Geor­ge Floyd reavi­va la lu­cha con­tra el ra­cis­mo

La bru­tal muer­te del afro­ame­ri­cano cam­bia la agen­da po­lí­ti­ca de la cam­pa­ña elec­to­ral

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Ju­lio Val­deón -

Fue un funeral so­lem­ne, ca­si de estado. Las exe­quias por Geor­ge Floyd, ce­le­bra­das en Houston, re­ci­bie­ron la co­ber­tu­ra de­bi­da a los gran­des hé­roes mi­li­ta­res, las glo­rias del de­por­te o las le­yen­das de la mú­si­ca. El dis­cur­so fú­ne­bre co­rría a car­go del re­ve­ren­do Al Shar­pton, ve­te­rano de la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les. En­tre los ora­do­res ha­bía va­rios con­gre­sis­tas, el al­cal­de de Houston, Sil­ves­ter Tur­ner, y el can­di­da­to de­mó­cra­ta, y ex vi­ce­pre­si­den­te, Joe Bi­den. En­tre tan­to el país man­tie­ne vi­va la he­ri­da del con­flic­to sobre el pro­ce­der de las fuer­zas po­li­cia­les, el de­ba­te res­pec­to al uso de la fuer­za, las acu­sa­cio­nes res­pec­to a las po­si­bles so­lu­cio­nes y los ata­ques cru­za­dos en­tre quie­nes po­nen el acen­to en el su­pues­to ra­cis­mo es­truc­tu­ral que atra­ve­sa­ría el tué­tano so­cial y ad­mi­nis­tra­ti­vo, y quie­nes sub­ra­yan el ca­riz teó­ri­ca­men­te vio­len­to de unas pro­tes­tas ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­cí­fi­cas. Por­que las de Geor­ge Floyd no han si­do las pro­tes­tas que acom­pa­ña­ron a la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria pa­ra los agen­tes que apa­lea­ron a Rod­ney King, en 1992, sal­da­das con más de 12.000 de­te­ni­dos, ca­si 3.000 he­ri­dos y más de me­dio cen­te­nar de muer­tos a con­se­cuen­cia de pa­lihe­ri­das pa­lihe­ri­das de ar­ma blan­ca y cu­chi­llo y etc. A pe­sar de que, co­mo han de­mos­tra­do es­tu­dio­sos de las pro­tes­tas so­cia­les co­mo La­ra Put­nam, Eri­ca Che­no­weth y Je­remy Press­man, la es­ca­la de las con­cen­tra­cio­nes no tie­ne pre­ce­den­tes en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de EE UU. Na­da, ni las mar­chas por la mu­jer de 2017, ni los dis­tur­bios ra­cia­les en St. Louis y Bal­ti­mo­re de ha­ce un lus­tro, ni las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra Do­nald Trump al prin­ci­pio de su man­da­to, han sa­ca­do a tan­ta gen­te a la ca­lle en tan­tos lu­ga­res dis­tin­tos. De he­cho, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por el Was­hing­ton Post, es­cri­to a par­tir de los da­tos re­co­pi­la­dos por los au­to­res, ex­pli­can que las mar­chas fe­mi­nis­tas de 2017 tu­vie­ron lu­gar en 650 pue­blos y ciu­da­des, y que es­tas las han su­pe­ra­do en to­dos los ór­de­nes. La muer­te de Geor­ge Floyd ha sa­ca­do a la gen­te a la ca­lle en to­dos y ca­da uno de los 50 es­ta­dos de la Unión. La cla­ve es­tá en la va­rie­dad y en la du­ra­ción. «Es­ta­dos Uni­dos ra­ra vez tie­ne pro­tes­tas pro­tes­tas que com­bi­nen a es­ta es­ca­la el ta­ma­ño, in­ten­si­dad y fre­cuen­cia; ge­ne­ral­men­te tie­ne gran­des pro­tes­tas, o bien pro­tes­tas sos­te­ni­das en el tiem­po, pe­ro no las dos co­sas». Los au­to­res pre­di­cen que un fe­nó­meno se­me­jan­te ten­drá con­se­cuen­cias en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020.

Tam­po­co con­vie­ne ol­vi­dar que en agos­to de 2014, cuando el jo­ven ne­gro Mi­chael Brown fa­lle­ció a cau­sa de una ac­ción po­li­cial, ape­nas uno de ca­da tres es­ta­dou­ni­den­ses creían que la Po­li­cía em­plea la fuer­za de for­ma ex­ce­si­va y/o que exis­te un pro­ble­ma de vio­len­cia po­li­cial. Hoy, ape­nas un lus­tro más tar­de, y se­gún los úl­ti­mos nú­me­ros dis­po­ni­bles, la pro­por­ción de es­ta­dou­ni­den­ses que pien­san así ron­da el 60%. Los de­mó­cra­tas, en par­te por con­ven­ci­mien­to y en par­te por opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co, aban­de­ran ya las reivin­di­ca­cio­nes de cam­bios le­gis­la­ti­vas. Con los co­mi­cios pre­si­den­cia­les a la vuel­ta de me­dio año la pre­si­den­te del Con­gre­so, Nancy Pe­lo­si, lla­mó es­te lu­nes a la ma­yo­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra pa­ra le­gis­lar a ni­vel fe­de­ral. En­tre otras co­sas re­cla­ma la su­pre­sión de las le­yes lo­ca­les y es­ta­ta­les que per­mi­ten la pa­ta­da en la puer­ta, con los agen­tes en­tran­do en un do­mi­ci­lio sin me­diar au­to­ri­za­ción po­li­cial, la prohi­bi­zas,

ción las téc­ni­cas de es­tran­gu­la­mien­tos, la des­mi­li­ta­ri­za­ción de la po­li­cía, la crea­ción de una ba­se de da­tos fe­de­ral con los ex­pe­dien­tes de ma­la con­duc­ta. En­tre tan­to, en las cá­ma­ras, si­gue el en­cen­di­do de­ba­te a cuen­ta de los lin­cha­mien­tos, por más que to­dos los nú­me­ros de­mues­tran que se tra­ta de un fe­nó­meno mons­truo­so pe­ro inexistent­e des­de ha­ce años.

Y mien­tras, en ciu­da­des co­mo Nue­va York el al­cal­de de­mó­cra­ta, Bill de Bla­sio, muy cri­ti­ca­do por sus pro­pias hues­tes al en­ten­der que no ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te du­ro con la Po­li­cía, pro­me­te que bau­ti­za­rá una ca­lle en ca­da uno de los dis­tri­tos de la ciu­dad de Nue­va York con el nombre del mo­vi­mien­to Blacks Li­ves Mat­ter. Trump, en­tre tan­to, ha se­ña­la­do que en vis­ta de las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­tos días no cree que exis­ta pro­ble­ma en re­pro­gra­mar los gran­des mí­ti­nes elec­to­ra­les, par­te esen­cial de su pre­cam­pa­ña, a par­tir de la se­ma­na que vie­ne. Tam­bién se ha he­cho eco de la opi­nión del se­na­dor Bill Cas­sidy, que sos­tie­ne que «qui­tar fon­dos a la po­li­cía só­lo se­rá bueno pa­ra los la­dro­nes y los vio­la­do­res». Des­de lue­go los sin­di­ca­tos de po­li­cía, cla­ves en la po­lí­ti­ca lo­cal, pro­me­ten lu­char por sus pre­su­pues­tos.

Bi­den par­ti­ci­pó ayer en el funeral de Houston. Los de­mó­cra­tas han re­co­gi­do par­te de las de­man­das de las pro­tes­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.