Me­dio par­ti­do pa­ra em­pe­zar

La se­gun­da par­te del Ra­yo-Al­ba­ce­te sir­ve pa­ra re­to­mar la com­pe­ti­ción El en­cuen­tro se sus­pen­dió al fi­nal de la pri­me­ra mi­tad por los gri­tos de «na­zi» con­tra Zo­zul­ya

La Razón (Cataluña) - - Deportes - DO­MIN­GO GARCÍA -

So­nSon só­lo cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos, me­dia do­sis pa­ra re­gre­sar po­co a po­co a la ac­ti­vi­dad fut­bo­lís­ti­ca. Des­pués de tres me­ses sin que un equi­po es­pa­ñol dis­pu­te un par­ti­do, la se­gun­da par­te del Ra­yo-Al­ba­ce­te (20:00, Mo­vis­tar LaLi­ga) sir­ve pa­ra re­to­mar la com­pe­ti­ción.

Se sus­pen­dió el 15 de di­ciem­bre por los gri­tos con­tra Ro­man Zo­zul­ya, el fut­bo­lis­ta ucra­niano que pa­só por el Ra­yo sin lle­gar a de­bu­tar, re­pu­dia­do por su afi­ción. Es­ta se­gun­da par­te es­ta­ba con­de­na­da a ser una ra­re­za, un es­pec­tácu­lo en una gra­da va­cía co­mo cas­ti­go pa­ra el equi­po va­lle­cano por los gri­tos de sus afi­cio­na­dos con­tra Zo­zul­ya. Pe­ro el tiem­po y la pan­de­mia lo han con­ver­ti­do en uno más, un en­sa­yo pa­ra los 39 días inin­te­rrum­pi­dos con fút­bol. Al me­nos en los pri­me­ros quin­ce días los par­ti­dos se ju­ga­rán en es­ta­dios des­nu­dos.

Vuel­ve Zo­zul­ya a Va­lle­cas sin lo que el ár­bi­tro con­si­de­ró una ame­na­za. El par­ti­do se sus­pen­dió por­que en el fon­do de los «Bu­ka­ne­ros» se ex­hi­bió una pan­ta­lla con la le­yen­da «Evi­tar que un na­zi vis­ta la fran­ja» y des­pués to­do el es­ta­dio gri­tó «Na­zi el que no bai­le» y «Zo­zul­ya el que no bai­le». Mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que el ár­bi­tro, Ló­pez To­ca, es­cu­cha­ra la pe­ti­ción de los ju­ga­do­res del Al­ba­ce­te y que sus­pen­die­ra el par­ti­do.

Mu­chas co­sas han cam­bia­do des­de en­ton­ces, pe­ro la opi­nión de Va­lle­cas sobre Zo­zul­ya es in­mu­ta­ble. Al me­nos, el ucra­niano aho­ra no ten­drá du­das sobre si ju­gar o no el par­ti­do. La se­ma­na pre­via al en­cuen­tro se ofre­ció a que­dar­se en ca­sa. Creía que su pre­sen­cia en Va­lle­cas po­día al­te­rar en ex­ce­so los áni­mos de los afi­cio­na­dos. Fue­ron sus com­pa­ñe­ros los que le con­ven­cie­ron pa­ra que via­ja­ra con ellos. Des­pués, lo con­sul­tó con su fa­mi­lia y acep­tó ju­gar en el que de­bía ha­ber si­do su es­ta­dio.

«Si voy, el am­bien­te va a ser peor y eso va a in­fluir», de­cía Zo­zul­ya en los días pre­vios. Pe­ro via­jó y du­ran­te to­do el pro­ce­so, los ca­si seis me­ses que han pa­sa­do des­de que el par­ti­do co­men­zó , sus com­pa­ñe­ros le han mos­tra­do el mis­mo apo­yo que aquel día sobre el cés­ped.

En fe­bre­ro ju­ga­ron el par­ti­do de vuel­ta en Al­ba­ce­te los dos equi­pos sin que na­da su­ce­die­ra. El en­cuen­tro se de­cla­ró de al­to ries­go, con un dis­po­si­ti­vo po­li­cial su­pe­rior al ha­bi­tual, pe­ro ter­mi­nó sin in­ci­den­tes den­tro y fue­ra del Car­los Belmonte.

El par­ti­do co­mien­za con em­pa­te a ce­ro, co­mo si no hu­bie­ra su­ce­di­do na­da en los pri­me­ros 45 mi­nu­tos. Co­mo si tam­po­co hu­bie­ra pa­sa­do na­da en los úl­ti­mos seis me­ses. El re­sul­ta­do no se al­te­ra, aun­que al­gu­nas co­sas han cam­bia­do in­clu­so den­tro de los dos equi­pos. En el ban­qui­llo del Al­ba­ce­te, por ejem­plo, ya no se sien­ta Luis Mi­guel Ra­mis sino Lu­cas Al­ca­raz.

LALI­GA

Zo­zul­ya, en la pri­me­ra par­te del par­ti­do, que se sus­pen­dió por in­sul­tos con­tra él en Va­lle­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.