Na­rra­ti­vas an­ti­rra­cis­tas

La Razón (Cataluña) - - Opinión - José Ma­ría Mar­co

AquíA­quí los miem­bros del Go­bierno, in­clui­do el Pre­si­den­te, in­si­núan que la Guar­dia Ci­vil es­tá im­pli­ca­da en os­cu­ras ma­nio­bras an­ti­de­mo­crá­ti­cas. En Es­ta­dos Uni­dos, un ex Pre­si­den­te no me­nos ac­ti­vis­ta que el nues­tro –es­pe­cia­li­za­do en exas­pe­rar a la ciu­da­da­nía de su país has­ta dar a luz al fe­nó­meno Trump– ha ha­bla­do de la exis­ten­cia de prác­ti­cas ses­ga­das ra­cial­men­te en la Po­li­cía. Oba­ma ha pre­co­ni­za­do –tam­bién es­to so­na­rá a al­gu­nos lec­to­res– de una «nue­va nor­ma­li­dad», es­ta vez pa­ra aca­bar con el fa­na­tis­mo que se­gún di­ce in­fec­ta las fuer­zas de or­den del país.

Co­mo sue­le ocu­rrir con los ac­ti­vis­tas, no hay en es­to ni ras­tro de ver­dad. No hay ma­ne­ra de de­mos­trar que la Po­li­cía nor­te­ame­ri­ca­na ac­túe se­gún cri­te­rios ra­cia­les, es de­cir ra­cis­tas. La tra­ge­dia del ase­si­na­to de Geor­ge Floyd es una ex­cep­ción. Se­ría de­ma­sia­do atre­vi­do in­ten­tar ave­ri­guar por qué y con qué fi­nes el Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos se de­di­ca a di­fun­dir «fa­ke news». Sí se pue­de ase­gu­rar que la si­tua­ción de la mi­no­ría afro­ame­ri­ca­na –o ne­gra, co­mo pa­re­ce que aho­ra di­cen los pro­gre­sis­tas– no aca­ba de en­con­trar el si­tio que le co­rres­pon­de en la sociedad nor­te­ame­ri­ca­na. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con los asiá­ti­cos y con los his­pa­nos, una par­te im­por­tan­te de los afro­ame­ri­ca­nos si­gue en­ce­rra­da en bol­sas de po­bre­za, mar­gi­na­li­dad y de­lin­cuen­cia.

Ha­brá quien se re­mon­te a dos he­chos fun­da­do­res de la iden­ti­dad nor­te­ame­ri­ca­na, co­mo son la es­cla­vi­tud y la se­gre­ga­ción. Pe­ro tam­bién se po­dría ha­cer re­fe­ren­cia a los cua­ren­ta años de pro­gra­mas so­cia­les, des­de los pri­me­ros que pu­so en mar­cha el gran Lyn­don B. John­son, que a pe­sar de los avan­ces que pro­pi­cia­ron no han con­se­gui­do sus ob­je­ti­vos. De he­cho, y se­gún los aná­li­sis de Tho­mas So­well –un so­ció­lo­go afro­ame­ri­cano–, la in­te­gra­ción se tor­ció co­mo con­se­cuen­cia de unos pro­gra­mas que con­vir­tie­ron a nu­me­ro­sos ne­gros en per­so­nas sub­si­dia­das y de­pen­dien­tes del Go­bierno. Las po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias de Oba­ma, des­pués de las de «ac­ción afir­ma­ti­va», em­peo­ra­ron las co­sas. Re­su­ci­ta­ron las ob­se­sio­nes ra­cia­les de una sociedad de fuer­tes que­ren­cias ra­cis­tas, co­mo sue­len ser­lo las pu­ri­ta­nas blan­cas. Las dos cri­sis han he­cho el res­to. Lo que es­ta­mos vien­do no es una pro­tes­ta an­ti­rra­cis­ta. Es­tá más cer­ca del fa­na­tis­mo que diag­nos­ti­có Oba­ma. Pe­ro la na­rra­ti­va pro­gre­sis­ta es tan po­de­ro­sa que ape­nas hay na­die que, ofi­cial­men­te, rom­pa el he­chi­zo. Así es co­mo un pro­ble­ma en vías de so­lu­cio­nar­se ha aca­ba­do con­ver­ti­do en un pro­ble­ma sin so­lu­ción. No es ni se­rá el úni­co.

No hay ma­ne­ra de de­mos­trar que la Po­li­cía nor­te­ame­ri­ca­na ac­túe se­gún cri­te­rios ra­cia­les, es de­cir ra­cis­tas. La tra­ge­dia del ase­si­na­to de Geor­ge Floyd es una ex­cep­ción»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.