Nue­va víc­ti­ma pa­ra el ase­sino de «Mad­die»

«Ca­so Ma­de­lei­ne» Una mu­jer ir­lan­de­sa que fue vio­la­da en Por­tu­gal en 2004 de­nun­cia que su agre­sor pu­do ser Ch­ris­tian Brück­ner

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Rubén G. del Ba­rrio -

Ha­zel Behan, una mu­jer ir­lan­de­sa que su­frió una vio­la­ción en Por­tu­gal en 2004 ha pe­di­do a las au­to­ri­da­des que in­ves­ti­gan el se­cues­tro de Ma­de­lei­ne Mc­Cann que ana­li­cen su ca­so ya que cree que Ch­ris­tian Brück­ner, el sos­pe­cho­so se­ña­la­do por la Fiscalía ale­ma­na co­mo au­tor de la des­apa­ri­ción de la ni­ña bri­tá­ni­ca, po­dría ser su agre­sor.

En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da ayer por el dia­rio bri­tá­ni­co «The Guar­dian», Behan re­la­ta que fue vio­la­da en su apar­ta­men­to de la lo­ca­li­dad por­tu­gue­sa de Praia da Ro­cha, don­de tra­ba­ja­ba por aquel en­ton­ces y no muy le­jos de Praia da Luz, el lu­gar don­de Ma­de­lei­ne des­apa­re­ció sin de­jar ras­tro en 2007.

El agre­sor de la mu­jer ir­lan­de­sa nun­ca fue iden­ti­fi­ca­do ni lo­ca­li­za­do, pe­ro Behan, que aho­ra re­si­de en Ir­lan­da con su ma­ri­do y dos hi­jos, cree que las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron su vio­la­ción coin­ci­den con otro asal­to se­xual co­me­ti­do por Brück­ner, el nue­vo sos­pe­cho­so de la des­apa­ri­ción de la ni­ña bri­tá­ni­ca.

«Mi ca­be­za es­ta­lló cuando leí có­mo ha­bía ata­ca­do a una mu­jer en 2005, tan­to por las tác­ti­cas co­mo por los mé­to­dos que usó, las he­rra­mien­tas que lle­va­ba, có­mo lo te­nía to­do per­fec­ta­men­te pla­nea­do. Vo­mi­té, sin­ce­ra­men­te, pues al leer­lo me hi­zo re­cor­dar mi pro­pia ex­pe­rien­cia», con­tó Behan a «The Guar­dian».

El ca­so de la pe­que­ña Mad­die dio un vuel­co el pa­sa­do miér­co­les, des­pués de que la Fiscalía ale­ma­na vin­cu­la­ra a Ch­ris­tian Brück­ner, de 43 años, con la des­apa­ri­ción de Mad­die, co­mo tam­bién se co­no­ce a la ni­ña.

El sos­pe­cho­so, que ac­tual­men­te cum­ple con­de­na en una pri­sión de Ale­ma­nia, cuen­ta con un am­plio his­to­rial de­lic­ti­vo por vio­len­cia se­xual y vi­vió en el Al­gar­ve en­tre 1995 y 2007. El día de la des­apa­ri­ción de la ni­ña se en­con­tra­ba cer­ca de la ca­sa de Praia da Luz don­de los Mc­Cann pa­sa­ban las va­ca­cio­nes. Ade­más, fue con­de­na­do re­cien­te­men­te por la vio­la­ción de una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se de 72 años co­me­ti­da en 2005 en Praia da Luz.

Ha­zel Behan es­ta­ba a pun­to de cum­plir 21 años cuando su­frió la vio­la­ción en Praia da Ro­cha, don­de tra­ba­ja­da co­mo re­pre­sen­tan­te de una agen­cia de va­ca­cio­nes. Se­gún su re­la­to, al­guien le des­per­tó de ma­dru­ga­da «lla­mán­do­me por mi nombre, me gi­ré y ha­bía un hom­bre en­mas­ca­ra­do con un ma­che­te en la mano». Du­ran­te su de­cla­ra­ción, Behan co­mu­ni­có a la Po­li­cía por­tu­gue­sa que el agre­sor le ha­bló en un in­glés con acen­to ale­mán, que te­nía una al­tu­ra de en torno a 185 cen­tí­me­tros, ce­jas ru­bias y ojos de un co­lor azul, así co­mo una «mar­ca de na­ci­mien­to o ta­tua­je» en el mus­lo de­re­cho, ca­rac­te­rís­ti­cas que coin­ci­den con la des­crip­ción de Brück­ner efec­tua­da por me­dios de co­mu­ni­ca­ción ale­ma­nes.

La ir­lan­de­sa tam­bién dio de­ta­lles sobre el pro­ce­der del vio­la­dor, quien se qui­tó los za­pa­tos en la puer­ta, co­lo­có una cá­ma­ra de ví­deo y la or­de­nó que no gri­ta­ra. Des­pués la lle­vó a la sa­la de es­tar, sa­có una bol­sa «con lá­ti­gos y ca­de­nas», le pu­so un tra­po en bo­ca pa­ra aho­gar los gri­tos y pro­ce­dió a gol­pear­la y vio­lar­la du­ran­te va­rias ho­ras re­pe­ti­da­men­te. «Me pa­re­ció que lo te­nía to­do pla­nea­do», pro­si­guió Behan.

Por otro la­do, me­dios ale­ma­nes in­for­ma­ron que la Po­li­cía tam­bién es­tá bus­can­do a la ex no­via de Brück­ner, iden­ti­fi­ca­da co­mo Naks­ci­je Mif­ta­ri, ya que se sos­pe­cha que pue­de te­ner in­for­ma­ción cru­cial sobre la des­apa­ri­ción de Ma­de­lei­ne. Mif­ta­ri, de as­cen­den­cia al­ba­ne­sa, vi­vió con el sos­pe­cho­so en Braunsch­weig, en el nor­te de Ale­ma­nia, don­de tra­ba­jó en un quios­co y lue­go la pa­re­ja se tras­la­dó a Por­tu­gal.

Ch­ris­tian Brueck­ner, de 43 años, se en­cuen­tra cum­plien­do una con­de­na en una cár­cel ale­ma­na por trá­fi­co de dro­gas mien­tras ape­la una sen­ten­cia de sie­te años por una vio­la­ción ocu­rri­da 18 me­ses an­tes de que Ma­de­lei­ne fue­ra se­cues­tra­da en el Al­gar­ve. Tam­bién se le ha vin­cu­la­do con la des­apa­ri­ción de un ni­ño de seis años en Por­tu­gal en 1996 y una otra ni­ña de cin­co años en Ale­ma­nia en 2015.

EFE

Ex­te­rior de la vi­vien­da don­de so­lía vi­vir Chis­tian Brück­ner, el sos­pe­cho del ase­si­na­to de Mad­die, en La­gos (sur de Por­tu­gal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.