El odio con­tra los po­bres se per­se­gui­rá co­mo el ra­cis­mo

PRO­TEC­CIÓN A LOS HI­JOS El Gobierno aprue­ba la pri­me­ra ley ela­bo­ra­da por Igle­sias, que ten­drá un cos­te de 75 mi­llo­nes al año y anu­la­rá la pa­tria po­tes­tad de los con­de­na­dos por ase­si­na­to u ho­mi­ci­dio en la fa­mi­lia

La Razón (Cataluña) - - Portada - Pa­blo Gó­mez-Ma­drid

La pan­de­mia re­tra­só hasta ayer la apro­ba­ción del an­te­pro­yec­to de la Ley de Pro­tec­ción In­te­gral a la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia fren­te a la Vio­len­cia, re­bau­ti­za­da co­mo «Ley Rho­des», en re­fe­ren­cia al pia­nis­ta Ja­mes Rho­des, víc­ti­ma de abu­sos por par­te de un profesor des­de los 5 años. La pri­me­ra con la fir­ma de Pa­blo Igle­sias des­de su lle­ga­da al Gobierno. Una suer­te de nor­ma es­pe­jo de la ac­tual Ley de Vio­len­cia de Gé­ne­ro con la pro­tec­ción de los ni­ños y los ado­les­cen­tes en su ám­bi­to de ac­tua­ción. Aún de­be­rá su­pe­rar un trá­mi­te par­la­men­ta­rio, en el que PSOE y Uni­das Po­de­mos tie­nen pre­vis­to in­tro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes. Si no lo han he­cho en el tex­too­ri­gi­na­les­pre­ci­sa­men­te­pa­ra agi­li­zar su en­tra­da en vi­gor y no so­me­ter el pro­yec­to a nue­vos re­tra­sos al ha­ber ne­ce­si­ta­do in­for­mes ju­rí­di­cos ex­tra­or­di­na­rios sobre esos cam­bios. De en­tre los as­pec­tos más no­ve­do­sos des­ta­ca el au­men­to de los años de pres­crip­ción de los de­li­tos­se­xua­les,la­crea­ción­de­nue­vas fi­gu­ras en los co­le­gios que vi­gi­len y evi­ten si­tua­cio­nes de aco­so y la anu­la­ción de la pa­tria po­tes­tad pa­ra los con­de­na­dos por ase­si­na­to en el ám­bi­to fa­mi­liar. Ten­drá un cos­te de 75 mi­llo­nes anua­les.

Obli­ga­ción de de­nun­ciar

Se ge­ne­ra­li­za el de­ber de co­mu­ni­car cual­quier si­tua­ción de vio­len­cia sobre los ni­ños y ado­les­cen­tes a la au­to­ri­dad com­pe­ten­te aun cuando no sea cons­ti­tu­ti­va de de­li­to, re­co­no­cen des­de el de­par­ta­men­to de Igle­sias. En es­te as­pec­to, la gran no­ve­dad de la ley es que es­te de­ber de co­mu­ni­car un de­li­to con­cer­ni­rá tam­bién al in­te­rior del ám­bi­to fa­mi­liar ya que obli­ga­rá a de­nun­ciar al cón­yu­ge y a los fa­mi­lia­res cer­ca­nos de la per­so­na que ha­ya co­me­ti­do un he­cho de­lic­ti­vo cuando se tra­te de un de­li­to gra­ve co­me­ti­do con­tra una per­so­na me­nor de edad. Es­te de­ber, se­gún el an­te­pro­yec­to, se re­gu­la me­dian­te una fór­mu­la que ins­ta a de­nun­ciar in­di­cios o sos­pe­chas: «To­da per­so­na que ad­vier­ta in­di­cios de una si­tua­ción de vio­len­cia ejer­ci­da sobre una per­so­na me­nor de edad, es­tá obli­ga­da a co­mu­ni­car­lo», sos­tie­ne el ar­tícu­lo 14. Esa obli­ga­ción se con­fi­gu­ra de un mo­do «más exi­gen­te» pa­ra aque­llos co­lec­ti­vos pro­fe­sio­na­les que ten­gan un con­tac­to ha­bi­tual con per­so­nas me­no­res, es de­cir, el el per­so­nal cua­li­fi­ca­do de los cen­tros sa­ni­ta­rios, de los cen­tros es­co­la­res y de los cen­tros de de­por­te y ocio.

Coor­di­na­do­res y de­le­ga­dos

To­dos los cen­tros es­co­la­res ten­drán la obli­ga­ción a par­tir de la en­tra­da en vi­gor de es­te tex­to de con­tar con un coor­di­na­dor de bie­nes­tar y pro­tec­ción que ve­le por el buen fun­cio­na­mien­to de los pro­to­co­los de ac­tua­ción fren­te a in­di­cios de aco­so es­co­lar, ci­be­ra­co­so, aco­so se­xual, vio­len­cia de gé­ne­ro y cual­quier cual­quier otra for­ma de vio­len­cia. En los cen­tros de­por­ti­vos y de ocio, de­be­rá exis­tir una fi­gu­ra si­mi­lar, la del de­le­ga­do de pro­tec­ción.

