Sán­chez pre­pa­ra el es­ce­na­rio post Co­vid con CS y PNV

Te­me que la cri­sis aca­be con la coa­li­ción con Po­de­mos y se pre­pa­ra pa­ra re­sis­tir Los Pre­su­pues­tos se­rán la pri­me­ra prue­ba pa­ra las dos al­mas eco­nó­mi­cas del Con­se­jo

La Razón (Cataluña) - - Portada - CAR­MEN MORODO

La alian­za PP y Cs, a exa­men. En un mes las ur­nas va­li­da­rán la fuer­za de esa coa­li­ción que for­za­ron las di­rec­cio­nes na­cio­na­les

NUE­VO PAC­TO PA­RA LA «NUE­VA NOR­MA­LI­DAD» EN­TRE PSOE, PNV Y CS. És­ta se­ría la vía pa­ra que San­chez «re­sis­ta» en Mon­cloa si Igle­sias rom­pe la coa­li­ción pa­ra no car­gar con el des­gas­te de la ges­tión de los re­cor­tes. Los Pre­su­pues­tos de 2021 se­rán la prue­ba de fue­go

La alian­za del Gobierno con Ciu­da­da­nos (Cs) y PNV pa­ra apro­bar las pró­rro­gas al estado de alar­ma se man­tie­ne en el decreto que re­gu­la la «nue­va nor­ma­li­dad». Ciu­da­da­nos vol­vió a pre­su­mir ayer de ha­cer «po­lí­ti­ca útil» por con­se­guir «me­jo­ras téc­ni­cas» en la ley que apro­bó el Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra re­gu­lar una de las «pa­tas» del «plan B» al estado de alar­ma.

El par­ti­do de Inés Arri­ma­das man­tie­ne su es­tra­te­gia de se­guir ne­go­cian­do con el pre­si­den­te del Gobierno, Pe­dro Sán­chez, en tan­to és­te «cum­pla los com­pro­mi­sos» acor­da­dos con ellos, al mar­gen de las alian­zas con ERC y con otros par­ti­dos. «Si Mon­cloa se ajus­ta al con­te­ni­do de lo ne­go­cia­do, se­gui­rá ha­bien­do acuer­dos, li­mi­ta­dos, es­tric­ta­men­te, de mo­men­to, a la re­gu­la­ción de la nue­va nor­ma­li­dad», apos­ti­llan des­de Ciua­da­da­nos.

An­ti­ci­par sobre es­te acer­ca­mien­to co­yun­tu­ral del PSOE con el par­ti­do de Arri­ma­das un po­si­ble pac­to pa­ra los Pre­su­pues­tos es­tá a día de hoy muy ale­ja­do de la reali­dad. De he­cho, es muy di­fí­cil que Mon­cloa pue­da apro­bar unos Pre­su­pues­tos con los vo­tos de Po­de­mos, ERC y Cs. La for­ma­ción na­ran­ja só­lo es­ta­rá en un pro­yec­to de cuen­tas pú­bli­cas «pa­ra la re­cons­truc­ción», con­sen­sua­do, y an­ta­gó­ni­co al pro­gra­ma ini­cial del Gobierno de coa­li­ción.

El acuer­do pa­ra el decreto de la «nue­va nor­ma­li­dad» tie­ne el va­lor jus­to que tie­ne, es una con­ti­nui­dad de lo ne­go­cia­do en la pró­rro­ga del estado de alar­ma, pe­ro per­mi­tió ayer al por­ta­voz de Ciu­da­da­nos, Ed­mun­doBal, in­sis­tir en el dis­cur­so de que sus diez es­ca­ños es­tán sien­do úti­les pa­ra con­di­cio­nar al Gobierno, aun­que lo que pre­sen­tan co­mo «ce­sio­nes» de Mon­cloa ten­ga un ca­rác­ter muy ge­ne­ral.

La re­le­van­cia a fu­tu­ro de los acuer­dos con Ciu­da­da­nos re­si­de en que fa­ci­li­tan a Mon­cloa se­guir dan­do ai­re a la te­sis de que la geo­me­tría va­ria­ble es po­si­ble. A Pe­dro Sán­chez le in­tere­sa cui­dar al par­ti­do de cen­tro por­que, por un la­do, le sir­ve pa­ra co­lo­car en la mis­ma es­qui­na a PP y a Vox, y, asi­mis­mo, con­tra­de­cir la crí­ti­ca del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción a su fal­ta de diá­lo­go y de con­sen­so. Una crí­ti­ca que tam­bién ha re­ci­bi­do des­de el ám­bi­to te­rri­to­rial.

