, ¿de­be­mos mo­ver­nos en el es­ce­na­rio de que ha­brá que ha­cer ajus­tes en las cuen­tas pú­bli­cas pa­ra aten­der nues­tras obli­ga­cio­nes por la fi­nan­cia­ción eu­ro­pea?

–To­do el mun­do es cons­cien­te de que las me­di­das que se adop­ten de­ben ser com­pa­ti­bles con el cre­ci­mien­to, la com­pe­ti­ti­vi­dad y la es­ta­bi­li­dad de las fi­nan­zas a lar­go pla­zo.

–¿Es­pa­ña sa­le más fuer­te? –Es­ta cri­sis ha vuel­to a po­ner de ma­ni­fies­to que so­mos un gran país, un ejem­plo de so­li­da­ri­dad, de ge­ne­ro­si­dad y su­pera­ción, co­mo han de­mos­tra­do nues­tros pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, que se han de­ja­do el al­ma por to­dos no­so­tros. Por tan­to, muy me­re­ci­do su Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias. Lo más im­por­tan­te es tra­tar de no de­jar a na­die atrás.

Los es­pa­ño­les he­mos mos­tra­do una y mil ve­ces que nos so­bre­po­ne­mos a to­do ti­po de cri­sis y ad­ver­si­da­des y es­toy con­ven­ci­do de que es­ta vez no se­rá di­fe­ren­te. No ten­go duda de que jun­tos va­mos a re­mon­tar también en es­ta oca­sión.

–¿Qué pue­den ha­cer los ban­cos an­te es­ta cri­sis pa­ra ayu­dar a las fa­mi­lias?

–Des­de el pri­mer mo­men­to he­mos que­ri­do ser par­te de la so­lu­ción. Lo primero fue ayu­dar con la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria y fa­ci­li­tar des­de el prin­ci­pio la li­qui­dez ne­ce­sa­ria pa­ra mitigar el im­pac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis en las fa­mi­lias y em­pre­sas. Ha si­do una si­tua­ción muy du­ra pa­ra mi­les de fa­mi­lias, a las que en­vío un fuer­te abra­zo de par­te de to­dos los pro­fe­sio­na­les de San­tan­der. Los pro­fe­sio­na­les de la red de ofi­ci­na han he­cho una gran la­bor es­tan­do muy cer­ca de los clien­tes y apor­tán­do­les so­lu­cio­nes.

–¿En con­cre­to en el ám­bi­to so­cial?

–He­mos ayu­da­do en to­do lo que he­mos po­di­do, tan­to des­de el pun­to de vis­ta de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria y de las ini­cia­ti­vas so­li­da­rias, co­mo des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, fa­ci­li­tan­do la li­qui­dez ne­ce­sa­ria pa­ra mitigar el im­pac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis en las fa­mi­lias y en las em­pre­sas más afec­ta­das por la pér­di­da de in­gre­sos y de em­pleo. Des­de el pun­to de vis­ta sa­ni­ta­rio, en San­tan­der do­ta­mos un fon­do so­li­da­rio de 100 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la com­pra de ma­te­rial sa­ni­ta­rio e in­ves­ti­ga­ción del Co­vid-19, con­tri­bui­mos con nues­tra co­la­bo­ra­ción a po­ner en mar­cha el Hos­pi­tal de Ife­ma y or­ga­ni­za­mos even­tos y ac­tos co­mo la La­Li­ga San­tan­der Fest pa­ra re­cau­dar fon­dos. Ade­más, nues­tros equi­pos de ne­go­cio in­ter­na­cio­nal ayu­da­ron en al­gu­nas co­mu­ni­da­des en la com­pra de ma­te­rial sa­ni­ta­rio. En Chi­na, por ejem­plo, ha­bía que realizar los pa­gos a las 4 de la ma­ña­na y ahí nues­tros equi­pos de ne­go­cio in­ter­na­cio­nal han si­do un gran apo­yo a los Go­bier­nos re­gio­na­les por su ex­pe­rien­cia . Al ini­cio de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria di­ji­mos que no aco­me­te­ría­mos un ERTE, y lo hi­ci­mos pa­ra pro­te­ger a nues­tros em­plea­dos y te­ner a los 25.000 pro­fe­sio­na­les ac­ti­vos pa­ra po­der ayu­dar al res­to.

CRIS­TI­NA BEJARANO

CRIS­TI­NA BEJARANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.