Epi­de­mia y con­trol so­cial

Des­de la an­ti­güe­dad exis­tió el con­trol so­cial, pe­ro na­da tan ela­bo­ra­do co­mo los pro­yec­tos de al­gu­nos uto­pis­tas grie­gos: se es­bo­za­ron ciu­da­des ba­jo vi­gi­lan­cia

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Da­vid Hernández de la Fuen­te

Es­cri­tor y Pro­fe­sor de Fi­lo­lo­gía Clá­si­ca de la UCM

Go­ber­nan­te­sGo­ber­nan­tes de muy di­ver­sas épo­cas han so­me­ti­do a es­tre­cha vi­gi­lan­cia al ciu­da­dano me­dian­te es­tra­te­gias de do­mi­nio que co­mien­zan por re­co­pi­lar in­for­ma­ción acer­ca de sus mo­vi­mien­tos y es­ta­do. Lue­go se in­ten­ta dis­ci­pli­nar su com­por­ta­mien­to y, por úl­ti­mo, se san­cio­nan las con­tra­ven­cio­nes. In­for­ma­ción ex­haus­ti­va, con­trol vi­gi­lan­te y cas­ti­go ejem­plar sue­len ser tres com­po­nen­tes bá­si­cos de es­te sue­ño del po­der. Hoy día, las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías han su­pe­ra­do los sue­ños de cual­quier ti­rano de la An­ti­güe­dad o el Me­die­vo. Las téc­ni­cas ac­tua­les de con­trol por el mó­vil, al hi­lo de la pan­de­mia, re­cuer­dan que los ini­cios de la ob­se­sión mo­der­na por el con­trol so­cial se re­la­cio­nan con el es­ta­do de ex­cep­ción pro­vo­ca­do por la en­fer­me­dad:

«He aquí, se­gún un re­gla­men­to de fi­nes del si­glo XVIII, las me­di­das que ha­bía que adop­tar cuan­do se de­cla­ra­ba la pes­te en una ciu­dad. En pri­mer lu­gar, una es­tric­ta di­vi­sión es­pa­cial: cie­rre, na­tu­ral­men­te, de la ciu­dad y del ‘te­rru­ño’, prohi­bi­ción de sa­lir de la zo­na ba­jo pe­na de la vi­da […] di­vi­sión de la ciu­dad en sec­cio­nes dis­tin­tas en las que se es­ta­ble­ce el po­der de un in­ten­den­te. Ca­da ca­lle que­da ba­jo la au­to­ri­dad de un sín­di­co, que la vi­gi­la; si la aban­do­na­ra, se­ría cas­ti­ga­do con la muer­te. El día de­sig­na­do, se or­de­na a ca­da cual que se en­cie­rre en su ca­sa, con la prohi­bi­ción de sa­lir de ella so pe­na de la vi­da. […] Cuan­do es pre­ci­so en ab­so­lu­to sa­lir de las ca­sas, se ha­ce por turno, y evi­tan­do to­do en­cuen­tro. No cir­cu­lan por las ca­lles más que los in­ten­den­tes, los sín­di­cos, los sol­da­dos».

¿Nos sue­na es­te es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co? Es Mi­chel Fou­cault en su li­bro «Vi­gi­lar y cas­ti­gar» (1975) ha­bla­do de la pes­te de Vin­cen­nes. Lo de­fi­ni­to­rio de la Edad Mo­der­na es que, a di­fe­ren­cia de las epi­de­mias an­te­rio­res, los con­fi­na­dos no son los en­fer­mos sino el res­to de la po­bla­ción. Lue­go el po­der apro­ve­cha pa­ra ejer­cer una vi­gi­lan­cia y do­mi­nio ab­so­lu­tos. Pre­ci­sa­men­te la ins­pec­ción con­ti­nua del in­di­vi­duo es­tá hoy en te­la de jui­cio, cuan­do las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias plan­tean el con­trol fí­si­co, geo­grá­fi­co y clí­ni­co a tra­vés del mó­vil. To­do en aras de la sa­lud pú­bli­ca, pe­ro dan­do un sal­to ex­po­nen­cial en la ob­se­sión mo­der­na por la vi­gi­lan­cia y el dis­ci­pli­na­mien­to. ¿Da­rá el pa­so al con­trol de las co­mu­ni­ca­cio­nes, la in­for­ma­ción o el pen­sa­mien­to crí­ti­co?

