La jue­za del 8-M acu­sa de en­tor­pe­cer la investigac­ión al Gobierno

Re­cha­za ar­chi­var la cau­sa y to­ma­rá hoy de­cla­ra­ción al de­le­ga­do del Gobierno

La Razón (Cataluña) - - Portada - Ri­car­do Coa­ra­sa -

Re­cha­za sus­pen­der la de­cla­ra­ción del de­le­ga­do del Gobierno, que com­pa­re­ce­rá hoy an­te la juez co­mo in­ves­ti­ga­do

De­fien­de que pu­so un pla­zo a Si­món pa­ra que en­tre­ga­se al juz­ga­do la do­cu­men­ta­ción an­te la de­mo­ra «in­jus­ti­fi­ca­da»

La juez del 8-M con­si­de­ra «cla­ve» el in­for­me fo­ren­se que con­clu­ye que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias eran cons­cien­tes de la «he­ca­tom­be» que iba a su­po­ner la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus. La ma­gis­tra­da Car­men Ro­drí­guez-Me­del con­si­de­ra que la am­plia­ción de esas con­clu­sio­nes fo­ren­ses, que la Abo­ga­cía del Estado veía in­ne­ce­sa­rias, son de­ter­mi­nan­tes pa­ra co­no­cer uno de los ex­tre­mos de ma­yor tras­cen­den­cia en la investigac­ión: cuán­do se tu­vo la cer­te­za de que man­te­ner la dis­tan­cia so­cial evi­ta­ba ries­gos de con­ta­gio.

En una re­so­lu­ción en la que re­cha­za los ar­gu­men­tos de la Abo­ga­cía el Estado, se­cun­da­dos en par­te por la Fiscalía –que re­cla­ma­ba el ar­chi­vo de la investigac­ión– la juez nie­ga que se ha­ya cau­sa­do in­de­fen­sión al de­le­ga­do del Gobierno en Ma­drid y ra­ti­fi­ca la ci­ta­ción hoy mis­mo co­mo in­ves­ti­ga­do de Jo­sé Ma­nuel Fran­co.

La ins­truc­to­ra de­fien­de la uti­li­dad de ese in­for­me fo­ren­se por­que, re­cal­ca, «per­mi­te ana­li­zar des­de la pers­pec­ti­va mé­di­ca el gra­do de co­no­ci­mien­to en el pe­rio­do que nos ocu­pa (en­tre el 5 y el 14 de mar­zo) de que man­te­ner la dis­tan­cia so­cial evi­ta el ries­go de con­ta­gio del Co­vid-19 y tam­bién de­ter­mi­nar des­de cuán­do se tie­ne ese co­no­ci­mien­to”. Un ex­tre­mo que con­si­de­ra “cla­ve” a efec­tos de de­ter­mi­nar si, en su ca­so, “se dic­ta­ron re­so­lu­cio­nes a sa­bien­das de su in­jus­ti­cia», que es en esen­cia la pre­va­ri­ca­ción.

La ins­truc­to­ra no com­par­te los ar­gu­men­tos de la abo­ga­da del Estado de que la ci­ta­ción del de­le­ga­do del Gobierno no es­té mo­ti­va­da –«cuando es cla­ro que la ci­ta­ción no re­quie­re mo­ti­va­ción» y sí «la de­ci­sión de fon­do que en su día se adop­ta­rá sobre el ar­chi­vo o la con­ti­nua­ción del pro­ce­di­mien­to»– y que no se ha­yan pre­ci­sa­do los he­chos que se le impu­tan, cuando re­cal­ca –«son va­rias las re­so­lu­cio­nes que des­de el au­to de in­coa­ción lo con­cre­tan». De ahí que re­cha­ce sus­pen­der su de­cla­ra­ción.

An­te las su­pues­tas du­das de la Abo­ga­cía del Estado, la juez afir­ma no te­ner «nin­gún pro­ble­ma» en reite­rar los he­chos por los que se in­ves­ti­ga al de­le­ga­do del Gobierno en Ma­drid. El ob­je­to del pro­ce­di­mien­to, re­cuer­da, «se cir­cuns­cri­be úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a las de­ci­sio­nes ju­rí­di­cas adop­ta­das en­tre el 5 y el 14 de mar­zo de 2020» por Fran­co res­pec­to a la «to­ma de co­no­ci­mien­to de con­cen­tra­cio­nes/ma­ni­fes­ta­cio­nes» y a la prohi­bi­ción de al­gu­nas de ellas en el mar­co de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

Ro­drí­guez-Me­del reite­ra la con­ve­nien­cia de ha­ber fi­ja­do un pla­zo de en­tre­ga de la do­cu­men­ta­ción al Cen­tro de Coor­di­na­ción de Aler­tas y Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias (CCAES) que di­ri­ge Fer­nan­do Si­món. Lo hi­zo, re­cal­ca, pa­ra «fa­ci­li­tar la la­bor de los agen­tes» de la Guar­dia Ci­vil ads­cri­tos a su juz­ga­do en ta­reas de Po­li­cía Ju­di­cial, a con­se­cuen­cia de las «de­mo­ras que al­gu­nos ór­ga­nos» trans­mi­tían «sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da» y an­te la «las di­fi­cul­ta­des que en oca­sio­nes en­con­tra­ron pa­ra que la do­cu­men­ta­ción fue­ra en­tre­ga­da cuando por es­te ór­gano ju­di­cial no se fi­ja­ba pla­zo».

Y res­pec­to a la pe­ti­ción que efec­tuó a la De­le­ga­ción del Gobierno de la re­la­ción de las re­co­men­da­cio­nes, ins­truc­cio­nes u ór­de­nes im­par­ti­das por Fran­co al per­so­nal a su car­go en re­la­ción con la Co­vid-19 des­de el 1 de fe­bre­ro hasta el 14 de mar­zo, la ma­gis­tra­da ma­ti­za que «el he­cho de que es­tas de­ci­sio­nes no sean ob­je­to de investigac­ión no im­pi­de re­ca­bar­las al ser úti­les» pa­ra la ins­truc­ción. Per­mi­ten, aña­de, «de­ter­mi­nar el gra­do de co­no­ci­mien­to y aler­ta» del in­ves­ti­ga­do sobre el vi­rus, lo que «pue­de ser re­le­van­te pa­ra va­lo­rar las de­ci­sio­nes que adop­tó en ma­te­ria de con­cen­tra­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes».

Res­pec­to a las pe­gas de la abo­ga­da del Estado sobre que se con­ti­nua­se con la tra­mi­ta­ción de la cau­sa pe­se a no ser ur­gen­te, lo que ha­bría oca­sio­na­do in­de­fen­sión a Fran­co, la juez se mues­tra ca­te­gó­ri­ca y de­fien­de que en la prác­ti­ca la de­fen­sa del de­le­ga­do, al igual que la Fiscalía, ha te­ni­do «mu­cho más tiem­po pa­ra re­cu­rrir las re­so­lu­cio­nes que si los pla­zos no hu­bie­ran estado sus­pen­di­dos», por lo que es­ta si­tua­ción «le ha be­ne­fi­cia­do».

El estado de alar­ma, sub­ra­ya, sus­pen­de los pla­zos pro­ce­sa­les, pe­ro «no or­de­na la pa­ra­li­za­ción de la ju­ris­dic­ción pe­nal».

LUIS DÍAZ

La juez in­ves­ti­ga si el de­le­ga­do del Gobierno co­me­tió pre­va­ri­ca­ción al au­to­ri­zar la ma­ni­fes­ta­ción del 8-M pe­se a las aler­tas sa­ni­ta­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.