El de­cre­to de la nue­va nor­ma­li­dad no po­drá prohi­bir ma­ni­fes­tar­se

El Go­bierno no ten­drá po­tes­tad pa­ra res­trin­gir la mo­vi­li­dad

La Razón (Cataluña) - - Portada - Pablo Gó­mez -

El Go­bierno apro­ba­rá hoy en su reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros el real de­cre­to que sus­ti­tui­rá al es­ta­do de alar­ma, cu­ya úl­ti­ma pró­rro­ga ex­pi­ra el día 21. Es­ta nor­ma bus­car dar con­ti­nui­dad a las li­mi­ta­cio­nes de afo­ros y a los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad.

El Go­bierno apro­ba­rá hoy en su reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros el real de­cre­to que sus­ti­tui­rá al es­ta­do de alar­ma, cu­ya úl­ti­ma pró­rro­ga ex­pi­ra el 21 de ju­nio. Es­ta nor­ma bus­car dar con­ti­nui­dad a las li­mi­ta­cio­nes de afo­ros y a los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad que la sociedad ha he­cho su­yos en es­tos me­ses, co­mo el man­te­ni­mien­to de la dis­tan­cia en­tre per­so­nas, la obli­ga­ción de lle­gar mas­ca­ri­llas en los es­pa­cios ce­rra­dos y en la vía pú­bli­ca o el in­cre­men­to de la hi­gie­ne, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo al la­va­do de ma­nos. Se tra­ta, se­gún re­co­ge el bo­rra­dor del tex­to al que hoy los mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad y Trans­por­tes da­rán los úl­ti­mos re­to­ques, de es­ta­ble­cer «un de­ber ge­ne­ral de cau­te­la y pro­tec­ción que afian­ce com­por­ta­mien­tos de pre­ven­ción en el con­jun­to de la po­bla­ción» orien­ta­dos a «ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la vi­da y a la pro­tec­ción de sa­lud mien­tras per­du­re la cri­sis sa­ni­ta­ria oca­sio­na­da por el Co­vid-19».

Al tra­tar­se de un real de­cre­to ley, el Go­bierno de Sán­chez no ten­drá nin­gún ins­tru­men­to a su al­can­ce pa­ra li­mi­tar la mo­vi­li­dad de per­so­nas en el ca­so de que en los pró­xi­mos me­ses se pro­duz­ca un re­bro­te de la en­fer­me­dad. Tam­po­co po­drá li­mi­tar, por ejem­plo, las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Y es que, tal y co­mo re­co­ge la Car­ta Mag­na en su ar­tícu­lo 86.1 y el pro­pio preám­bu­lo del tex­to que se apro­ba­rá hoy, los reales de­cre­tos «no po­drán afec­tar al or­de­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes bá­si­cas del Es­ta­do, a los de­re­chos, de­be­res y li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos re­gu­la­dos en el Tí­tu­lo I (de la pro­pia Cons­ti­tu­ción), al ré­gi­men de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas ni al De­re­cho elec­to­ral ge­ne­ral». Y en­tre esos de­re­chos con­te­ni­dos en el Tí­tu­lo I de la Cons­ti­tu­ción se en­cuen­tra el de reunión pa­cí­fi­ca en la vía pú­bli­ca y el de ma­ni­fes­ta­ción, ade­más del res­to de de­re­chos fun­da­men­ta­les, co­mo el de cir­cu­lar por el te­rri­to­rio na­cio­nal. De es­ta for­ma, las op­cio­nes de Mon­cloa pa­ra ac­tuar que­da­rán muy re­du­ci­das. En el ca­so con­cre­to de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, só­lo po­drán ser prohi­bi­das «cuan­do exis­tan ra­zo­nes fun­da­das de al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co, con pe­li­gro pa­ra per­so­nas o bie­nes». Só­lo de­be­rán ser co­mu­ni­ca­das pre­via­men­te.

Lis­tas de pa­sa­je­ros

El real de­cre­to es­ta­ble­ce­rá nue­vas nor­mas en ma­te­ria de trans­por­tes. En­tre las no­ve­da­des, por ejem­plo, des­ta­ca que «los ope­ra­do­res de trans­por­te aé­reo y te­rres­tre in­ter­pro­vin­cia­les con nú­me­ro de asien­to preasig­na­do de­be­rán re­ca­bar in­for­ma­ción pa­ra con­tac­to de to­dos los pa­sa­je­ros y con­ser­var los lis­ta­dos un mí­ni­mo de cua­tro se­ma­nas con pos­te­rio­ri­dad al via­je». Del mis­mo mo­do, «de­be­rán fa­ci­li­tar es­tos lis­ta­dos a las au­to­ri­da­des de sa­lud pú­bli­ca cuan­do se re­quie­ran con la fi­na­li­dad de rea­li­zar la tra­za­bi­li­dad de con­tac­tos».