Uno de los pen­sa­do­res cla­ve de cuan­do co­mien­za la ob­se­sión con­tro­la­do­ra de los nue­vos es­ta­dos fue el in­glés Je­remy Bent­ham, que re­vo­lu­cio­nó con su «uti­li­ta­ris­mo» la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca. Su­ya es una idea, cu­ya pues­ta en prác­ti­ca fra­ca­só, pe­ro que ilus­tra el ori­gen del mo­derno con­trol so­cial: el Panóptico, un mo­de­lo de pri­sión don­de los vi­gi­lan­tes no pue­den ser vis­tos pe­ro los pre­sos vi­ven con el te­rror de ser per­ma­nen­te­men­te vi­gi­la­dos mien­tras cum­plen con los tra­ba­jos que se les han en­co­men­da­do. Su ilu­mi­na­ción y cons­truc­ción en círcu­los con­cén­tri­cos, con una to­rre cen­tral de vi­gi­lan­cia, per­mi­tía que bas­ta­se si­tuar un vi­gi­lan­te en la to­rre cen­tral y en­ce­rrar en ca­da cel­da a un con­de­na­do, un con­fi­na­do o un en­fer­mo pa­ra te­ner­lo to­tal­men­te con­tro­la­do. El sue­ño del fi­ló­so­fo–pe­ro tam­bién el de cual­quier go­ber­nan­te ab­so­lu­to an­te­rior– hu­bie­ra si­do el «smartp­ho­ne».

Es cla­ro que se pue­de bus­car pre­ce­den­tes de es­tas ideas de con­trol so­cial en la an­ti­güe­dad. Des­de la an­ti­güe­dad exis­tió el con­trol so­cial, pe­ro na­da tan ela­bo­ra­do co­mo los pro­yec­tos de al­gu­nos uto­pis­tas grie­gos: ora usan­do el ur­ba­nis­mo, ora la le­gis­la­ción, se es­bo­za­ron ciu­da­des ba­jo vi­gi­lan­cia. Es­to se ve, so­bre to­do, en los pro­yec­tos po­lí­ti­cos de Pla­tón, a ve­ces con­si­de­ra­dos di­rec­ta­men­te to­ta­li­ta­rios, co­mo qui­so Karl Pop­per. El plan ar­qui­tec­tó­ni­co de sus ciu­da­des pa­re­ce a ve­ces un Panóptico cir­cu­lar, co­mo la Atlán­ti­da (Crit. 113c-d), y otras re­fle­ja un con­trol apa­bu­llan­te de la po­bla­ción, co­mo en las «Le­yes»: los guar­dia­nes vi­gi­lan a to­dos los ciu­da­da­nos (959d-e) y un con­se­jo noc­turno y se­cre­to to­ma me­di­das im­pla­ca­bles (961b). Se­gu­ra­men­te Bent­ham de­be mu­cho al mun­do grie­go: el pro­pio nom­bre de Panóptico re­mi­te al le­gen­da­rio gi­gan­te Ar­gos «Pa­nop­tes» («que to­do lo ve»); y po­co hay más panóptico que el Olim­po des­de el que los dio­ses grie­gos vi­gi­lan a la hu­ma­ni­dad.

La ins­pec­ción cua­si-di­vi­na del es­ta­do ha de fun­cio­nar sin pa­rar y re­tro­ali­men­tar­se con el mie­do del ciu­da­dano. Pe­ro si en el si­glo XVIII era ne­ce­sa­rio en­viar a ins­pec­to­res, hoy bas­ta­ría con una app po­li­cial o sa­ni­ta­ria en el te­lé­fono mó­vil. Pe­ro hoy co­mo ayer se cuen­ta con la de­la­ción de ciu­da­da­nos ate­rra­dos que trai­cio­nen al ve­cino que no cum­pla la nor­ma­ti­va. Con­clu­ye Fou­cault: «La pes­te (al me­nos la que se man­tie­ne en es­ta­do de pre­vi­sión), es la prue­ba en el cur­so de la cual se pue­de de­fi­nir ideal­men­te el ejer­ci­cio del po­der dis­ci­pli­na­rio. Pa­ra ha­cer fun­cio­nar de acuer­do con la teo­ría pu­ra los de­re­chos y las le­yes, los ju­ris­tas se ima­gi­na­ban en el es­ta­do de na­tu­ra­le­za; pa­ra ver fun­cio­nar las dis­ci­pli­nas per­fec­tas, los go­ber­nan­tes so­ña­ban con el es­ta­do de pes­te».

La ins­pec­ción cua­si-di­vi­na del es­ta­do ha de fun­cio­nar sin pa­rar y re­tro­ali­men­tar­se con el mie­do del ciu­da­dano. Pe­ro si en el si­glo XVIII era ne­ce­sa­rio en­viar a ins­pec­to­res, hoy bas­ta­ría con una app po­li­cial o sa­ni­ta­ria en el te­lé­fono mó­vil»

BA­RRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.