EL DE­DO DE SÁN­CHEZ ES CO­MO EL DE­DO PRO­DI­GIO­SO DE E.T.

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - AMILIBIA

CreoC­reo re­cor­dar que el de­do de E.T. era lu­mi­no­so y no só­lo le ser­vía al alie­ní­ge­na pa­ra se­ña­lar su ca­sa, sino que con él obra­ba pro­di­gios co­mo ha­cer fun­cio­nar a lo que no fun­cio­na­ba o que las bi­ci­cle­tas vo­la­ran co­mo es­co­bas de bru­ja. Así es el de­do pro­di­gio­so de Sán­chez, el de­do con el que nom­bra a de­do, re­par­tien­do fe­li­ci­dad y pre­ben­das aquí y allá, co­mo el Gor­do de

Na­vi­dad pe­ro con mu­cha y más sa­bro­sa pe­drea. Es un de­do que, ade­más, trans­fie­re sus po­de­res má­gi­cos a los de­dos de sus car­gos de con­fian­za. Por ejem­plo, leo que Ha­cien­da aca­ba de nom­brar a de­do a sie­te car­gos de con­fian­za, y los fun­cio­na­rios la­men­tan que pues­tos téc­ni­cos re­le­van­tes se de­sig­nen por afi­ni­dad po­lí­ti­ca o per­so­nal. Ah, la afi­ni­dad po­lí­ti­ca y per­so­nal: así lle­va fun­cio­nan­do el mun­do des­de que es mun­do, sin ol­vi­dar que has­ta el mis­mí­si­mo Jeho­vá te­nía sus pre­di­lec­cio­nes, tan­to en la elec­ción de dis­cí­pu­los (no les hi­zo pa­sar exá­me­nes ni ha­cer opo­si­cio­nes, que se se­pa) co­mo cuan­do se­ña­la­ba co­mo ele­gi­do al pue­blo is­rae­lí, por só­lo ci­tar unos ejem­plos. Y ahí te­ne­mos a la Ma­dre Na­tu­ra­le­za. Aho­ra se ha des­cu­bier­to en unos fó­si­les que los pa­rá­si­tos ya exis­tían ha­ce unos 500 mi­llo­nes de años: se ad­he­rían a las con­chas de al­go pa­re­ci­do a los me­ji­llo­nes y les ro­ba­ban el ali­men­to, lo que en bi­lo­gía se lla­ma com­por­ta­mien­to clep­to­pa­ra­si­ta­rio. O sea, que de al­gu­na ma­ne­ra la cla­se po­lí­ti­ca ya es­ta­ba ahí en el pe­rio­do Cám­bri­co.

Unos po­cos se han es­can­da­li­za­do un po­co (mu­cho es im­po­si­ble) por­que Él, con su de­do lu­mi­no­so de E.T., ha nom­bra­do a Ig­na­cio Car­ni­ce­ro, ami­go de to­da la vi­da, com­pa­ñe­ro de pu­pi­tre y de equi­po de ba­lon­ces

to, al­go así co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Agen­da Ur­ba­na y Ar­qui­tec­tu­ra. En la Mon­cloa siem­pre es Na­vi­dad a la ho­ra de re­ga­lar agen­das. Un car­go, el de Ig­na­cio, de 90.000 eu­ros al año. Pues no sé de qué se es­can­da­li­zan los po­cos que se es­can­da­li­zan, por­que lo ex­tra­ño, ra­ro o ex­cep­cio­nal es que Él no ha­ya nom­bra­do a de­do di­rec­to­res ge­ne­ra­les de cual­quier co­sa a to­do el equi­po de ba­lon­ces­to, al en­tre­na­dor, al ase­gun­do

En la Mon­cloa siem­pre es Na­vi­dad a la ho­ra de re­ga­lar agen­das. Un car­go, el de Ig­na­cio, de 90.000 eu­ros al año»

en­tre­na­dor, al fi­sio, al uti­le­ro y al de la lim­pie­za que le pa­sa la mo­fa al sue­lo ca­da vez que se cae un ju­ga­dor. De to­dos ellos de­be guar­dar Él mag­ní­fi­cos re­cuer­dos y fo­tos en la car­te­ra, con to­dos vi­vió mo­men­tos fe­li­ces, y la afi­ni­dad po­lí­ti­ca y per­so­nal en un equi­po se da por su­pues­ta: les une la mo­ral de vic­to­ria, lo que tan­to re­pi­te aho­ra el pre­si. Así que los nom­bra­mien­tos hu­bie­ran si­do ra­zo­na­bles y lu­mi­no­sos.

Ade­más, Ig­na­cio ha di­cho co­sas muy bo­ni­tas de Él, pro­pias de un ami­go del al­ma, aun­que Sán­chez no se­pa a cien­cia cier­ta a cuál de sus al­mas co­rres­pon­de el ha­la­go: «Pe­dro siem­pre es­tu­vo ahí cuan­do lo ne­ce­si­té». Qué lin­do.

Ha­ce mu­cho tiem­po Sán­chez se­ña­ló el en­chu­fis­mo co­mo uno de los gran­des ma­les de es­te país de nues­tros pe­ca­dos. Pe­ro aho­ra que es­tá en la Mon­cloa, ta­ñe la li­ra y can­ta: «Lla­mé cuan­do no era pre­si­den­te/ a des­te­rrar el en­chu­fis­mo/ aho­ra que lo soy bi­za­rra­men­te/ eso ya no es­tá en mi ca­te­cis­mo». Al­go así. No im­por­ta si fue pri­me­ro el hue­vo o la ga­lli­na. Im­por­ta sa­ber qué fue pri­me­ro, si la em­pre­sa pú­bli­ca o el en­chu­fis­mo. La esen­cia de la cien­cia: for­mu­la una pre­gun­ta im­per­ti­nen­te y es­ta­rás en el ca­mino de la res­pues­ta per­ti­nen­te. Pe­ro, ¿qué co­ño ha­ces en el ca­mino si no te guía y ayu­da un de­do lu­mi­no­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.