Bo­ni­to Pau

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira - RE­YES MON­FOR­TE

Can­ta­ba a la vi­da des­de la vi­da, y eso tras­pa­sa­ba la piel, el co­ra­zón y el al­ma de to­do aquel que le es­cu­cha­ba. Nos di­jo que el fu­tu­ro no exis­te, que vi­vir es ur­gen­te y que me­jor ha­cer­lo con la ma­yor in­ten­si­dad po­si­ble. Se­ría un buen ho­me­na­je ha­cer bue­nas sus pa­la­bras, me­mo­ri­zar­las co­mo he­mos he­cho con las le­tras de sus can­cio­nes. Con esa son­ri­sa su­ya, nos ad­vir­tió que aquí estamos de pres­ta­do, que uno na­ce y lue­go mue­re, y que es­te cuen­to se ha aca­ba­do. Pe­ro hay cuen­tos que no aca­ban nun­ca por­que sus pro­ta­go­nis­tas si­guen vi­vos en­tre sus pá­gi­nas – que tam­bién son las nues­tras–, in­clu­so cuando ya se han ido, in­clu­so cuando ya no es­tán.

Se­rá fá­cil re­cor­dar­le por­que te­ne­mos su voz que, jun­to al nombre, es lo que nos ha­ce úni­cos. Los nom­bres acom­pa­ñan el des­tino de al­gu­nas per­so­nas. No ocu­rre siem­pre, es ver­dad, pe­ro cuando su­ce­de, esos nom­bres sue­len es­cri­bir­se so­los y per­ma­ne­cen tra­za­dos con una tin­ta imborrable y una ca­li­gra­fía eter­na. Pau Do­nés era Pau, y real­men­te era lo que en­ce­rra­ba su nombre: úni­co, hu­mil­de, vi­ta­lis­ta y lu­cha­dor. La vi­da nos pa­re­cía más bo­ni­ta so­lo por­que él nos lo can­tó así, y aho­ra to­do, la amis­tad, la gen­te, la paz, la ver­dad, la vi­da, nos pa­re­ce­rá me­nos bo­ni­to. Des­can­sa en paz, Pau. No­so­tros se­gui­re­mos pen­sán­do­te y es­cu­chán­do­te. Aquí con­ti­nua­re­mos can­tán­do­te y pa­ra­fra­seán­do­te en tus can­cio­nes, tam­bién en esa úl­ti­ma que nos de­jas­te ha­ce unos días: gra­cias por ha­ber estado, por es­tar. Fuis­te me­di­ci­na pa­ra mu­chos. Por to­do lo que nos dis­te, te es­ta­re­mos siem­pre agra­de­ci­dos. Pa­ra ti, la vi­da ya es un sue­ño. Sue­ña bo­ni­to, Pau.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.