Pe­ro, ade­más, es­te jue­go a do­ble ba­ra­ja, la ne­go­cia­ción con los apo­yos de in­ves­ti­du­ra y con Ciu­da­da­nos, per­mi­te a su vez a Pe­dro Sán­chez alla­nar el te­rreno de ca­ra al fu­tu­ro por si se cum­ple lo que hay quien ya da por he­cho in­clu­so den­tro del PSOE, que Pa­blo Igle­sias se ha­ga «un Va­rou­fa­kis» cuando lle­gen las con­di­cio­nes de la Union Europea a la fi­nan­cia­ción por la cri­sis de la Co­vid-19. Ya­nis Va­rou­fa­kis di­mi­tió co­mo mi­nis­tro de Fi­nan­zas grie­go pa­ra fa­ci­li­tar a Tsi­pras la ne­go­cia­ción con la «troi­ka». Sal­van­do las dis­tan­cias, a lo que apun­tan con es­ta me­tá­fo­ra es a la po­si­bi­li­dad de que el lí­der de Po­de­mos aban­do­ne el Gobierno cuando lle­gue el mo­men­to de im­po­ner ajus­tes pre­su­pues­ta­rios pa­ra aten­der lo ne­go­cia­do con Bruselas. Hoy no es­tá en el de­ba­te la idea del «res­ca­te» eu­ro­peo, pe­ro la pan­de­mia sí ha he­cho sal­tar por los ai­res las pre­vi­sio­nes de gas­to pú­bli­co que sos­te­nían el pro­gra­ma del Gobierno de coa­li­ción. Y la cri­sis so­cial pue­de de­ri­var es­te oto­ño en una con­flic­ti­vi­dad en la ca­lle que co­lo­ca­ría en una po­si­ción muy in­co­mo­da a Po­de­mos den­tro del Gobierno.

In­clu­so en el su­pues­to de que Po­de­mos sal­ta­se del Eje­cu­ti­vo, Sán­chez in­ten­ta­ría aguan­tar la Le­gis­la­tu­ra y man­te­ner­se en so­li­ta­rio, ju­gan­do a de­re­cha y a iz­quier­da, y si es ne­ce­sa­rio in­ten­tan­do pac­tar in­clu­so los Pre­su­pues­tos con el PP. El Gobierno en so­li­ta­rio que siem­pre pre­ten­dió.

Hoy pue­de pa­re­cer cien­cia fic­ción, pe­ro la vo­lun­tad del pre­si­den­te del Gobierno de re­sis­tir

co­mo sea en Mon­cloa no la po­ne en du­da nin­guno de los que le co­no­cen más de cer­ca.

Ade­más, la nue­va eta­pa de Ciu­da­da­nos, y su en­mien­da al blo­queo de Al­bert Ri­ve­ra al acuer­do con el PSOE, es­tá fa­ci­li­tan­do a Sán­chez cen­trar su ima­gen en un mo­men­to de gran des­gas­te por la ges­tión de la cri­sis sa­ni­ta­ria. Des­de sus ter­mi­na­les ai­rean que se tra­ta de otro pa­so más pa­ra con­so­li­dar la alian­za, pos­tu­la­do que des­mien­te la di­rec­ción na­ran­ja. Mon­cloa le da más al­can­ce del que tie­ne, y Cs se lo re­ba­ja.

Se con­so­li­de o no el pac­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos, lo que sí es­tá cro­ni­fi­cán­do­se es la rup­tu­ra del blo­que de la de­re­cha. El PP que­ría man­te­ner la uni­dad de ac­ción con la for­ma­ción na­ran­ja, so­cios mu­cho más có­mo­dos que Vox. El acuer­do con Cs lo apo­ya to­do el par­ti­do, a di­fe­ren­cia de los acer­ca­mien­tos a la for­ma­ción de San­tia­go Abas­cal. Ade­más, la OPA sobre el par­ti­do de Arri­ma­das da­ba más for­ta­le­za par­la­men­ta­ria al PP, por­que Cs es un «so­cio fia­ble». Al con­tra­rio que Vox, con quien el PP com­pi­te tan­to o más que con el PSOE.

Al ini­cio de le Le­gis­la­tu­ra, en la fa­se de tran­si­ción al nue­vo li­de­raz­go de Arri­ma­das, la ima­gen que tras­la­dó Ciu­da­da­nos en el Par­la­men­to fue la de una for­ma­ción «su­cur­sal» del PP, una co­pia que pa­re­cía ha­ber si­do ya ab­sor­bi­da por las si­glas de la ma­triz ma­yor. La ju­ga­da de Arri­ma­das es arries­ga­da, pe­ro es la úni­ca sa­li­da que tie­ne pa­ra bus­car un es­pa­cio pro­pio e in­ten­tar re­cu­pe­rar el vo­to de cen­tro que per­dió con Ri­ve­ra.

EFE

El Con­se­jo de Mi­nis­tros vol­vió ayer a ce­le­brar­se en Mon­cloa des­pués de me­ses de ma­ne­ra pre­sen­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.