Go­ber­nar es mu­cho más que re­sis­tir

La Razón (Cataluña) - - Editoriale­s -

Pue­de de­cir­se que Ciu­da­da­nos ha ac­tua­do, es­pe­re­mos que muy a su pe­sar, de com­pla­cien­te co­mo­dín pa­ra la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta, que no ha te­ni­do que re­tra­tar­se hasta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias»

ElEl por­ta­voz par­la­men­ta­rio de Ciu­da­da­nos, Ed­mun­do Bal, un abo­ga­do del Estado que fue ful­mi­nan­te­men­te des­ti­tui­do por el an­te­rior Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez por ne­gar­se a re­ti­rar el de­li­to de re­be­lión en el pro­ce­di­mien­to con­tra los or­ga­ni­za­do­res del gol­pe con­tra la Cons­ti­tu­ción en Ca­ta­lu­ña, se mos­tra­ba ayer sa­tis­fe­cho del acuer­do al­can­za­do con la ban­ca­da gu­ber­na­men­tal pa­ra la con­va­li­da­ción del decreto ley que re­gu­la­rá la «nue­va nor­ma­li­dad». Sin en­trar en la paradoja de que la nor­ma­ti­va que se va a pre­sen­tar an­te la Cá­ma­ra su­po­ne la re­fu­ta­ción más pal­ma­ria de que no ha­bía más al­ter­na­ti­va vá­li­da en la lu­cha con­tra la pan­de­mia que la pro­lon­ga­ción del estado de alar­ma, lo cier­to es que el Gobierno ha con­se­gui­do sor­tear las di­fi­cul­ta­des in­he­ren­tes a su de­bi­li­dad par­la­men­ta­ria gra­cias al apo­yo del par­ti­do na­ran­ja, cues­tión que sus­ci­ta va­rias pre­gun­tas, si bien, la más im­por­tan­te a nues­tro jui­cio se re­fie­re a la com­pa­ti­bi­li­dad con los na­cio­na­lis­mos de los pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos de los que par­tía Ciu­da­da­nos. O di­cho de otra for­ma, si su res­pal­do al Gobierno so­cial­po­pu­lis­ta de Pe­dro Sán­chez pue­de ir más allá de la ac­tual si­tua­ción de emer­gen­cia na­cio­nal y pro­lon­gar­se, por ejem­plo, hasta una hi­po­té­ti­ca apro­ba­ción de unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Estado que ven­drán mar­ca­dos por la vi­sión es­ca­sa­men­te li­be­ral y cen­tris­ta de Uni­das Po­de­mos. O, tam­bién, si ese le­ma que ha pues­to en cir­cu­la­ción el pro­pio Ed­mun­do Bal,–«ac­tuar con la ca­be­za y no con las tri­pas»– re­sis­ti­rá cuando el Gobierno de la na­ción reanu­de la me­sa de ne­go­cia­ción bi­la­te­ral con los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes. Real­men­te, son pre­gun­tas que se res­pon­den por sí mis­mas y que, por ello, si­túan a la for­ma­ción na­ran­ja an­te unas con­tra­dic­cio­nes di­fí­ci­les de su­pe­rar, al me­nos, si se pre­ten­de res­pe­tar el man­da­to de sus vo­tan­tes. Lo que, inevi­ta­ble­men­te, nos lle­va a plan­tear­nos otra cues­tión, pe­ro en el cam­po del Gobierno. No po­de­mos ne­gar, se­ría ir con­tra los he­chos, que la es­tra­te­gia de geo­me­tría va­ria­ble par­la­men­ta­ria se­gui­da por Pe­dro Sán­chez ha si­do efi­caz pa­ra sus fi­nes –otra cosa es que fue­ra la más ade­cua­da pa­ra los in­tere­ses ge­ne­ra­les–, pe­ro con una sal­ve­dad: que el apo­yo, di­rec­to o in­di­rec­to, de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas a las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo nun­ca ha estado real­men­te en pe­li­gro. Más allá de al­gu­na tea­tra­li­za­ción, ni ERC ni el PNV ni, mu­cho me­nos, Bil­du po­dían per­mi­tir una de­rro­ta par­la­men­ta­ria de Pe­dro Sán­chez, que se­ría ca­pi­ta­li­za­da por la opo­si­ción. En es­te sen­ti­do, pue­de de­cir­se que Ciu­da­da­nos ha ac­tua­do, es­pe­re­mos que muy a su pe­sar, de com­pla­cien­te co­mo­dín pa­ra la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta, que no ha te­ni­do que re­tra­tar­se hasta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Es du­do­so, sin em­bar­go, que esa si­tua­ción pue­da pro­lon­gar­se a lo lar­go de to­da la le­gis­la­tu­ra, si te­ne­mos en cuen­ta que el Eje­cu­ti­vo va a ver­se obli­ga­do a adop­tar po­lí­ti­cas de con­ten­ción del gas­to pú­bli­co, in­elu­di­bles pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca que com­pro­me­te­rán su pro­pia es­ta­bi­li­dad in­ter­na. El nue­vo es­pec­tácu­lo a cos­ta del cho­que en­tre el mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Luis Pla­nas, y su com­pa­ñe­ra de Ga­bi­ne­te, la ti­tu­lar de Tra­ba­jo, Yo­lan­da Díaz, quien el pa­sa­do mes de ma­yo en­car­gó a los ins­pec­to­res de la Se­gu­ri­dad So­cial que bus­ca­ran si­tua­cio­nes de «es­cla­vi­tud» en el cam­po, abo­na lo que de­ci­mos. O cuando, for­zo­sa­men­te, ten­ga que re­cha­zar, con me­sa o sin me­sa, las de­man­das po­lí­ti­cas de los par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes. Por el mo­men­to, la úni­ca cer­te­za que pue­de al­ber­gar la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la es que el pre­si­den­te Sán­chez va a in­ten­tar man­te­ner esa geo­me­tría par­la­men­ta­ria a to­da cos­ta, in­clu­so, si com­pro­me­te su pa­la­bra con los proeta­rras de Bil­du. Pe­ro go­ber­nar una na­ción en gra­ves di­fi­cul­ta­des exi­ge al­go más que la me­ra vo­lun­tad de re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.