Leal­tad del Go­bierno con el Rey

La Razón (Cataluña) - - Editoriale­s -

ElEl Rey Juan Carlos anun­ció su ab­di­ca­ción el 2 de ju­nio de 2014. Con es­ta de­ci­sión, ju­rí­di­ca­men­te pre­vis­ta aun­que de gran ca­la­do po­lí­ti­co, asu­mía to­da la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre los erro­res que cre­yó con­traer en el fi­nal de un man­da­to cla­ve pa­ra la Tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Dos años an­tes, el 18 de abril de 2012, pi­dió per­dón por no es­tar a la al­tu­ra de lo que los es­pa­ño­les le de­man­da­ban en un mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca, un ges­to iné­di­to en tan al­ta ins­ti­tu­ción del Es­ta­do y car­go pú­bli­co que da­ba me­di­da de la cri­sis en la que la Corona en­tra­ba de no sin­to­ni­zar sus pa­sos con los de la sociedad es­pa­ño­la. Era lo exi­gi­ble en una Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria, que la je­fa­tu­ra del Es­ta­do fue­ra un ejem­plo. El 19 de ju­nio Fe­li­pe VI era pro­cla­ma­do Rey en las Cor­tes Ge­ne­ra­les y se em­pren­día un nue­vo ca­mino en un mo­men­to es­pe­cial­men­te com­ple­jo de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la en el que la «Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria pu­de y de­be se­guir pres­tan­do un ser­vi­cio fun­da­men­tal a España», di­jo en su dis­cur­so, en el que des­ta­có la in­de­pen­den­cia de la Corona, su neu­tra­li­dad y su «vo­ca­ción in­te­gra­do­ra an­te las di­fe­ren­tes op­cio­nes ideo­ló­gi­cas y equi­li­brio en­tre los de­más ór­ga­nos con­si­tu­cio­na­les y te­rri­to­ria­les». El pa­sa­do 15 de mar­zo, el Rey re­nun­ció a la he­ren­cia que pu­die­ra co­rres­pon­der­le o cual­quier ac­ti­vo cu­yo ori­gen no es­tu­vie­se en «con­so­nan­cia con la le­ga­li­dad o los cri­te­rios de rec­ti­tud» que exi­ge la Corona. En las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, es más ne­ce­sa­rio que nun­ca es­te ar­bi­tra­je y de­fen­sa de la se­pa­ra­ción de po­de­res. Ayer, se hi­zo pú­bli­co que la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo ha asu­mi­do la in­ves­ti­ga­ción de las co­mi­sio­nes del AVE a La Me­ca, don­de es­ta­ría afec­ta­do Don Juan Carlos, afo­ra­do an­te la Sa­la Se­gun­da del Al­to Tri­bu­nal. Las pes­qui­sas que ha­bía ini­cia­do la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción apun­tan a que po­día ha­ber co­me­ti­do frau­de fis­cal y blan­queo de ca­pi­ta­les. El pro­ce­di­mien­to que se em­pren­de aho­ra se pu­so en mar­cha el pa­sa­do 5 de ju­nio cuan­do la fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Do­lo­res Del­ga­do, dic­tó un de­cre­to en el que nom­bra­ba pa­ra es­ta in­ves­ti­ga­ción al fis­cal de Sa­la de TS es­pe­cia­li­za­do en de­li­tos eco­nó­mi­cos. Aho­ra to­ca el res­pe­to pro­ce­sal y, en pri­mer lu­gar, de­li­mi­tar la re­le­van­cia pe­nal de los he­chos que ocu­rren con pos­te­rio­ri­dad al mes de ju­nio de 2014, mo­men­to de la ab­di­ca­ción de Juan Carlos I tras la que de­ja de es­tar pro­te­gi­do por la in­vio­la­bi­li­dad que el ar­tícu­lo 56.3 de la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce al je­fe del Es­ta­do. Por lo tan­to, res­pe­to pro­ce­sal y pre­sun­ción de inocen­cia, que es el prin­ci­pio bá­si­co, ad­mi­ti­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te con el que hay que ser muy ri­gu­ro­sos si­guien­do la nor­mal fun­da­men­tal de que es el que acu­sa el que de­be de­mos­trar la cul­pa­bi­li­dad del acu­sa­do y no és­te de­mos­trar su inocen­cia. De cum­plir­se, nos evi­ta­ría el ha­bi­tual pro­ce­so pa­ra­le­lo an­tes del jui­cio en el que po­pu­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas no van a per­der la oca­sión de plan­tear un ofen­si­va con­tra la Mo­nar­quía Par­la­men­ta­ria, ob­je­ti­vo que ha ga­na­do po­si­cio­nes con un Go­bierno que ha da­do alas a los par­ti­dos an­ti­cons­ti­tu­cio­na­les. Ayer, Po­de­mos lan­zó una an­da­na­da vin­cu­lan­do las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de la Mo­nar­quía con la co­rrup­ción. El par­ti­do del vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Pablo Igle­sias ni si­quie­ra se man­tu­vo en el res­pe­to a las ac­cio­nes ju­di­cia­les, sino que «ce­le­bró» que la Fis­ca­lía ini­cia­se la in­ves­ti­ga­ción. ERC, otro de los apo­yos del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, ha pe­di­do un co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción en el Con­gre­so, lo que su­pon­dría un es­pec­tácu­lo de es­car­nio con­tra la Mo­nar­quía Par­la­men­ta­ria. Es la ho­ra de la jus­ti­cia y de­jar los jui­cios po­lí­ti­cos, exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad al Go­bierno y evi­tar que sus so­cios si­túen a la Corona co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal a ba­tir. Los he­chos tie­nen aho­ra su pe­so y es in­ne­ga­ble que el pa­pel de con­cor­dia de Fe­li­pe VI es más ne­ce­sa­rio que nun­ca. Es ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad.

An­te la in­ves­ti­ga­ción que la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo abre con­tra Don Juan Carlos, hay que res­pe­tar las nor­mas pro­ce­sa­les, la pre­sun­ción de inocen­cia y de­fen­der a la Mo­nar­quía Par­la­men­ta­ria an­te los ata­ques de po­pu­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.