Cer­co a la pres­crip­ción

Con la nue­va ley se re­du­ci­rán las po­si­bi­li­da­des de que un de­li­to se­xual co­me­ti­do con­tra me­no­res pue­da pres­cri­bir. De he­cho, se ex­tien­de el tiem­po de pres­crip­ción de los de­li­tos más gra­ves co­me­ti­dos con­tra las per­so­nas me­no­res de edad, mo­di­fi­can­do el día de co­mien­zo de cómpu­to del pla­zo: el pla­zo de pres­crip­ción se con­ta­rá a par­tir de que la víc­ti­ma ha­ya cum­pli­do los trein­ta años de edad. De es­ta for­ma, la víc­ti­ma po­dría de­nun­ciar los de­li­tos más gra­ves co­me­ti­dos con­tra su per­so­na cuando fue me­nor hasta los 45 años.

Anu­lar la pa­tria po­tes­tad

Uno de los pun­tos de la fu­tu­ra ley sobre los que exis­te un con­sen­so trans­ver­sal es el que eli­mi­na la pa­tria po­tes­tad a los agre­so­res ma­chis­tas, de for­ma que los hi­jos de pa­dres mal­tra­ta­do­res no pue­dan se­guir de­pen­dien­do de ellos. Afec­ta­rá a los con­de­na­dos por ase­si­na­to u ho­mi­ci­dio cuando la víc­ti­ma sea la ma­dre de los ni­ños o cuando sea uno de los hi­jos.

Re­gis­tro de De­lin­cuen­tes

El Re­gis­tro Cen­tral de De­lin­cuen­tes Se­xua­les pa­sa a de­no­mi­nar­se Re­gis­tro Cen­tral de De­lin­cuen­tes Se­xua­les y de Tra­ta de Se­res Hu­ma­nos y es­ta­ble­ce un cam­bio al desa­rro­llar y am­pliar la pro­tec­ción de las per­so­nas me­no­res de edad a tra­vés del per­fec­cio­na­mien­to del sis­te­ma de exi­gen­cia del re­qui­si­to de no ha­ber co­me­ti­do de­li­tos con­tra la li­ber­tad o iden­ti­dad se­xua­les o de tra­ta de se­res hu­ma­nos pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des que su­pon­gan con­tac­to ha­bi­tual con ni­ños.

Más pe­na por in­ci­tar al sui­ci­dio

Se en­du­re­cen las pe­nas con­tra aque­llas per­so­nas que in­ci­ten al sui­ci­dio de me­no­res de edad, de ma­ne­ra que la in­for­ma­ción o la

Se per­se­gui­rán con­te­ni­dos en in­ter­net que fo­men­ten el sui­ci­dio, la au­to­le­sión o los tras­tor­nos ali­men­ti­cios en­tre me­no­res

To­dos los co­le­gios ten­drán la obli­ga­ción de con­tar con una per­so­na que vi­gi­le las si­tua­cio­nes de aco­so

co­mu­ni­ca­ción de con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te des­ti­na­dos a pro­mo­ver, fo­men­tar o in­ci­tar es­te ti­po de si­tua­cio­nes se cas­ti­ga­rá con la pe­na de pri­sión de uno a cua­tro años.

Po­li­cías es­pe­cia­li­za­dos

Se es­ta­ble­ce que las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Estado creen uni­da­des es­pe­cia­li­za­das en la investigac­ión y pre­ven­ción de si­tua­cio­nes de vio­len­cia con­tra los ni­ños con el ob­je­ti­vo de dar una co­rrec­ta y ade­cua­da res­pues­ta an­te es­tos ca­sos. Pa­ra ello, re­ci­bi­rán for­ma­ción en es­ta ma­te­ria, co­mo tam­bién la ten­drán los fis­ca­les y jue­ces que pa­sen a tra­tar es­tos de­li­tos.

Una na­rra­ción de los he­chos

Cuando la víc­ti­ma sea me­nor de 14 años o ten­ga una dis­ca­pa­ci­dad, só­lo ten­drá que rea­li­zar una de­cla­ra­ción an­te el Juz­ga­do de Ins­truc­ción. Es­te sis­te­ma de una úni­ca na­rra­ción evi­ta que la víc­ti­ma de­ba vol­ver a de­cla­rar en el jui­cio o con pos­te­rio­ri­dad a es­te pri­mer tes­ti­mo­nio.

Nue­vos de­li­tos

Se crean nue­vos ti­pos de­lic­ti­vos pa­ra evi­tar la im­pu­ni­dad de con­duc­tas rea­li­za­das a tra­vés de me­dios tec­no­ló­gi­cos y de la co­mu­ni­ca­ción, que pro­du­cen gra­ves ries­gos pa­ra la vi­da y la in­te­gri­dad de las per­so­nas me­no­res edad, así co­mo una gran alar­ma so­cial. Es­te apar­ta­do de la ley es­tá es­pe­cial­men­te orien­ta­do a los con­te­ni­dos que fo­men­ten el sui­ci­dio, la au­to­le­sión, el ci­be­ra­co­so o los tras­tor­nos ali­men­ti­cios.

Pu­bli­ci­dad ho­mó­fo­ba

Se prohí­be la pu­bli­ci­dad que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas pue­da pro­vo­car en per­so­nas me­no­res de edad la adop­ción de con­duc­tas vio­len­tas sobre sí mis­mas o sobre ter­ce­ros, así co­mo aque­llos anun­cios que con­ten­gan una se­rie de es­te­reo­ti­pos de ca­rác­ter se­xis­ta, ra­cis­ta, es­té­ti­co o de ca­rác­ter ho­mo­fó­bi­co o trans­fó­bi­co.

EFE

Un ni­ño jue­ga en la pla­ya de El Mas­nou en Bar­ce­lo­na, ayer, en el se­gun­do día de la ca­pi­tal catalana en fa­se 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.