«Pro­gre­so­fo­bia» y ra­cis­mo

Pue­de que exis­ta un ra­cis­mo «ins­tin­ti­vo», pe­ro ya na­die ex­hi­be su des­pre­cio al di­fe­ren­te, sal­van­do ex­cep­cio­nes, por­que la igual­dad de de­re­chos ha fre­na­do, sobre el pa­pel, cual­quier for­ma de dis­cri­mi­na­ción

La Razón (Cataluña) - - Debates - Ma­nuel Cal­de­rón -

Los in­ci­den­tes vio­len­tos y las ma­ni­fes­ta­cio­nes en ca­pi­ta­les de EE UU y Eu­ro­pa por la muer­te de Geor­ge Floyd han crea­do en sí mis­mo un acon­te­ci­mien­to que ha eclip­sa­do la ver­da­de­ra cues­tión: si el ase­si­na­to a cá­ma­ra len­ta de un afro­ame­ri­cano des­ar­ma­do es­con­de un pro­fun­do ra­cis­mo en la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na y en el res­to del mun­do. En pri­mer plano se han pues­to las nue­vas for­mas de pro­tes­ta –ro­di­lla en tie­rra– fren­te a lo que to­do el mun­do con­si­de­ra­ba que era un avan­ce sin re­tro­ce­so en las li­ber­ta­des ci­vi­les. Ste­ve Pin­ker ha de­fi­ni­do co­mo «pro­gre­so­fo­bia» esa ten­den­cia a creer que se­gui­mos vi­vien­do –creen­cia muy ela­bo­ra­da en el mun­do uni­ver­si­ta­rio, ad­vier­te– en una so­cie­dad ra­cis­ta, se­xis­ta y ho­mó­fo­ba, lo que im­pli­ca­ría que «el pro­gre­sis­mo es una pér­di­da de tiem­po, que no ha con­se­gui­do na­da tras dé­ca­das de lu­cha». Lo que las pro­tes­tas han elu­di­do es la raíz mis­ma del pro­ble­ma, có­mo com­par­tien­do los mis­mos de­re­chos, el avan­ce so­cial es más len­to pa­ra unos que pa­ra otros. En es­ta mis­ma pá­gi­na co­men­tá­ba­mos (4 de ju­nio) que si bien es cier­to que un afro­ame­ri­cano te­nía más po­si­bi­li­da­des de mo­rir a ma­nos de la Po­li­cía, de na­da ser­vía ha­cer un jue­go es­ta­dís­ti­co tan ma­ca­bro, o só­lo pa­ra com­pla­cer esa «pro­gre­so­fo­bia». Send­hil Mu­llai­nat­han (profesor de Compu­tación y Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en la Es­cue­la de Ne­go­cios Booth de la Universida­d de Chica­go) pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo en «The New York Times» en el que afir­ma que –se­gún el FBI– el 31,8% de per­so­nas ti­ro­tea­das por la po­li­cía eran afro­ame­ri­ca­nos, lo que su­po­ne do­blar es­ta po­bla­ción (13,2%), pe­ro que el fac­tor que se elu­de es que és­tos tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de par­ti­ci­par en in­ci­den­tes: el 28,9% son afro­ame­ri­ca­nos. Su con­clu­sión es que si hu­bie­se una ac­ti­tud ra­cis­ta por par­te de la po­li­cía es­ta ci­fra se­ría ma­yor, o se acer­ca­ría al 31,8%. Otra cosa es el ra­cis­mo ins­tin­ti­vo del es­tu­dio de la Universida­d de Har­vard en «Pro­ject Im­pli­cit», ba­sa­do en un test de aso­cia­ción im­plí­ci­ta (TAI), una prue­ba de res­pues­ta rá­pi­da en el que se aso­cian ros­tros ne­gros con con­cep­tos ne­ga­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.