ES­CE­NAS DE GEO­ME­TRÍA VA­RIA­BLE

La Razón (Cataluña) - - España - OPI­NIÓN JO­SÉ MA­RÍA MAR­CO

FueFue Ro­drí­guez Za­pa­te­ro el que em­pe­zó a uti­li­zar la ex­pre­sión «geo­me­tría va­ria­ble» pa­ra ha­blar del pro­yec­to de sos­te­ner su se­gun­da le­gis­la­tu­ra sin pac­tos es­ta­bles de le­gis­la­tu­ra y apo­yán­do­se en di­ver­sos so­cios se­gún ca­da cir­cuns­tan­cia. Si es eso lo que tie­ne en cuen­ta Sán­chez, ha­brá de re­cor­dar lo dra­má­ti­ca que re­sul­tó aque­lla le­gis­la­tu­ra, y la for­ma en que aca­bó. En Mon­cloa pen­sa­rán, cla­ro es­tá, que de to­do se apren­de, e in­clu­so que to­do se pue­de me­jo­rar. En­ton­ces el gobierno so­cia­lis­ta te­nía pa­ra ele­gir en­tre los na­cio­na­lis­tas y la iz­quier­da pe­ro­nis­ta. Hoy ya tie­ne en ca­sa a los pe­ro­nis­tas y su ám­bi­to de ac­ción, pa­ra la re­co­lec­ción de nue­vas alian­zas, pa­sa por na­cio­na­lis­tas, se­pa­ra­tis­tas, re­gio­na­lis­tas y Ciu­da­da­nos. Co­mo es na­tu­ral, el Gobierno no quie­re oír ha­blar de «ve­tos cru­za­dos» y as­pi­ra a que en la nue­va nor­ma­li­dad sus so­cios co­yun­tu­ra­les acep­ten con nor­ma­li­dad el bai­le de so­cios que le ven­ga bien. Tam­bién pue­de ame­na­zar, con la idea de que quien pro­vo­que la caí­da del Gobierno lo pa­ga­rá caro en las ur­nas. A los po­si­bles so­cios les to­ca di­si­mu­lar sus ob­je­ti­vos en es­te jue­go. UP di­rá que nos e sien­te có­mo­da, y se­rá cier­to en par­te, por la pre­sun­ta in­com­pa­ti­bi­li­dad de sus pro­pues­tas con el aún más presunto neo­li­be­ra­lis­mo de Ciu­da­da­nos. To­do es­ta­rá bien con tal de pro­se­guir en un Gobierno en el que UP tie­ne una in­fluen­cia con­si­de­ra­ble y que se be­ne­fi­cia del apo­yo co­yun­tu­ral de Cs, que aco­rra­la al PP más aún que a la de­re­cha ex­tre­ma del es­pec­tro po­lí­ti­co, a la po­si­ción de apes­ta­do sin ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar con na­die co­mo no sea con Vox. Por ese la­do, to­do es­tá cu­bier­to. Por par­te de Ciu­da­da­nos, no pa­re­ce que va­ya a ha­ber tam­po­co gran­des pro­ble­mas. Cs ha vo­ta­do siem­pre a fa­vor de la pro­lon­ga­ción del estado de alar­ma, apo­yó las me­di­das de apo­yo a las py­mes y aun­que no res­pal­dó las de re­for­ma de la Justicia, se dis­po­ne a vo­tar a fa­vor de la nue­va nor­ma­li­dad tal co­mo la ha di­se­ña­do el Gobierno de Sán­chez. Cs se ha con­ver­ti­do en una fuer­za vo­lun­ta­ria­men­te mi­no­ri­ta­ria, ca­paz de in­fluir en los go­bier­nos del PSOE o del PP. Es una for­ma in­te­li­gen­te, y opor­tu­nis­ta, de ren­ta­bi­li­zar sus es­ca­sas fuer­zas. Tam­bién le per­mi­te ale­jar­se del du­ro en­fren­ta­mien­to que pro­ta­go­ni­zan los de­más. Cs apues­ta por la exis­ten­cia de una opi­nión pú­bli­ca can­sa­da y des­con­fia­da de la exas­pe­ra­ción. Tam­bién bus­ca re­pre­sen­tar al vo­tan­te

Fue Ro­drí­guez Za­pa­te­ro el que em­pe­zó a uti­li­zar el con­cep­to de la «geo­me­tría va­ria­ble» pa­ra ha­blar del pro­yec­to de sos­te­ner su se­gun­da le­gis­la­tu­ra sin pac­tos es­ta­bles y se­gún la cir­cuns­tan­cia»

so­cia­lis­ta de­sen­can­ta­do de la ges­tión de la epi­de­mia. Sal­va­dos es­tos dos ele­men­tos, los de­más se aven­drán a lo que el Gobierno les pro­pon­ga en ca­da es­ce­na de la geo­me­tría va­ria­ble, ro­da­da en es­tos me­ses. Su­birán el pre­cio de su apo­yo, co­mo el PNV y los ca­na­rios, ex­hi­bi­rán múscu­lo fa­chen­do­so y pin­tu­re­ro, co­mo ERC, y, en el ca­so de JxC, los ve­re­mos afron­tar di­le­mas exis­ten­cia­les in­son­da­bles pa­ra to­do aquel que no ten­ga un pe­di­grí ín­te­gra­men­te ca­ta­la­nis­ta. Los fi­lo­te­rro­ris­tas, fi­nal­men­te, son ya una tro­pa dó­cil, que sa­be hasta dón­de pue­de lle­gar. Mien­tras pue­dan se­guir con su tea­tro, más o me­nos rompe­dor se­gún la cir­cuns­tan­cia, y se les de­je ocu­par el es­pa­cio que pi­den en sus CC.AA., to­do es­ta­rá re­suel­to.

Otra vez nos en­con­tra­mos en uno de esos es­ce­na­rios en los que Sán­chez pa­re­ce te­ner to­do ga­na­do de an­te­mano. Aho­ra bien, ca­da vez que los as­tros se han con­ju­ra­do de es­ta ma­ne­ra, siem­pre ha apa­re­ci­do al­go que des­ba­ra­ta las ex­pec­ta­ti­vas. Pue­den ser las ten­sio­nes in­ter­nas del Gobierno o tal vez las con­se­cuen­cia ju­di­cia­les de la ges­tión de la pan­de­mia o, más pro­ba­ble­men­te, el cos­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de las me­di­das que en con­tra de la re­cu­pe­ra­ción es­tá to­man­do, o anun­cian­do, el equi­po de Sán­chez. Es po­si­ble que se le dé me­jor el estado de alar­ma que nin­gu­na geo­me­tría va­ria­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.