Otro de los pun­tos más re­le­van­tes en el que in­ci­den las más de 30 pá­gi­nas del de­cre­to es la obli­ga­ción de man­te­ner la dis­tan­cia in­ter­per­so­nal en prác­ti­ca­men­te to­dos los re­cin­tos en los que pue­de pro­du­cir­se una con­cen­tra­ción de per­so­nas de for­ma co­ti­dia­na. Es el ca­so de los co­le­gios de ca­ra a su vuel­ta en sep­tiem­bre. Al mar­gen del ne­ce­sa­rio re­fuer­zo en las la­bo­res de lim­pie­za y de­sin­fec­ción dia­rias, se es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de que los cen­tros es­co­la­res aco­me­tan las la­bo­res de re­or­ga­ni­za­ción ne­ce­sa­rias pa­ra que den­tro de las au­las la dis­tan­cia de en­tre 1,5 y 2 me­tros en­tre alum­nos y de és­tos con los pro­fe­so­res pue­da man­te­ner­se con nor­ma­li­dad. Tam­bién esa nor­ma se apli­ca­rá en las em­pre­sas. Se­rá ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar esa dis­tan­cia en­tre em­plea­dos. Pa­ra ello se in­clu­ye una re­co­men­da­ción: «Adop­tar me­di­das pa­ra evi­tar la coin­ci­den­cia ma­si­va de per­so­nas, tan­to tra­ba­ja­do­res co­mo clien­tes o usua­rios, en los cen­tros de tra­ba­jo du­ran­te las fran­jas ho­ra­rias de pre­vi­si­ble ma­yor afluen­cia». La re­gla de los dos me­tros –el real de­cre­to mar­ca una hor­qui­lla en to­dos los apar­ta­dos de en­tre 1,5 y 2 me­tros– afec­ta­rá tam­bién a la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, a las zo­nas co­mu­nes de los alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros y tu­rís­ti­cos, a los es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, a los equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les, es­pec­tácu­los pú­bli­cos y otras ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y, fi­nal­men­te, a las ins­ta­la­cio­nes pa­ra las ac­ti­vi­da­des y com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas.

El real de­cre­to tam­bién re­gu­la el uso obli­ga­to­rio de las mas­ca­ri­llas pa­ra to­das las per­so­nas ma­yo­res de seis años. Se­rá obli­ga­to­ria «en la vía pú­bli­ca, en es­pa­cios al ai­re li­bre y en cual­quier es­pa­cio ce­rra­do de uso pú­bli­co o que se en­cuen­tre abier­to al pú­bli­co, siem­pre que no re­sul­te po­si­ble ga­ran­ti­zar el man­te­ni­mien­to de una dis­tan­cia de se­gu­ri­dad in­ter­per­so­nal de en­tre 1,5 y 2 me­tros». Que­dan exen­tas las mis­mas per­so­nas que no han es­ta­do obli­ga­das a lle­var­la en es­tos me­ses, bien por pa­de­cer al­gún ti­po de di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria o por su gra­do de de­pen­den­cia. El de­cre­to es­ta­ble­ce una mul­ta de 100 eu­ros pa­ra las per­so­nas que in­cum­plan es­ta obli­ga­ción y tam­bién re­gu­la que «la ven­ta uni­ta­ria de mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas que no es­tén em­pa­que­ta­das in­di­vi­dual­men­te só­lo se po­drá rea­li­zar en las ofi­ci­nas de far­ma­cia ga­ran­ti­zan­do unas con­di­cio­nes de hi­gie­ne ade­cua­das que sal­va­guar­den la ca­li­dad del pro­duc­to».

En ma­te­ria sa­ni­ta­ria, el de­cre­to es­ta­ble­ce que las co­mu­ni­da­des de­ben ga­ran­ti­zar los re­cur­sos hu­ma­nos ne­ce­sa­rios en aten­ción pri­ma­ria pa­ra lo­grar una de­tec­ción pre­coz y tra­zar los con­tac­tos de los nue­vos po­si­ti­vos, ha­cer PCR a to­dos los sos­pe­cho­sos y tras­la­dar to­da la in­for­ma­ción epi­de­mio­ló­gi­ca al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

EFE

Al­re­de­do­res de la tien­da de Ap­ple si­tua­da en la Pla­za de Ca­ta­lu­ña de Barcelona, en el día en el que la ca­pi­tal ca­ta­la­na en­tró en la fa­se 2 de la deses­ca­la­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.