«Apos­tar por la reha­bi­li­ta­ción es ha­cer­lo por el bie­nes­tar y crea­ría 400.000 pues­tos de tra­ba­jo»

LLUÍS COMERÓN Pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de Co­le­gios de Ar­qui­tec­tos de Es­pa­ña (CSCAE)

La Razón (Cataluña) - - Economía - R. L. Var­gas -

Lo­sLos ar­qui­tec­tos han pues­to el fo­co en la reha­bi­li­ta­ción co­mo uno de los ejes ne­ce­sa­rios pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de Es­pa­ña. ¿Qué les ha­ce pen­sar que es una bue­na pa­lan­ca?

–Su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar em­pleo. Re­no­var vi­vien­das, edi­fi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos a un rit­mo mu­cho ma­yor que el de los úl­ti­mos años ya era una ur­gen­cia an­tes de la cri­sis del Co­vid-19 pa­ra cum­plir con ne­ce­si­da­des me­dioam­bien­ta­les, in­cre­men­tar el par­que de vi­vien­da de al­qui­ler ase­qui­ble y ade­cuar­los a los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les. Si te­ne­mos en cuen­ta que el pro­me­dio de tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos en reha­bi­li­ta­ción en paí­ses eu­ro­peos se­me­jan­tes al nues­tro es del 3,9%, mien­tras que en Es­pa­ña se re­du­ce al 2,2%, si al­can­zá­ra­mos esos ni­ve­les, se crea­rían 400.000 nue­vos em­pleos.

–Ade­más de em­pleo, ¿qué apor­ta la reha­bi­li­ta­ción a la economía que no apor­ten otros sec­to­res?

–La in­ver­sión en re­no­va­ción ur­ba­na, des­de las pe­que­ñas re­for­mas hasta las ac­tua­li­za­cio­nes in­te­gra­les de edi­fi­cios, ge­ne­ra una al­ta ra­tio de em­pleos y, por lo tan­to, su­po­ne un aho­rro en pres­ta­cio­nes de des­em­pleo, im­pul­sa a py­mes, pro­fe­sio­na­les y au­tó­no­mos, re­vier­te ma­yo­ri­ta­ria­men­te en pro­duc­ción en nues­tro país y ge­ne­ra un re­torno fis­cal muy ele­va­do. Por el gran nú­me­ro de py­mes y au­tó­no­mos que for­man par­te de ella, la cons­truc­ción es el se­gun­do sec­tor eco­nó­mi­co ge­ne­ra­dor de em­pleo des­pués de la agri­cul­tu­ra y tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de arras­tre sobre otros sec­to­res. –El CSCAE tam­bién con­si­de­ra prio­ri­ta­rio in­cre­men­tar el par­que de vi­vien­da so­cial pú­bli­ca. Pe­ro, ¿de dón­de se pue­den sa­car los fon­dos en una si­tua­ción de es­tre­che­ces pre­su­pues­ta­rias?

–Las ad­mi­nis­tra­cio­nes dis­po­nen, en mu­chos ca­sos, de sue­lo pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes que se pue­den fi­nan­ciar a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da y que se ace­le­ra­rían si se con­fir­ma la dis­po­ni­bi­li­dad de los fon­dos anun­cia­dos por Bruselas. –¿Y có­mo se pue­de con­ven­cer a un par­ti­cu­lar, en la si­tua­ción ac­tual de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, pa­ra que aco­me­ta un es­fuer­zo eco­nó­mi­co tan im­por­tan­te co­mo el de re­for­mar su ca­sa?

–No se tra­ta de «con­ven­cer», sino de crear un mar­co eco­nó­mi­co y nor­ma­ti­vo que fa­ci­li­te que la de­ci­sión de reha­bi­li­tar sea con­ve­nien­te en un nú­me­ro su­fi­cien­te de ca­sos, con sub­ven­cio­nes, re­duc­cio­nes im­po­si­ti­vas, des­gra­va­cio­nes fis­ca­les y ade­cua­ción de al­gu­nas nor­ma­ti­vas y pro­ce­di­mien­tos pa­ra fa­ci­li­tar su apli­ca­bi­li­dad. –¿Apos­tar por la reha­bi­li­ta­ción y la vi­vien­da pú­bli­ca no es ha­cer­lo por el mo­de­lo del «la­dri­llo» tan de­nos­ta­do en los úl­ti­mos años y del que se quie­re huir?

–Apos­tar por re­no­va­ción ur­ba­na y vi­vien­da pú­bli­ca, es­pe­cial­men­te en al­qui­ler, es apos­tar por el bie­nes­tar so­cial e in­di­vi­dual de las per­so­nas. El sec­tor de la edi­fi­ca­ción es un mo­tor eco­nó­mi­co en to­do el mun­do, tam­bién en los paí­ses más desa­rro­lla­dos y, en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en reha­bi­li­ta­ción estamos muy por de­ba­jo de las ra­tios de los paí­ses eu­ro­peos que nos ro­dean. –¿Por qué es im­por­tan­te una Ley de Ar­qui­tec­tu­ra y Ca­li­dad?

–La Ley de Or­de­na­ción de la Edi­fi­ca­ción, des­de 2000, ha su­pues­to un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble en la ca­li­dad de

La in­ver­sión en re­no­va­ción ur­ba­na su­po­ne aho­rro en pres­ta­cio­nes de des­em­pleo, im­pul­sa a py­mes y au­tó­no­mos, re­vier­te en pro­duc­ción en el país y ge­ne­ra un re­torno fis­cal ele­va­do»

Las vi­vien­das y edi­fi­cios en los que vivimos fue­ron di­se­ña­dos pa­ra las ne­ce­si­da­des de una épo­ca. El con­fi­na­mien­to nos ha re­ve­la­do al­gu­nas pres­ta­cio­nes que no te­nían»

ma­te­ria­les y ele­men­tos cons­truc­ti­vos, pe­ro es ne­ce­sa­rio com­ple­men­tar­la con un ins­tru­men­to que im­pul­se la ca­li­dad de los es­pa­cios que ge­ne­ran y su ade­cua­ción a las nue­vas ne­ce­si­da­des, ga­ran­ti­zan­do el bie­nes­tar de las per­so­nas. –¿Las vi­vien­das es­pa­ño­las es­tán en ge­ne­ral mal di­se­ña­das en vis­ta de lo ocu­rri­do du­ran­te es­ta cri­sis?

–Las vi­vien­das y los edi­fi­cios en los que vivimos fue­ron di­se­ña­dos pa­ra las ne­ce­si­da­des de la épo­ca en la que se cons­tru­ye­ron. El con­fi­na­mien­to nos ha re­ve­la­do al­gu­nas pres­ta­cio­nes que no es­ta­ban pre­vis­tas en nues­tras vi­vien­das, pe­ro nues­tras for­mas de vi­da, tra­ba­jo y ocio tam­bién han cam­bia­do. La po­ca ac­ti­vi­dad en reha­bi­li­ta­ción de los úl­ti­mos años, con una me­dia de ape­nas 10.000 li­cen­cias anua­les pa­ra gran reha­bi­li­ta­ción, ha ge­ne­ra­do un re­tra­so im­por­tan­te en la ac­tua­li­za­ción de in­mue­bles que, pre­ci­sa­men­te aho­ra, de­be­mos re­cu­pe­rar.

–¿Va a cam­biar el co­ro­na­vi­rus el mo­do de di­se­ñar y cons­truir las ca­sas?

–Es pron­to pa­ra sa­ber­lo. Mu­chas ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res han vi­vi­do pan­de­mias y so­lo en al­gu­nos ca­sos se pue­de cons­ta­tar un efec­to re­le­van­te sobre el di­se­ño de las vi­vien­das o en las tra­mas ur­ba­nas. Es ne­ce­sa­rio te­ner más pers­pec­ti­va pa­ra en­ten­der me­jor es­ta pan­de­mia con­cre­ta y las in­cer­ti­dum­bres que po­ne de ma­ni­fies­to, pa­ra po­der apren­der sus lec­cio­nes ade­cua­da­men­te. –¿Cree que los com­pra­do­res es­ta­rán dis­pues­tos a pa­gar más a cam­bio de te­ner más luz o zo­nas ex­te­rio­res? –Es­toy con­ven­ci­do de que ca­da vez va­lo­ra­re­mos más as­pec­tos co­mo la ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral, las zo­nas ex­te­rio­res, la ha­bi­ta­bi­li­dad y el con­fort en las vi­vien­das y es­pa­cios de tra­ba­jo. Es de­cir, su ca­li­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca. Es­tos fac­to­res de­be­rían es­ta­ble­cer un di­fe­ren­cial en­tre los in­mue­bles res­pec­to a di­cha ca­li­dad que no tie­ne por qué re­per­cu­tir en pre­cios más al­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.